5 Claves del Juego: Cowboys vs Lions - Semana 11

lions

De nueva cuenta este equipo de Jason Garrett se ha cavado un hoyo.

El estar dentro de este agujero de nuevo obliga a una reacción extra-humana por parte del equipo de la estrella solitaria. La temporada pasada fue aquel momento después de la derrota ante los Titanes, la llegada de Amari Cooper y de pronto una visita fugaz al torneo.  

Pareciera que esta versión se apoyaría con la llegada de Michael Bennett, pero el problema fue de nuevo la falta de intercambios de posesión. Punto. Si el balance ahora le da la oportunidad a Demarcus Lawrence el ejercerse, pues la línea frontal teniendo que atacar al mariscal de campo fue traicionada por una segunda línea que simple y sencillamente no pudo ante Dalvin Cook y el ala cerrada Kyle Rudolph.   

Ni por tierra ni por aire. 

Esta semana el enfrentar a los Leones de Detroit en el majestuoso Ford Field, rival divisional del verdugo Vikingos, delata que no cuentan con un corredor entre los tres que tienen, porque ni Ty Johnson, ni J.D. McKissic o un tal Paul Perkins tienen los cilindros de la pareja morada de Cook y Alexander Mattison que fueron artífices letales por tierra.    

Por lo mismo, sin Matthew Stafford, o inclusive la pesadilla que fuera el ahora retirado Calvin Johnson, los Leones tienen individualidades de ambos lados del balón pero una marca de 3-5-1. El segundón y volantazo Jeff Driskel, un refugiado rescatado de los Bengalíes luego de comenzar con los 49s, no lo hizo del todo mal ante otro rival divisional en Chicago, perdiendo a fin de cuentas 20-13.   

Y con la sombra de la visita a Foxboro a enfrentar a los Patriotas la siguiente semana, es tiempo que estos Vaqueros de Garrett ….. pues, olviden los sucesos en aquel Domingo en la Noche y de alguna manera, sin decir ni esto ni lo otro, porque ya se ha dicho todo ad nauseam, se regresen con una victoria.        

Para todo esto, les paso mis cinco claves del juego.

Clave 1 – De regreso a lo básico.Vaya confusión que se ha creado en el entorno azul y plata, nomas pregúntenle a Tavon Austin. Esa patada de despeje al final del juego representa un verdadero laberinto donde uno entra y buena suerte saliendo. Ahora, con su marca de 5-4, empatados con las Águilas que reciben a los Patriotas, es obvio que solo saldrá un equipo al torneo de esta división. Philadelphia tendrá que luchar por su vida ante el Darth Vader de la liga, pero en el caso de Dallas, los números indican que estos Leones de Matt Patricia pueden ser presa. Pero esto lo hemos dicho antes, y hemos buscado y rebuscado razones, hilos de razonamiento del porque del ahora tantas cosas que al final del día tiene a un equipo vasto de talento teniendo que estarse rascándose la cabeza. Se corre el balón, se tira el balón, se tacklea y se presiona en busca de balones sueltos e intercepciones. Mas básico, pues no hay. Llegó el momento de demostrarlo.                    

Clave 2 – No hay punto de comparación. De un lado Dak Prescott, del otro Driskel. No hay mucho que discutir, si a los números nos vamos. Prescott se ha convertido en una súper-nova no solo en lo individual, pero en cuanto a los números arrojados siendo la ofensiva número uno de la NFL. No hay duda que la ausencia de Stafford pesa, pero el mismo Patricia parece estar convencido que su ahora timonel tiene lo necesario para defenderse. La línea ofensiva de los Cowboys se ha convertido en un automóvil con llantas desbalanceadas, requiriendo engrasado y cambio de aceite, junto con una afinada. La salida de Connor Williams no parece ser muy grave, ya que el poliglota Xavier Sua’Filo estará de regreso en su lugar y no olvidemos que cuentan con la versatilidad de Joe Looney, listo para el quite. De nuevo, lo hemos dicho una tras otra ves, entre las 20 tal parece que pueden lucirse con números que desafían la gravedad, y un verdadero líder en su comandante ofensivo, pero del dicho al hecho …. y volvemos a lo mismo. Hay que ejecutar con lo que se tiene sabiendo que una ofensiva es superior a la otra.      

Clave 3 – Que pase a la báscula.No hay duda que el hijo predilecto de Cabo San Lucas trae la espina pero bien clavada. Su última salida fue una comedia trágica, no solo porque su línea ofensiva cascabeleo con gasolina de bajo octanaje, pero las tendencias y señales fueron descifradas por Mike Zimmer, al puro estilo de Sean Payton en aquella visita a la Calle Bourbon. Ya ni pensar en el final ante los Vikingos, pero si aprender que los días de dominio en las trincheras se han quedado en segundo término y ha llegado el momento que Ezekiel Elliott, alias el “extraterrestre”, de nuevo demuestre que vale su peso en cifras generacionales. A ver cómo le hacen, pero que esta ofensiva necesita un jalón de orejas, una visita a la enfermería o simplemente una llamada de atención esta más claro que el agua. Los Leones son de las veinti-tantos ante el pase y acarreo y es algo que se tiene que aprovechar, pero no necesariamente al viejo estilo, pero ahora con alguna arruga extra, un paso diferente, un “no-se-que” que solo Kellen Moore se puede alucinar, porque se requiere de que Zeke produzca y todo comienza de cómo lo usas.      

Clave 4 – Sueltos y sin presiones. Tantas temporadas para el olvido de esta legendaria franquicia de Detroit. Sus temporadas de campeones fueron antes de la fusión de la NFL moderna, y a través de la décadas se han convertido en el singular habitante del sótano, no solo de su propia división, pero de la NFC. Ahora, las individualidades del lado defensivo si existen, entre Damon “Snacks” Harrison, Tyler Flowers, los apoyadores Jarrod Davis y su segundón que parece empezar a quitarle la chamba, Jahlani Tavai, y el esquinero Tazón de los Profesionales Darius Slay. El hecho de ver comienzos lentos de Garrett y compañía le pudiera dar mano a esta defensiva del viejo conocido Paul Pasqualoni y de pronto cada tres-y-fuera sería el ver como sacan la pala y siguen cavando en dirección opuesta a la ofensiva. Los Leones no tienen mucho que perder, ya parece que la posibilidad de pasar al torneo los tiene pensando en el 2020, pero el poder mandar a estos Vaqueros de regreso a Dallas con un .500 de porcentaje es para ellos alzar un trofeo que vale el jugársela. Ese tipo de soltura se puede cobrar caro, pero hay que saber como hacerlo con Prescott al mando.         

Clave 5 – Volvemos a lo mismo. Esto de salir con la “greña encendida” ya hasta se escucha trillado. Hay que salir con todo el cuerpo encendido, al estilo del Hombre Flama de los Cuatro Fantásticos y su afamada frase, ¡“llamas a mí”! Esto se ha vuelto un circuito atroz, que tiene a la Nación Vaquera desesperada en busca de respuestas. Los comienzos lentos, la desaparición de los apoyadores, la falta de intercambios …. ¿le sigo? A estas alturas la visita a Detroit debería ser un paseo agradable, parece que el clima va ha estar ameno, bajo techo y ante un público que esta por demás acostumbrado a sentarse en las manos para el segundo cuarto. No hay duda que el enfrentar al “Equipo de América” despierta pasiones, y estos Leones saben que para rescatar algo del orgullo perdido es vital el aparecerse en escena desde un principio, tomando en cuenta que para los Vaqueros este es solamente otro de los juegos ganables, pero para los de casa es una verdadera prueba a la fortaleza humana. Sin exagerar. Matt Patricia les dará a sus pupilos una pala para ponerse a cavar, y es la responsabilidad de Prescott y compañía el asegurar que no en el hoyo donde de pronto se encuentran.

Related Content

Advertising