Advertising

5 Claves del Juego: Cowboys vs Eagles - Parte 2

Phi vs DAL

Para la semana catorce de la NFL los Cowboys llegan descansados y llenos de ilusión, cargando oro puro en las bolsas producto de aquel derroche defensivo ante los Saints. Su propia cruz a cuestas están unos recuperados Eagles que traen su propia racha de por medio y en plena búsqueda de aquel ángel que los acompañara hasta el podio final en febrero.

Los pupilos de Jason Garrett vivieron su ‘waterloo’ momentáneo luego de aquella derrota a manos de los Titans 28-14 que dejaba en mar abierto y sin señal de vida al equipo de la estrella solitaria. Para Doug Pederson el suyo tendría que ser el 48-7 en visita a Nueva Orleans donde de pronto estaban con marca de 4-6 sin brújula ni brujo rumbo al mes de diciembre.  

En ambos casos, los equipos se han podido enderezar con los vestidos de verde cargando con dos victorias consecutivas, la primera ante unos muy reducidos neoyorkinos y la segunda imponiéndose a los desesperados capitalinos obligados a debutar a su tercer mariscal de campo en el viejo conocido Mark Sanchez. No hay mucho que presumir ahí, tomando en cuenta la condición de la división en la que se opera, pero victorias a estas alturas es de lo que se trata para seguir en la contienda.           

El reto para Dak Prescott es evitar los errores y moviéndose hacia delante junto con la ofensiva, por lenta o parsimoniosa que sea. Tal parece que el quitarle tiempo al reloj con el acarreo y pase de control cerca de las trincheras e incursionando de momento en la aventura vertical es la tónica a seguir siendo la clave la atención desmedida que atrae Ezekiel Elliott.     

Lo bueno es que seremos testigos de un juego de vital importancia dentro de la división para darle comienzo al mes de la recta final, el mes donde se comienza a despejar la neblina. La racha de cuatro victorias, y en particular esta última ante la maquina ofensiva que fuera Brees y compañía, tiene a los Cowboys de vuelta en el radar de la afición al rudo deporte de las tackleadas, con el cotejo pactado para patada inicial a las 3:25pm tiempo central.    

Para esta versión de la guerra entre águilas y vaqueros los visitantes son la ofensiva 17 total, número 23 en el acarreo y 12 por pase mientras que los de casa se mantienen como la 6 por acarreo, 27 por pase y la 25 en ofensiva total. La defensiva de Rod Marinelli es para pausa, la 5 total, 4 ante el acarreo y 7 ante el pase mientras que la defensiva de Jim Schwartz registra como la 21 total, la 26 ante el pase y 10 por acarreo.

Para las cinco claves del juego les tengo estas observaciones.

Clave 1 – Todo en perspectiva. Carson Wentz tuvo la fortuna de 130 yardas por tierra en la combinación de Josh Adams, Corey Clement y el elusivo Darren Sproles ante los capitalinos en su última victoria, tirando para 309 yardas, dos anotaciones, una intercepción sin captura alguna. Su línea ofensiva sigue sin el veterano Jason Peters al 100 por ciento y este momento tan singular en el largo historial de tal rivalidad será una verdadera prueba para ellos el enfrentar a la elite de las defensivas de momento en la liga. La agresividad con la que salieron en todas las líneas defensivas ante los Saints fue clave en el dominio desde temprano y seguro se buscara intimidar a los receptores abiertos en Nelson Agholor y Alshton Jeffery custodiados por Chidobe Awuzie y Byron Jones que ahora comandan cierta atención entre los expertos. De pronto se agrega la desmedida valla en la que se ha convertido el dúo Vander Esch – Smith en asignación corredores y alas cerradas, junto con la presión de Demarcus Lawrence y hay poca duda que es muy probable mantener a los visitantes por debajo de los 20 puntos totales, sin atrevernos a pronunciar la posibilidad de menos por temor al salero.      

Clave 2 – Sin errores se gana. Los planetas parecen haberse alineado para poder disfrutar de un juego que lejos de ser espectacular, termina siendo un duelo defensivo. Como juego de beisbol con flamante lanzador presumiendo su dominio sobre los bateadores contrarios, no es nada espectacular pero su efectividad no tiene discusión y el poder contar con esa oncena defensiva le da a la ofensiva la opción de manejar el reloj, controlar la posesión sin arriesgar. El detalle de tomar este posible camino de sofocar el reloj cuando se tiene el balón es que se convierte en un juego con una óptica adversa al riesgo, al no empujar de manera rápida y vertical a la ofensiva al punto de agregarle al grado de dificultad. Prescott sabe que Fletcher Cox y un tocado Michael Bennett buscarán ejercer presión con la atención principal sobre el perímetro comandado por el apoyador Nigel Bradham y el profundo Michael Jenkins, todos con la vista puesta sobre el casaca número 21 de los de casa. De ahí no empujar mas de lo necesario, poner en evidencia la supremacía de la defensiva vaquera sobre la ofensiva visitante y lo que salga de la ofensiva vaquero como resultado, pues, bienvenido. 

Clave 3 – Los alfiles también juegan. Dentro del su balance ofensivo, Wentz cuenta con lo mejor en alas cerradas en Zack Ertz, que con sus 93 recepciones en doce juegos se acerca a la marca de todos los tiempos del propio Jason Witten de 110 en 16 encuentros de temporada regular. En relación al intento de establecer algún control ofensivo, Ertz será clave que junto con el novato Dallas Goedert buscarán darle a su mariscal de campo las calles contiguas a las grandes avenidas de la jugada de largo metraje. De esta meta de picar piedra por parte de Ertz vendrá la necesidad de ponerle mayor atención por parte del dúo Vander Esch – Smith que será el preludio de la jugada por todas las canicas por los costados. No hay mucha ciencia en esta fórmula. Pederson sabe que su ofensiva va a requerir de alguna jugada grande para poder respirar y no sentir que antes del termino de la primera mitad que ya están remando contra la corriente. Mucho dependerá del movimiento en la bolsa de protección de Wentz, combinado con el juego de pases laterales, donde cuenta con un sinnúmero de opciones, incluyendo al peligroso Sproles.        

Clave 4 – La zona roja un espejismo. Los problemas de la ofensiva de Prescott al momento de entrar a esta cotizada área son ya conocidos y no deja de poner en aprietos la condición de un juego. Tal parece que el llegar no es tanto el detalle, sino el poder navegar el recorte de terreno que se puede usar al momento de estar en la sombra de las diagonales requiere de mover la bolsa de protección y en paralelo darle opciones a Prescott de receptores que, como se ha visto con Elliott, pueden adueñarse de la pradera lateral y con un bloqueo artero de un ala abierto sobre su esquinero asignado, es factible el bailar dentro de las diagonales. El hecho es que no parece haber el suficiente músculo interno de esta línea ofensiva de mover la línea defensiva desde dentro de la tres, así que hay que salir de la entrega directa a buscar el coreografiar jugadas que ponen a Prescott como parte de la extensión del acarreo en momentos lateral o inclusive vertical, pero con la idea principal de que haya una creatividad estratégica en estos espacios que de pronto se reducen por definición.

Clave 5 – De este cuero no hay pa’ todos. Como cambian las cosas. Hace escasas fechas los Cowboys visitaban la ciudad de la hermandad como simples marionetas huecas rumbo a lo que se esperaba fuera un artero baile rumbo a la ignominia edición 2018. Lo que sucedió fue todo lo contrario, cuando el ave fénix decidió emprender el vuelo cosechando improbable victoria en Philadelphia condicionado por la supremacía total de Zeke, desmantelar a los Falcones en su propia guarida, pegarle a Washington en celebración de Thanksgiving y poner la estrella solitaria en lo mas alto momentáneo con la hombrada última. Ahora es cuando, como ya con tantos otros ‘ultimatums’ en esta temporada regular y que de pronto con marca de 7-5 y en control de su propio destino ya ve en la corta distancia la recta final y los compromisos restantes, dejando atrás la segunda vuelta al óvalo donde lo vivido es historia y lo que viene se acerca con una velocidad vertiginosa y pasa como aire en el desierto – lleno de misterios de lo que se acerca en el horizonte.

Related Content

Advertising