5 Claves del Juego: Giants vs Cowboys - Semana 12

Dak_Giants

El carrusel de emociones continúa para esta versión azul-plata luego de semejante zarandeada en Minnesota.

Increíble pensar que hace dos semanas los Cowboys iban a una victoria segura ante Green Bay y que ante los poderosos Vikingos y su marca valedero de dicho mote llegaban a una probable derrota.  Las realidades fueron exactamente lo opuesto, como para el propio Ripley.

La verdadera vapuleada que le dieron a los Caníbales Púrpura fue la viva imagen del juego complementario del cual tanto habla Mike McCarthy y el resto del equipo.  Fueron las primeras siete ofensivas consecutivas anotando puntos por comité siendo conducida por Dak Prescott que le puso el ritmo al juego, con Ezekiel Elliott siendo una parte integral del arsenal dándole así la plataforma a Tony Pollard en momentos propicios.

Del otro lado las siete capturas sobre Kirk Cousins fueron parte de un complemento de Dan Quinn que hizo valer su genio al dominar el juego terrestre de Dalvin Cook, al igual permitiéndole pocas libertades a un disminuido Justin Jefferson que salió del juego con cara de espantado.  Dos capturas cada uno de Micah Parsons y Dorance Armstrong habla de nuevo de la mística que adquieren los pupilos de Coach Q cuando la ofensiva también está carburando.

Los Gigantes llegan como la ofensiva total número 19, siendo la cuatro corriendo el balón y la 28 al momento del pase.  La defensiva del coordinador Don "Wink" Martindale es la número 17 total, 25 ante el acarreo y 15 ante el pase.   Los Cowboys presumen la ofensiva total número 14, octava corriendo y 22 pasando.  La defensiva total es la novena de la liga, 26 ante el acarreo y la número uno ante el pase.

Lo cierto es que si los Cowboys llegan relativamente ilesos en cuanto a gente clave no disponible, los Giants traen un verdadero caos en cuanto a titulares en duda.

Perdieron a su segunda selección el ala abierto Wan'Dale Robinson en la primera jugada del último episodio ante Detroit, justo cuando producía su mejor juego con nueve atrapadas para 100 yardas.  El ala cerrada titular Daniel Bellinger y tackle derecho titular Evan Neal siguen fuera, mientras que el tackle izquierdo Andrew Thomas, guardia izquierdo Shane Lemieux y el centro Jon Feliciano, todos se alistan como cuestionables para el jueves.

Del lado defensivo se anunció que tampoco alineará el esquinero Adoree' Jackson luego de lesión en la rodilla ante Detroit.  Cuestionables están el esquinero Fabian Moreau y el profundo Dave Belton.

Por su lado los Cowboys tienen elementos que no practicaron del todo en la semana corta, como el caso de Demarcus Lawrence, Dante Fowler, Johnathan Hankins y Kelvin Joseph.  El que parece ya fuera de nuevo es Anthony Barr, que en su ausencia ante su ex-equipo la semana pasada pudieron hacerse valer en el perímetro defensivo Leighton Vander Esch, Donovan Wilson, Jayron Kearse y el propio Fowler.

La tercera parte de la ecuación fue el duo de Brett Maher y Bryan Anger, que con la pierna derecha bastó para dejar a Minnesota en el espejo retrovisor.  Lo único que faltó y simplemente es cuestión de tiempo es el momento que KaVontae Turpin nos regale el regreso de despeje o de salida hasta la zona prometida.

Se celebra por enésima ocasión el afamado Juego de Thanksgiving y ahora serán los Giants por tercera ocasión en su largo historial.  Con la moneda al aire les paso mis cinco claves del juego.

Clave 1. Nada como la consistencia. Kellen Moore se responsabilizó de poner a Prescott en la mejor posición para el éxito simplemente usando sus piezas como experto ajedrecista. El uso de Elliott como martillo y la explosividad de Pollard permitió aprovechar el juego aéreo de manera estratégica y no para simplemente sobrevivir. Aun con Pollard el líder en recepciones ante los Vikingos, CeeDee Lamb hizo acto de presencia junto con Dalton Schultz, Noah Brown y Michael Gallup. La salida de Jackson pone en aprietos la secundaria de los Gigantes, y junto con los tocados Belton y Moreau es momento para que la camada de receptores abiertos y alas cerradas azul-plata tengan el juego más productivo de la temporada basado en un juego complementario de los corredores.

Clave 2. Detener el juego terrestre. Si la semana pasada fueron siete capturas de Cousins, el que debería estar con vela prendida es Daniel Jones, que ha sido capturado en 30 ocasiones en lo que va de la temporada y ahora enfrentando las 42 del carnet vaquero. Para empezar, los Gigantes tienen cuatro de sus cinco guardaespaldas en veremos, dos de los linieros reservas están con dolencias y vienen de un juego en casa ante los Leones donde Saquon Barkley no fue factor alguno con 15 acarreos para 22 yardas. Parte de la magia de poder irrumpir a Jones es que Quinn pueda volver a presentar una defensiva ante el acarreo como lo logró hacer la semana pasada, obligando al pase por de pronto verse abajo en el marcador. Aquí es donde se le pone tétrico al timonel Brian Daboll por la falta de receptores abiertos donde de pronto los buenos son Darius Slayton, Richie James y un verdaderamente extraviado Kenny Golladay.

Clave 3. Intercambios de posesión. Estos dos equipos estuvieron de lados opuestos en el espectro de balones perdidos la semana pasada. Para Prescott y compañía el fantasma de los errores no hicieron presencia luego de sufrir con dos intercepciones ante los Empacadores. Para Jones fueron dos intercepciones que les cobraron caro mientras que un balón suelto del receptor abierto reserva Isaiah Hodgins también ayudó a la causa de los Leones que ganaron su tercero consecutivo por primera ves desde 2017. Los Cowboys buscarán seguir en pos de presionar al mariscal de campo liderado por Parsons, Armstrong y lo que pueda contribuir un tocado Lawrence con la esperanza de que lluevan regalos pre-navideños a la secundaria vaquera, pero cuidando que no se confíen al momento de ver lo poco amenazante de la cuadrilla de receptores y alas cerradas del equipo contrario.

Clave 4. Direcciones opuestas. Aun cuando ambos llegan con la misma marca de 7-3, sus últimos resultados hablan de dos equipos en diferentes circunstancias. Tal pareciera que los castigos por errores mentales y falta de control interno fueron congelados por parte de los Vaqueros, porque los castigos en Green Bay fueron factor de discusión airada en los vestidores del Lambeau Field. Como para ponerle pimienta al caldo, ante los Vikingos se portaron a la altura, manteniendo al margen el espectro del pañuelo, y nos preguntamos, ¿cual de los dos equipos saldrá al terreno de juego en este ocasión? Los Gigantes también han sido victimados por los castigos al son de un total de 67, con ocho la semana pasada ante Detroit. No hay duda que los Cowboys son un equipo muy diferente durante los períodos donde se viven jugadas consecutivas sin castigos, particularmente aquellos luego de jugadas positivas a la ofensiva.

Clave 5. Ambiente de carnaval. Otro Thanksgiving y otro lleno escandaloso en el AT&T Stadium, celebrando también el comienzo de la Campaña de las Ollas Rojas del Salvation Army que junto con la familia Jones lo inauguran con ostentoso espectáculo al medio tiempo siendo los Jonas Brothers los anunciados al escenario. Se alinean los planetas para lo que pudiera ser otro capítulo del largo historial entre Vaqueros y Gigantes donde los de casa ostentan la marca de 72-46-2 en temporada regular con una solitaria ocasión en postemporada perdiendo Dallas 21-17 en el Texas Stadium concluida la temporada 2007. Los Cowboys llegan favoritos por 9.5 puntos según los momios, y tomando en cuenta las direcciones de las agujas, los Vaqueros esperan poder entretener al monstruo de noventa mil cabezas al mismo tiempo que dominar a un exhausto equipo de los Gigantes en la versión 121 entre estos añejos rivales.

Related Content

Advertising