En Resumen: Cowboys le ganan a los Lions, 35-27

GameDayCentralWeek11DET-center2

(Nota: El artículo original fue escrito por Kurt Daniels, editor de Dallas Cowboys Star Magazine, y traducido al español para SomosCowboys.com)​

Al aún no haber vencido a un equipo con récord ganador esta temporada, incluyendo la derrota de la semana pasada ante los Minnesota Vikings, existía la sensación de que los Dallas Cowboys necesitaban entrar y mostrar su verdadera fuerza ante un equipo de los Detroit Lions que hasta el momento lleva 3 victorias.

Y aunque realmente no dominaron al equipo local, especialmente en el lado defensivo, los Cowboys una vez más se encargaron de sellar la victoria contra un equipo de menos de .500, derrotando a los Leones, 35-27. Esta es la sexta vez que los Cowboys superan los 30 puntos, y todas han terminado en victorias.

El motor ofensivo de los Cowboys estuvo encendido. Con Dak Prescott como fuerza motriz, la unidad acumuló un total de 509 yardas de ofensiva, promediando 7.2 yardas por jugada y convirtiendo el 62 por ciento de sus terceras oportunidades. Por su parte, el mariscal de campo terminó con 444 yardas aéreas, el tercer total más alto de su carrera, con tres anotaciones y cero intercepciones para un índice de pasador de 116.6.

Prescott conectó con siete blancos distintos, pero con quien más conectó fue con Michael Gallup, quien arrasó en nueve pases para 148 yardas. El veterano Randall Cobb encabezó la marca del siglo por segundo juego consecutivo, con un total de 115 yardas de recepción.

En el otro lado del balón, la defensa de Dallas entregó un total de 312 yardas a la ofensiva de Detroit, incluyendo 121 por tierra, y no logró recuperar el balón. El mariscal de campo de los Lions, Jeff Driskel, también lanzó para 209 yardas aéreas con dos touchdowns y cero pérdidas de balón para una calificación de 109.3, y corrió para otras 51 yardas. Pero al final, no fue suficiente.

Por supuesto, las cosas no se veían tan bien al principio. Los Lions entraron al campo promediando 7.9 puntos por juego en el primer cuarto, que ocupó el tercer lugar en la NFL, aunque la mayor parte de ese trabajo fue realizado por el mariscal de campo lesionado Matthew Stafford. Mientras tanto, los Cowboys estaban empatados en el puesto 17, promediando 4.1 puntos.

Y efectivamente, ambas tendencias continuaron cuando Dallas nuevamente tuvo un comienzo inestable, por lo que Detroit tomó la ventaja en el primer cuarto. El problema comenzó en la segunda jugada ofensiva del juego de los Cowboys cuando Ezekiel Elliott corrió por el medio y rápidamente perdió el balón – que fue recuperado por el equipo local en la línea de las 28 yardas de Dallas.

Cinco jugadas más tarde y los Lions entraron en la zona de anotación. La ex selección de la séptima ronda del draft de los Cowboys, Bo Scarbrough, hizo su debut en la NFL y entró desde a la zona de anotación desde la yarda 5 para darle a Detroit la ventaja inicial.

Sin embargo, antes del final del cuarto, los Cowboys subieron al tablero, ganando puntos en cuatro de sus siguientes cinco posesiones en la primera mitad.

Los primeros puntos llegaron después de una larga serie de 14 jugadas y 74 yardas que consumió 7:31 de reloj. Pero el juego fue detenido dentro de la zona roja cuando Prescott fue capturado para una pérdida de 10 yardas en tercera y gol, haciendo que Brett Maher tenga que patear un gol de campo de 30 yardas – lo que cambió el marcador a 7-3.

En los últimos minutos del segundo cuarto, Prescott tuvo tres pases de al menos 14 yardas en la cuarta posesión del equipo con dos pases de más de 20. El último fue un pasa para Tony Pollard, quien cortó por el centro y luego corrió 21 yardas por la línea lateral derecha para darle el touchdown a Dallas.

Más tarde en el cuarto, Ezekiel Elliot también encontró el camino a la zona de anotación. Después de que Detroit aprovechó un regreso de patada de despeje de 32 yardas para establecer un campo corto y lograr su próximo touchdown, los Cowboys respondieron con un touchdown más.

Ahí no quedó la cosa. Los Cowboys obtuvieron el balón una vez más antes del medio tiempo y pudieron añadir puntos a su total, en gran parte gracias a Cobb. El receptor atrapó un pase para una gran ganancia de 49 yardas y – dos jugadas más tarde – atrapó un pase de 19 yardas, entrando a la zona anotación a pesar de recibir un gran golpe. Con eso, Dallas entró al medio tiempo con lo que parecía una cómoda ventaja de 24-14.

Desafortunadamente, la segunda mitad no tuvo el comienzo que esperaban los Cowboys. La defensa no pudo frenar a Driskel y compañía, ya que los Lions marcharon 75 yardas en 10 jugadas, lo que incluyó un pase de 39 yardas del mariscal de campo a Marvin Hall en un tercero y 14. Dos jugadas después, Driskel encontró a Marvin Jones en la zona de anotación para cambiar el marcador a 24-21.

Pero Dallas respondió. El equipo rápidamente agregó un gol de campo de 34 yardas y luego regresó con un drive de 11 jugadas y 84 yardas que vio a Prescott completar 7 de 9 intentos de pase – el último siendo un pase pantalla para Elliott, quien corrió 17 yardas hacia la línea de gol.

Sin embargo, Detroit pudo mantener el juego interesante. Después de un regreso de patada de 29 yardas, Driskel lanzó pases de 23, 21 y 25 yardas para llevar a su equipo a la zona de anotación. Sorprendentemente, los Lions decidieron tratar de hacer la conversión de dos puntos, pero Dallas detuvo el intento y mantuvo la ventaja, 35-27.

Eso le puso fin al esfuerzo de Detroit, que se quedó corto. Con esta victoria, Dallas mejoró su récord a 6-4. Pero los Cowboys ahora se tendrán que enfrentar a equipos con récords ganadores en cada uno de sus próximos dos juegos, un obstáculo que aún les falta por superar.

Así que más vale que los Cowboys puedan mantener esa ofensiva acelerada.

Related Content

Advertising