En Resumen: Cowboys pierden en Nueva Orleans, 12-10

Dak

(Nota: El artículo original fue escrito por Kurt Daniels, editor de Dallas Cowboys Star Magazine, y traducido al español para SomosCowboys.com)​

El Big Easy es todo menos eso. Intentar salir de Nueva Orleans con una victoria siempre es un desafío, y fue comprobado nuevamente cuando los Cowboys cayeron ante los Saints, 12-10 – la primera derrota del equipo en esta joven temporada 2019.

Dallas intentaba quedar invicto en sus primeros cuatro juegos por primera vez desde la campaña 2007, pero en cambio, el equipo perdió en el Mercedes-Benz Superdome en su tercer viaje a Nueva Orleans, lugar en el que no han ganado desde 2009.

Aunque muchos predijeron que este sería un partido de muchas anotaciones, realmente fue una batalla defensiva. La ofensiva de los Cowboys sólo logró un total de 257 yardas de ofensa y 45 por tierra. Eso incluyó apenas 35 de Ezekiel Elliott, su producción más baja desde la semana 7 de la temporada pasada en Washington (33).

Mientras tanto, en el ataque aéreo, Dak Prescott fue eficiente pero no tan dinámico como había demostrado en los primeros tres juegos de la temporada. Mientras sus receptores batallaban por abrirse, Dak completó el 66.7 por ciento de sus pases para 223 yardas sin ningún touchdown y una intercepción.

Al ellos tener problemas y aparentemente estar jugando de manera más conservadora, eso dejó el trabajo pesado a la defensa de Dallas – quien mostró estar a la medida. Liderados por las dos capturas de Robert Quinn y el total de cinco captura de la unidad en general, los Cowboys mantuvieron a los Saints fuera de la zona de anotación, ya que Nueva Orleans no cruzó la línea de gol en cuatro viajes a la zona roja.

De hecho, el peligroso corredor de los Saints, Alvin Kamara, sólo tuvo 69 yardas por tierra y 20 yardas por recepción, pero Nueva Orleans como grupo corrió para 117 yardas mientras que el receptor abierto Michael Thomas acumuló nueve pases para 95 yardas.

Aún así, la defensa hizo su parte. Pero al final, no fue suficiente.

La noche tuvo un comienzo bastante prometedor cuando los Cowboys abrieron el marcador con un gol de campo de 28 yardas de Brett Maher en el primer cuarto, puntos que fueron establecidos por la primera intercepción de Chidobe Awuzie esta temporada.

Pero los Saints respondieron con sus propios goles de campo en cada una de sus siguientes dos posesiones, pateando desde la yarda 40 y luego la 42, respectivamente, para tomar la delantera. Luego agregaron otros tres puntos con dos segundos restantes en el segundo cuarto, llevando a Nueva Orleans al medio tiempo con una ventaja de 9-3.

Ah, pero una vez más los Cowboys sacaron su magia del tercer cuarto. A través de tres juegos, el equipo había estado superando a su oposición, 35-10, con Prescott logrando sus 22 intentos de pase para 384 yardas y tres touchdowns.

Pues Prescott retomó justo donde lo dejó al completar sus seis intentos de pase en la primera posesión de los Cowboys después del medio tiempo. La gran jugada fue un pase de 35 yardas al ala cerrada Blake Jarwin que los llevó hasta la yarda 2. Eso permitió que Elliott anotara el primer y único touchdown del juego.

Sin embargo, cuando el tercer cuarto llegaba a su fin, Nueva Orleans entró en movimiento, marchando hacia la línea de 13 yardas de los Cowboys. Pero una vez más, la defensa de Dallas impidió que los Saints entraran dentro de la zona de anotación, limitándolos a un gol de campo de 26 yardas, lo que cambió el marcador a 12-10.

Los Cowboys tuvieron una oportunidad más, tomando el control de su propia línea de 14 yardas con sólo 1:39 restantes en el reloj. Pudieron mover el balón a la 48 para un pase desesperado con dos segundos restantes, pero el último Ave María de Prescott cayó en manos de los Saints para terminar el juego.

Con eso, los Cowboys recibieron su primera derrota del año. Nadie dijo que esto sería fácil, especialmente en Nueva Orleans.

Related Content

Advertising