5 Claves del Juego: Bills vs Cowboys - Semana 13

DALvsBUF

Luego de aquella derrota ante los Patriotas de un tal Bill Belichick el mismo dueño y gerente general del equipo de la estrella solitaria les leyó la cartilla.   

Como fue que no se pudo, con oportunidades de ganar un juego en las inclemencias del Gillette Stadium. Sus comentarios después del juego fueron el vivo reflejo de toda la Nación Vaquera, comenzando con el desdibujado resultado de los equipos especiales.    

Pero bueno, es tiempo de enfrentar a un Bills de Búfalo que llegan luego de su victoria, contundente o no, ante los Broncos de Denver 20-3 en su propio Rich Stadium ante su público acérrimo que simple y sencillamente disfruta de una marca de 8-3 a estas alturas de la temporada regular.     

Para el propio Ripley, es la primera ocasión que estos Bills visitan a los Vaqueros en juego de Acción de Gracias, dándole así un tinte de gris a lo que pudiera ser un verdadero momento de desgracia al equipo de la estrella solitaria, porque de nuevo... no hay mañana.      

Para todo esto, les paso mis cinco claves del juego.

Clave 1 – El hijo predilecto de regreso. Cole Beasley estará del otro lado del emparrillado, y sus propios comentarios luego de su salida del equipo de la estrella solitaria han sido un tanto confusos de principio a fin. Su salida del equipo de Jerry Jones fue extraña, según el chaparrón de la Universidad Metodista del Sur (SMU), porque dice que pues simplemente nadie le dijo como, “estaba la onda…” Pues bueno, tal parece que Beasley se ha integrado al equipo estatal neoyorkino y sus propios compañeros quieren que su juego de regreso sea algo pertinente a su carnet personal. Para muchos esto pudiera ser algo medio equis, pero para los integrantes de su propio equipo es algo que pudiera servir de aliciente para mandar al equipo que decidió decirle que, “hay muere”,  que pues regresó por sus fueros. Cuidado con sus trayectorias en una zona que ha sido un verdadero veneno para la secundaria de la defensiva de Rod Marinelli.                    

Clave 2 – Intercambios de posesión. ¿Cuándo vamos a ver que el equipo de Jason Garrett domine en este rubro? La última ocasión que se vivió algo así fue ante las Águilas donde salieron …. si, llenos de fuego. Pero de ahí al real, pues no se ha visto esta misma energía. La pregunta es, ¿porqué no? Los Bills tiene un problema al igual porque llegan con un mismo número de entregas como recuperaciones, pero esta defensiva del mandamás Sean McDermott ha sido eficiente y precavido. No hay duda que los juegos se ganan en la trincheras, pero al momento de atacar al mariscal de campo contrario con los cuatro, cinco o hasta seis que se cargan de pronto, es tiempo de obligar al error. Es tiempo de llegarle a Josh Allen con alevosía y ventaja, tomando en cuenta que la defensiva vaquera puede estropearle el juego terrestre a Frank Gore y Devin Singletary. La duda es si le pueden llegar al novel mariscal de campo y obligarlo a soltar aquel pase errado.      

Clave 3 – Tiempo de dar gracias. Nada agradable regresarse del este de la unión americana de un clima frío con una derrota y de pronto darse cuenta que en tres días hay otra confrontación. Los Bills tienen el mismo reto, luego de su propio cotejo en casa, pero lo importante aquí es quién de los dos tiene lo necesario para poder solventar el juego al final del día – tal cual. No hay excusas, ni razonamientos, ni nada de eso, es tiempo de jugar ante el universo de la NFL en el escenario más grande, este del afamado Thanksgiving Day. Ya son 52 temporadas que los Vaqueros han celebrado estos juegos de Acción de Gracias, y así como los juegos de domingo en la noche, o lunes, es cuando todo mundo esta viendo el único juego del momento. Para Jason Garrett ya son innumerables temporadas, como jugador y como estratega, que sabe que hay que mover la aguja para prepararse porque es, “lo que es”. El perder en este escenario ante este público, pues sería imperdonable.        

Clave 4 – Orgullo. Luego de la zarandeada que les dio su dueño y gerente general, los comentarios de gente como Travis Frederick, Zack Martin y Jeff Heath fueron básicamente, pues bueno, el es el que manda así que... pero sin dolo, ni mucho menos, no mas bien de donde viene. La verdad es que los jugadores saben que ya es tiempo de sacar la casta, de demostrar que pueden ejecutar y poder tener una mejor marca en ganados y perdidos. Pero llegó el momento de decidir que hay algo más grande de por medio para estos gladiadores, es el orgullo de saber que un arquitecto armó este equipo, que decidió que era vital pagarle a un corredor una cifra generacional, y que hay otros que también están en espera de esa billetiza, y que ya llegó el momento de mostrarle a este universo que ya basta, en todas las fase. Defensiva. Ofensiva. Equipos especiales. Pudiera ser un destape sonoro de este equipo, pero desde aquella velada ante las Águilas no hay ninguna promesa de que se vuelva a repetir, si no hasta que lo hagan.              

Clave 5 – No hay excusas. Bajo techo en su antiséptico AT&T Stadium no hay mucho de que quejarse. Si este juego fuera en el Rich Stadium en Orchard Park, NY con 36 grados Fahrenheit en esta fecha trece, se estuviera especulando algo completamente diferente, así que dejémonos de habladurías. Ya es tiempo de demostrar que hay tiempo todavía de enderezar el barco, de poder solventar este juego primero, luego en Chicago en ocho días, y decidir que el ser el feo de la novela como campeón divisional no significa que no hay posibilidad de darle con gasolina en el tanque para llegar al ….. caaaaalma. Sí, estamos de acuerdo. Calma. Pero si el respetable no se pone las pilas y le exigen a sus Vaqueros que ya llegó el tiempo de lucirse con la recta final a la vista, pues entonces para que nos revolcamos en esta harina. Como decía el gran Bill Parcells, eres lo que tu marca dice que eres, y también, pregúntame en Thanksgiving que pienso de este equipo – pues, de no solventar a los Bills, un 6-6 es el categórico beso a la hermana, y es algo que estos Vaqueros no pueden darse el lujo de hacer.

Related Content

Advertising