Cowboys buscan ganar a pesar de nuevos obstáculos

Prescott

FRISCO, Texas - Dicen que cuando no llueve, llovizna. Y eso parece suceder a los Cowboys durante las últimas semanas, en las que acontecimientos que están bajo y fuera de su control se suman a su evidente baja de juego de las últimas cuatro semanas.

Nadie en The Star jamás pondrá de pretexto que tres descalabros en sus cuatro partidos más recientes tengan que ver con lesiones, contagios de Covid, marcaciones arbitrales más que controversiales y, por supuesto, la suerte.

El más reciente obstáculo, tal vez uno de los más difíciles, que tendrán que driblar es la baja durante al menos una semana, incluido el próximo partido, el jueves contra los Saints en New Orleans, de su entrenador en jefe.

MIke McCarthy resultó positivo a Covid, así que desde el lunes está aislado, aunque dijo que gracias a que es asintomático podrá dar seguimiento a distancia y participando de manera virtual en la preparación de sus Cowboys antes de enfrentar a los New Orleans Saints.

"Vamos a estar preparados para el partido", dijo McCarthy el lunes en teleconferencia con respecto al juego contra los Saints. "Puedo prometerles eso. Nuestro equipo de futbol saludable estará allá, listo para jugar. Tengo una gran confianza en eso".

McCarthy es el cuarto entrenador en jefe que tendrá que faltar a dirigir partidos de su equipo en la NFL desde que comenzó la pandemia del Covid, incluidos Kevin Stefanski, de los Browns, quien fue el primero la temporada pasada. Este año también han tenido que ser aislados Cliff Klingsbury, de Arizona, y Matt Nagy, de los Bears.

"Yo le dije a los muchachos que si a mi, a entrenadores de la NFL, puede darles esto, puede darle a cualquiera. Me gustaría creer que yo era súper cuidadoso y precavido", comentó McCarthy.

La ausencia de McCarthy se suma a todas las situaciones que los Cowboys han vivido desde el comienzo de la temporada, cuando Zack Martin, su mejor liniero ofensivo, tuvo que faltar al primer partido de la temporada también por contagio de Covid; antes en pretemporada ya habían estado ausentes el coordinador defensivo, Dan Quinn, quien dirigirá el partido en New Orleans; Carlos Watkins y CeeDee Lambs, también sufrieron antes del kickoff inaugural.

En temporada, los Cowboys ya han tenido en reserva por Covid a Bradley Annae, Randy Gregory, Brandon Knight, Keanu Neal, Greg Zuerlein y Amari Cooper.

Esta semana, el tackle derecho titular, Terence Steele, será el extrañado en un partido en el que se supone deberán contar con Cooper, quien faltó a los dos partidos anteriores por la misma causa, Covid; sumado al segundo receptor del equipo, CeeDee Lamb, que no pudo superar el protocolo de conmociones cerebrales de la liga, luego de un golpe que se llevó en Kansas City.

Para ningún equipo es fácil intentar ganar en la NFL si sus dos principales receptores, ambos calibre Pro Bowl, están fuera, Gracias a que los Cowboys tienen profundidad en la posición, pudieron competir por aire, a pesar de impresiones del quarterback Dak Prescott.

A eso hay que sumarle la semana anterior el enfrentamiento contra los Raiders y hasta contra los árbitros, que marcaron castigos por doquier, muchos bastante cuestionables.

"Es temporada de NFL, vas a tener subidas y vas a tener bajadas. Ahora atravesamos algunas bajadas", dijo Dak Prescott. "Tenemos que encontrar la manera de regresar a la subida. Estamos realmente cerca".

Los Cowboys siguen sin jugar un partido con la línea ofensiva proyectada como titular. Este jueves contra los Saints podría ser lo más cercano a tenerla junta, si se considera que Lael Collins estaba considerado el primer tackle derecho, antes de perder el puesto con Steele, a quien le abrió la puerta por su suspensión.

Así, la ofensiva estaría casi completa, salvo el ala cerrada Blake Jarwin (cadera), que está en lista de lastimados, y Zeke Elliott, quien a pesar de que sufre de la rodilla, este lunes entrenó sin restricciones.

A la defensiva, también es probable que se estén acercando al punto de tener a los que se esperaban titulares antes de comenzar el año, con el posible regreso de DeMarcus Lawrence, su principal ala defensiva en el papel, que se fracturó un pie entrenando antes del segundo juego…

El tackle defensivo Neville Gallimore (codo) ya salió de la lista de lastimados y ahora sus entrenadores tienen 21 días para evaluar cuando esté al 100 para ir al campo de juego. El safety Donovan Wilson (hombro y pecho) sigue inactivo.

Peor aún, los Cowboys tendrán que ir a New Orleans sin su tackle defensivo Trysten Hill, quien apenas después de su tercer partido desde que fue activado por lesión este año, fue suspendido dos juegos por el golpe que lanzó a un jugador de los Raiders al final del juego.

La situación sigue complicada cuando cierran preparación para enfrentar a los Saints, que tienen sus propios problemas, en especial tres derrotas consecutivas, con su tercer quarterback al mando.

"Es muy urgente (derrotar a los Saints)", respondió Prescott. "Este es un equipo hambriento y enojado simplemente por la manera en que hemos ejecutado y jugado".

Related Content

Advertising