Cowboys buscaron reforzar su defensa a través del draft

draft

Otro tianguis de cuerpos a los libros.

Con la consigna de reparar el triste resultado de la escuadra defensiva azul y plata del 2020, Jerry Jones, Stephen Jones junto con Mike McCarthy se presentaron ante los medios para cuantificar el resultado luego de sus once selecciones colegiales.

Ninguna sorpresa que Will McClay también estuviera presente, considerando que para elaborar cualquier estrategia es necesario tener un administrador de la obra gris, que en este caso es la afamada pizarra de talento por posición.  

"Yo creo entramos buscando hacernos más grandes, largos, fuertes, rápidos a la defensiva, y como equipo", dijo McClay.  "Cuando vimos el proceso y vimos todos los prospectos, estamos viendo cómo juegan las técnicas y todo eso y viendo cómo empatan con lo que quieren los entrenadores y que estamos buscando por posición y como queríamos hacer las cosas".

No hay duda que obtener información para crear dicha pizarra en esta vuelta 2021 fue un reto, tomando en cuenta la falta de interacción personal tanto con jugadores como sus propios entrenadores.  Para el equipo de visores comandados por McClay el resultado fueron un total de ocho prospectos del lado defensivo del balón.

Para abrir boca, tanto Panteras como Broncos se adelantaron pescando a los esquineros Jaycee Horn y Patrick Surtain, que habían sido obvias posibilidades para la nueva defensiva de Dan Quinn.  

Como de costumbre la cúpula vaquera ya habían contemplado esta posibilidad, y de pronto Philadelphia ofreció un trueque para apoderarse de la décima posición con la que seleccionaron a DeVonta Adams, receptor abierto de Alabama y ganador del Trofeo Heisman.

El resultado inicial de dicho movimiento fue la selección del cotizado Micah Parsons, apoyador de Penn State, en la décimo segunda posición.  Les salió de perlas porque no hay duda que la Pizarra McClay lo tenía como el número uno en una posición comentadadesde que los números 54 y 55 Vaqueros de pronto perdieron el cachet.

No hay duda que Parsons, que pudiera optar por usar el número 11 con todo esto del cambio en la numerología en la liga, le queda como anillo al dedo a esta cuadrilla.  De particular interés es el hecho que su último juego colegial fue hace un buen, el Tazón del Algodón del 2019 jugado en el AT&T Stadium de Arlington, Texas luego de optar por no jugar en el 2020.  

Agreguemos al también apoyador Jabril Cox, producto de LSU via la Estatal de Dakota del Norte. Como apoyador su estadía en la segunda división (FCS) colegial en Fargo, North Dakota fue sensacional, y de pronto decidió que con un año de elegibilidad entrar al portal de transferencias para jugar con los Tigres en Baton Rouge, Louisiana donde mostró su valor haciendo de su caída a la cuarta ronda algo un tanto sorpresivo.  

Pero ahí estaba y ahora es Vaquero.

"El juego de hoy — de lo que aprendemos de los entrenadores — es que este es un juego de espacios", agrego McClay.  "Necesitas jugadores que puedan hacer jugadas en espacio.  La prevalencia de alas cerradas y el juego de ranuras y las cosas diferentes que tienes que hacer con jugadores para cumplirlo.  Muchachos que pueden jugar en el espacio, que puedan correr y que tengan longitud, estos son atractivos para nosotros.  [Cox] resaltó por las habilidades que mostró en la Estatal de Dakota del Norte y LSU".

Para el caso de esquineros se cuenta con Kelvin Joseph de Kentucky, luego de su propia transferencia de LSU por indisciplina, y Nahshon Wright de la Estatal de Oregon, ambos en la tercera ronda.  Joseph tiene buen pedigrí, que junto con Wright, son elementos de tamaño y fortaleza.  Dentro de esta cuadrilla se incluirá al profundo/esquinero Israel Mukuamu de Carolina del Sur que fue sacado del agua en la sexta ronda.  

Parte del problema del 2020 fue la falta de linieros defensivos efectivos ante el acarreo.  Llamados a reportarse fueron el tackle defensivo Osa Odiguizuwa de UCLA en la tercera ronda, Chauncey Golston de Iowa también en la tercera, y el monumental guardia nariz Quinton Bohanna de Kentucky en la sexta ronda. 

"Creo que necesitamos un ancla", dijo McCarthy con respecto a Bohanna y tener a un bodoque en el centro de la línea defensiva.  "Todos tienen una filosofía de cuantos de estos tienes en tu equipo.  Will [McClay] ya lo comentó, pero es un juego de espacios, y ahora esta un poco más abierto.  Tienes que reconocer tu juego defensivo ante el acarreo.  Cuando tienes una linea defensiva, una frontal de cuatro hombres, una observación general en jugada y distancia normal, quieres tener tres 'jets' y un tapón.  Tienes que tener a uno que demande dos bloqueadores, de manera ideal.  El tener esa ancla es definitivamente algo necesario, y pienso que fue una gran selección, especialmente en ese momento".

Para redondear del otro lado del balón se rescataron al tackle ofensivo Josh Ball de Marshall en la cuarta ronda, el ala abierto Simi Fehoko de Stanford en la quinta y el también liniero ofensivo Matt Farniok de Nebraska, el último llamado por los Cowboys en la séptima ronda.

Una preocupación entre los medios reunidos fueron los alegatos de violencia de Ball cuando vestía la casaca de los Seminoles del Sur de Florida, particularmente por su salida tempestuosa, su paso a las filas de la Universidad Comunitaria de Butler para terminar con Marshall, donde salió de titular en los ocho juegos jugados en el 2020 logrando ser de lo mejor de la Conferencia USA.

"Lo vimos a fondo", respondió Stephen Jones.  "Estos son hombres jóvenes, nadie es perfecto.  Uno de los criterios que buscamos cuando vemos a un joven es cómo responde a la adversidad y cómo continua hacia adelante.  Nos sentimos cómodos con él y sentimos que hará un gran trabajo de aquí en adelante".

Con esto dicho, Ball ciertamente es una navaja suiza con su juego de tackle ofensivo siendo un complemento a la competencia que se espera detrás de Tyron Smith del lado izquierdo y La'el Collins del lado derecho.  No hay duda que este será un verdadero foco de atención cuando comiencen los movimientos de novatos considerando que se espera una camada de colegiales agentes libres a firmarse en los siguientes días.

El ala abierta Fehoko se oyó emocionado de ser ahora Vaquero, luego de vestirse se Vaquero con casco y casaca como disfraz en su primer Halloween en Salt Lake City, Utah. Aparte, su fe lo mandó a Korea del Sur en su misión religiosa de dos años y su madurez a los 24 años es algo también rescatable para el receptor.  Sus posibilidades ante la tripleta de Cooper/Lamb/Gallup seguro lo tendrá compitiendo por repeticiones en los tan importantes equipos especiales.

Por último, Farniok es ahora un verdadero hallazgo, considerando que su juego en Lincoln, Nebraska lo tuvo como capitán de los Cosecha Maíz durante dos temporadas consecutivas desempeñándose en el interior como guardia derecho e izquierdo y como centro. Sus dotes de liderazgo aparte de un largo historial de efectividad entre linieros ofensivos con el equipo escarlata y blanco fue un gran logro con la selección 238 de la última ronda.

"Es un gran honor", comentó Farniok refiriéndose a su mote representativo.  "Fui votado por mis compañeros, y significa mucho para que ellos crean en mí como jugador y como líder.  Fue un gran orgullo el representar a la escuela y mis compañeros".

Related Content

Advertising