Cowboys cumplen con necesidades

Jones_Draft

FRISCO, Texas – El reclutamiento de los Cowboys en el draft fue discreto, pero cumplidor, sin mayores sorpresas, y con especial atención a necesidades evidentes de roster desde que comenzó la agencia libre.

Los Cowboys priorizaron la línea ofensiva con su primera selección, el tackle Tyler Smith; siguieron el segundo día con el linebacker externo/ala defensiva Sam Williams y después con el receptor abierto Jalen Tolbert.

Cerraron la tercera de draft con el ala cerrada Jake Ferguson, otro tackle ofensivo, Matt Waletzko; esquinero DaRon Bland; tackle defensivo John Ridgeway, y los linebackers internos Damone Clark y Devin Harper.

Los nueve jugadores llegan para tratar de cubrir huecos dejados como La'el Collins, Connor Williams y los provocados por las continuas lesiones de Tyron Smith en la línea ofensiva; la urgencia de presión al quarterback rival; reforzar el cuerpo de receptores, del que salió Amari Cooper, y la falta de profundidad entre los linebackers.

"No creo que sea por accidente que terminamos eligiendo donde elegimos", dijo el vicepresidente de los Cowboys Stephen Jones. "La buena noticia es que hay algunos buenos jugadores ahí que solo tienes que decidir en dónde van a caer".

Fueron decisiones quizá poco espectaculares, pero en posiciones obvias, aunque algunas disten de ser de impacto inmediato. También confirma la madurez en la toma de decisiones de la organización.

Muchos aficionados cuestionaron la elección de Tyler Smith porque su nombre y Universidad de Tulsa, tiene mucho menos exposición que los grandes programas que compiten por campeonatos nacionales.

Pero si se contextualiza, habrá que confiar en las decisiones de los Cowboys, porque los tres anteriores linieros que fueron reclutados en primera ronda, llegaron a ser considerados los mejores de su posición en la NFL: Tyron Smith (2011, Universidad del Sur de California), Travis Frederick (2013, Wisconsin) y Zack Martin (2014, Notre Dame).

Cada vez que reclutaron a uno de ellos, los cuestionamientos llegaron por todos lados, ya que salvo Tyron Smith, no eran jugadores tan conocidos como son ahora. Tal vez la gran diferencia con respecto a Tyler Smith es que sus programas universitarios eran de mucho mayor renombre en un mejor nivel de competencia.

Habrá también quienes recuerden aquel concepto del ex entrenador Bill Parcells, que señalaba que "nunca había que elegir jugadores grandes de escuelas pequeñas" porque llegaban faltos de fundamentos y preparación de sus escuelas, ya que el tamaño les ayudaba a lucir a nivel colegial.

Sólo el tiempo juzgará el reclutamiento 2022, en particular el de Tyler Smith porque el draft nunca ha sido una ciencia exacta. Pero es un hecho que nadie debería quejarse de la elección en primera ronda de un tackle ofensivo. Los Cowboy están urgidos de mayor protección a Dak Prescott y de huecos para que corran Zeke Elliott y Tony Pollard.

"Mi trabajo como liniero ofensivo proteger al quarterback", dijo Smith, después de ser reclutado. "Tengo que salir a poner el tono en cada jugada, por pase y por carrera".

El defensivo Sam Williams llegó para ayudar a Micah Parsons, como un jugador versátil que puede colocarse como liniero defensivo o linebacker.

Dallas espera que pueda, al menos en su mínima expresión, colaborar como el Novato Defensivo del año pasado, a quien los Cowboys eligieron en la primera ronda y jamás imaginaron que sería un Pro Bowler en ambas posiciones, en la línea y como linebacker.

Tal vez la mayor preocupación de muchos sea la conducta de Williams, después de que fue suspendido en el 2020 por un altercado fuera del campo de juego y que con seguridad hizo que estuviera disponible en segunda ronda.

Nadie duda de su talento, mucho menos el mismo Williams, egresado de la Universidad de Mississippi (Ole Miss), quien aseguró que ha madurado en todos aspectos.

Los Cowboys también tenían la necesidad de receptores y alas cerradas. Ambos llegaron en tercera y cuarta ronda, Jalen Tolbert (South Carolina) y Jake Ferguson (Wisconsin)

Tolbert fue elegido para reforzar una posición en la que además de Cooper se fue Cedrick Wilson y en la que desconocen con exactitud la fecha en que estará disponible Michael Gallup, quien también es el resultado de una tercera ronda de draft (2018).

Ferguson jugará en una posición en la que sólo Dalton Schultz ha contribuido de manera consistente y en la que ya no está Blake Jarwin.

Todas las decisiones de los Cowboys siempre serán cuestionadas severamente por sus propios aficionados. Pero merecen el beneficio de la duda. Son el equipo que más jugadores reclutados desde el 2010 han llegado al Tazón Profesional y que salvo errores que confirman la regla, como Morris Claiborne y Taco Charlton, han tenido éxito a partir de entonces en mayor o menor medida.

Los Cowboys consiguieron el fin de semana a cuatro de sus nueve selecciones en un espacio de 24 elecciones en la quinta ronda. Cuatro de sus nueve elegidos fueron ofensivos, a diferencia del año anterior, en el que ocho de 11 fueron defensivos y todos contribuyeron en temporada regular.

"No hay duda, esas era áreas en las que podríamos traer ayuda", dijo Jerry Jones. "No los llamaría imprescindibles. Pero nos vendría bien ayuda en esas áreas. No sabíamos en qué orden las atenderíamos, pero nos cayó bien".

La barra está alta para todos, en especial para Tyler Smith, no sólo por su elección de primera ronda, sino porque jugará con el número 73, que portó por muchos Larry Allen, quien jugó como guardia y tackle; considerado el mejor liniero en la historia de la franquicia.

"Es un honor usar este número", reconoció Smith. ""Veo muchas de las adversidades por las que pasó cuando era joven en su vida, por lo que significa mucho poder usarlo y continuar con el linaje de él".

Por cierto, Larry Allen egresó de Sonoma State, después de jugar sus primeros dos años en el Community College Butte…

Related Content

Advertising