Advertising

Críticas rodean a Jason Garrett tras la llamada en el 4 y 1 durante tiempo extra

Garrett

(Nota: La nota original fue escrita por Davis Helman, escritor para DallasCowboys.com, y traducida al español para SomosCowboys.com)​

HOUSTON - Jerry Jones dijo que no está dudando de su entrenador en jefe, pero ciertamente expresó los pensamientos de muchas personas que sí lo están.

Como muchos de los observadores alrededor de todo el país, el propietario y gerente general de los Cowboys se quedó perplejo ante una de las decisiones más importantes de Jason Garrett durante la derrota del domingo, 19-16, ante los Texans.

Al estar en 4 y 1 desde la línea de 42 yardas de Houston durante el tiempo extra, Garrett optó por enviar a su equipo de despeje en lugar de intentar ganar una yarda para un primer intento. Fue una decisión que podría clasificarse como "conservadora", y no necesariamente la que Jones quería ver en ese momento.

"Nos estaban ganando. Es hora de riesgos en ese momento en particular ", dijo.

En su lugar, Chris Jones envió el balón a la línea de 10 yardas de Houston, donde Deshaun Watson y la ofensiva de los Texans tomaron cargo. Siete jugadas más tarde, después de una espectacular carrera por DeAndre Hopkins, el equipo local pateó el gol de campo ganador de 36 yardas.

Luego del juego, Garrett dijo que la distancia hasta la marca del primer intento lo disuadió, ya que parecía ser un poco más largo que solo una yarda.

"Sí, fue una larga", dijo. "Sabes, tuvimos un tercer y 2, y no ganamos mucho en esa jugada, y sentíamos que en ese punto del juego y con la forma en que nuestra defensa estaba jugando, la idea era detenerlos allí".

Eso va en contra del proceso de las decisiones tomadas por Garrett hace apenas una semana, cuando le dio el visto bueno a Ezekiel Elliott en un 4to y corto crítico en la zona roja de Detroit. Esa llamada funcionó, cuando Elliott se adelantó para un primer intento, y los Cowboys anotaron un touchdown en la siguiente jugada.

La defensa mezquina de Houston probablemente tuvo algo que ver con el cambio de corazón. Los Cowboys no pudieron correr para 100 yardas como equipo solo por segunda vez esta temporada, y los Texans hicieron un trabajo extraordinario al embotellar a Elliott, con solo 2.7 yardas por acarreo.

Teniendo todo eso en cuenta, el resultado fue un despeje.

"Chris hizo un gran trabajo con el despeje", dijo Garrett. "Pusieron el balón en la línea de 10 yardas y, con suerte, detienes a los Texans y ganas el juego regresando con un gol de campo ganador".

Por su parte, los jugadores de los Cowboys no fueron demasiado críticos con la llamada. Tanto Elliott como Dak Prescott dijeron que habrían optado por hacerlo, aunque ambos difirieron a quienes toman las decisiones por encima de ellos. Prescott agregó que la defensa había hecho un trabajo admirable hasta ese punto, limitando a Houston a solo 16 puntos. 

"En ese caso, no cuestionas la decisión del entrenador", dijo Prescott. "La defensa había estado jugando bien toda la noche. Nos mantuvieron en el juego durante gran parte del juego, desde el segundo cuarto. En el tercer cuarto nos dieron una oportunidad tras otra".

Con la tarea de preservar el juego, Tyrone Crawford dijo que no parpadeó ante la decisión. Los Cowboys fueron extraordinarios al mantener a los Texans fuera de la zona de anotación durante el juego, lo que les permitió anotar solo un touchdown en cinco viajes a la zona roja.

"Sentía seguridad de salir allí", dijo Crawford. "Obviamente, mi seguridad fue golpeada. Lo enviaron campo abajo y se metieron en el rango de goles de campo".

Desafortunadamente para los Cowboys, un gol de campo es todo lo que se necesita en tiempo extra. E incluso si los Cowboys no están dudando de la decisión, aún así se quedan con la pregunta de ¿qué hubiese pasado?

Related Content

Advertising