En Resumen: Una victoria llena de emociones 

dalton

(Nota: El artículo original fue escrito por Kurt Daniels, editor de Dallas Cowboys Star Magazine, y traducido al español para SomosCowboys.com)​

Se suponía que los lamentables New York Giants serían la cura para los males de los Dallas Cowboys. 

¿Hay alguien que se sienta mejor después de este partido?

De hecho, los Cowboys pudieron salir con una dramática victoria en el último segundo con un marcador final 37-34, pero como indica el puntaje, no fue fácil, y peor aún, el mariscal de campo Dak Prescott sufrió una espantosa lesión en el tobillo que al parecer pondrá fin a su temporada. Prescott fue llevado al hospital para ser sometido a una cirugía.

Al enfrentar a un equipo que aún no ha ganado un partido esta temporada, la expectativa era que la poderosa ofensiva de Dallas no sería rival para los Giants. Pero una vez más hubo un comienzo decepcionante, pérdidas de balón y un juego defensivo deficiente que dieron lugar a otro juego de altibajos para los Cowboys.

Además de eso, la pérdida de su mariscal de campo estrella dejó una nube oscura sobre la victoria del día. La jugada en cuestión se produjo en el tercer cuarto después de que la ofensiva se abrió camino hacia la yarda 27 de los Giants. Fue entonces cuando Prescott despegó corriendo por el medio y acumuló 9 yardas.

Pero en la tacleada, su tobillo se torció e inmediatamente hizo una señal para la línea lateral y pronto fue sacado del campo en el carrito médico, con lágrimas en los ojos y con el puño levantado hacia la multitud.

Si bien eso fue lo peor del día, los problemas que han perseguido al equipo en lo que va de la temporada volvieron a surgir desde el principio.

Nueva York no había anotado un touchdown en sus últimos 21 cuartos de cara a este juego, pero a los 65 segundos del primer cuarto, el club ya había llegado a la zona de anotación dos veces. Dallas realmente tomó la posesión inicial del juego y rápidamente marchó hacia la yarda 4 de los Giants. Pero los Cowboys no pudieron entrar en la zona de anotación y se conformaron con un gol de campo de 24 yardas de Greg Zuerlein.

Las cosas se fueron cuesta abajo a toda prisa después de eso. La defensiva de Dallas parecía tener a los Giants justo donde los querían, los visitantes enfrentando un primero y 20 en su propia yarda 36. Sin embargo, el apoyador Joe Thomas recibió un castigo por un golpe brusco al pasador en la siguiente jugada, lo que le dio a Nueva York un primer intento en la yarda 49 de los Cowboys.

Su unidad se mantuvo viva, los Giants pudieron cruzar la línea de gol poco después y el ala cerrada Evan Engram dio un revés para las últimas 3 yardas y la anotación.

El hoyo de los Cowboys solo se hizo más profundo cuando tres jugadas en la siguiente serie, el pase de descarga de Prescott a Ezekiel Elliott fue un poco alto y cayó directamente a los brazos de Kyler Fackrell. El apoyador de Nueva York luego corrió por la línea lateral derecha 46 yardas, rompiendo tacleadas y lanzándose hacia la zona de anotación para darle a los Giants una ventaja de 14-3.

Cuando Nueva York agregó un gol de campo de 55 yardas a principios del segundo cuarto, incluso los más fieles no pudieron evitar preguntarse si el día de los Cowboys había terminado. 

Y luego, de alguna manera, hicieron un cambio.

Comenzó con una buena ofensiva terrestre. En su siguiente posesión, los Cowboys fueron 75 yardas en 14 jugadas, consumiendo 6:59 del reloj. Corrieron el balón 10 veces, con Elliott totalizando 38 yardas – la última de ellas fue de 1 yarda a través de la línea de gol para la anotación.

Noventa y un segundos después, Dallas estaba nuevamente en la zona de anotación. En un cambio de posesión, DeMarcus Lawrence no solo logró su primera captura de la temporada, sino que también provocó un balón suelto del mariscal de campo Daniel Jones, que rebotó directamente hasta Anthony Brown. El esquinero, uno de los jugadores más rápidos del equipo, corrió 29 yardas para anotar un touchdown defensivo.

Y así de repente, estaban fuera del hoyo, con un empate.

Los Cowboys tuvieron un poco de suerte. Los Giants intentaron un gol de campo falso en su siguiente posesión que vio a Engram abierto de par en par para lo que hubiera sido un touchdown. En cambio, un castigo de Nueva York anuló la jugada y obligó a los visitantes a conformarse con un gol de campo de 50 yardas.

Pero Prescott todavía tenía 51 segundos para trabajar y eso era mucho tiempo. Él y CeeDee Lamb conectaron en tres pases para 53 yardas, el último fue una hermosa recepción que vio al receptor novato aguantar un golpe brutal que resultó en un castigo por rudeza innecesaria.

En la siguiente jugada, el coordinador ofensivo Kellen Moore aplicó creatividad cuando Prescott le pasó el balón a Elliott, quien se lo lanzó al receptor abierto Cedrick Wilson en un revés, quien luego lanzó un pase a Prescott, quien atrapó el balón justo dentro del pilón derecho para cambiar el marcador a 24-20 en el medio tiempo.

Fue la primera vez que un mariscal de campo de los Cowboys atrapó un pase de touchdown desde que Danny White lo hizo en 1985, y solo la tercera vez en general (también White en 1983).

Ese punto culminante pronto se vería eclipsado por lo he ha sido lo peor de la temporada. Después de que Nueva York abriera el tercer cuarto con un gol de campo de 50 yardas, Dallas estaba nuevamente en movimiento cuando Prescott sufrió la lesión que lo obligó a abandonar el juego. Aún aturdidos, los Cowboys lograron reagruparse y pudieron llegar a la zona de anotación tres jugadas más tarde con un touchdown de Elliott.

Sin embargo, no es sorprendente que la ofensiva de Dallas haya tenido problemas para encaminarse con Andy Dalton detrás del centro. Por ejemplo, después de que los Giants agregaron otro gol de campo, esto desde 28 yardas, Dalton y el centro novato Tyler Biadasz manejaron mal el intercambio en la primera jugada de su próxima posesión. Nueva York recuperó el balón suelto en la yarda 17 de Dallas.

Poco después, los Giants se encontraron en la zona de anotación. El corredor Devonta Freeman se abrió camino desde la yarda 4. Su conversión de dos puntos fue buena, colocando a Nueva York de nuevo en la cima, 34-31.

Pero los Cowboys no estaban dispuestos a rendirse. Volviendo a su juego terrestre, la ofensiva de Dallas acumuló 53 yardas en 12 jugadas de su próxima serie para preparar a Zuerlein para un gol de campo de 40 yardas, que empató el juego con poco menos de dos minutos restantes. Cuando la defensa forzó un despeje, Dalton y compañía salieron con 52 segundos en el reloj.

Los Cowboys hicieron lo que tenían que hacer, gracias a Michael Gallup. El receptor de tercer año hizo dos recepciones espectaculares en la línea lateral para avanzar al equipo 15 yardas y luego 19, para darle a Zuerlein un intento más con solo 3 segundos restantes.

"Greg the Leg" fue bueno desde las 34 yardas, dándole a los Cowboys la victoria.

Dallas terminó con un total de 402 yardas de ofensiva, pero permitió que la ofensiva de los Giants ganara 300 yardas, convirtiera el 54 por ciento de sus intentos de tercera oportunidad y ganara el tiempo de la batalla de posesión, 32:22 a 27:38. De todos modos, no importa. Los Cowboys salieron arriba donde más contaba: en el marcador.

Fue un juego lleno de emociones. Una emocionante victoria en el último segundo, pero la incertidumbre de Prescott y lo que depara su futuro ciertamente causó mucha preocupación.

Related Content

Advertising