Los Cowboys siguen armando el equipo

Jones

FRISCO, Texas – Los Cowboys reconocen la necesidad de renovar su línea ofensiva, así como la que tuvieron para tomar algunas decisiones, en particular el canje de Amari Cooper.

Pero jamás han considerado una reconstrucción. El Equipo de América está obligado a competir cada año con la esperanza de llegar al punto que han extrañado desde la temporada 1995, el de Súper Bowl.

El propietario y gerente general de los Cowboys, Jerry Jones, reconoció que reclutar línea ofensiva en las primeras rondas del draft dejó de ser opcional, es una necesidad, en particular con la salida del guardia izquierdo y tackle derecho titulares, Connor Williams y La'el Collins, de manera respectiva.

Así armó la que ya parece una legendaria línea ofensiva, la que fue considerada la mejor de toda la liga hace unos cuantos años, anclada por tres jugadores que llegaron en la primera ronda del draft: Zack Martin, Tyron Smith y Travis Frederick; el segundo con dificultad en los últimos años para jugar temporadas completas y el tercero ya retirado hace par de años.

"Vamos a conseguir uno (liniero) a menos que un (CeeDee) Lamb o (Micah) Parsons estén por ahí", dijo Jones.

Jones se refirió a la oportunidad que tuvo de reclutar a Lamb en primera ronda hace par de años, cuando la principal necesidad del equipo no era receptor abierto y la selección en el draft más reciente de Parsons, después de que sus dos principales prospectos de esquineros fueron elegidos antes.

El linebacker terminó el 2021 como el mejor jugador defensivo del equipo y Novato de Año en la NFL.

"Si no lo hago, tendré que aceptar las críticas", agregó Jones sobre ir por linieros ofensivos o el mejor jugador disponible, que pudiera estar en sus análisis.

Jones habló con la prensa en la Junta de Dueños de equipos de la NFL en Florida, donde comentó casi de cualquier aspecto que ha tenido que ver con el personal en el receso de temporada.

Dijo que el canje de Amari Cooper a los Cleveland Browns obedeció a temas económicos. El receptor tenía programado ganar 20 millones de dólares en el 2022. Su salida despejó 16 millones de dólares en el tope salarial.

"Sentimos que podríamos gastar el dinero de mejor manera", afirmó.

También reconoció la necesidad de refuerzos para presionar quarterbacks, después de que el ala defensiva Randy Gregory se fue a Denver.

La realidad es que los Cowboys saben que para competir la próxima temporada, después de un intenso receso de temporada en el que han habido más cambios de jugadores de alto perfil que de costumbre o que tuvieron que dejar ir algunos otros, ha sido complicado.

El dinero que "se ahorraron" por el rechazo de Gregory aún da posibilidades de ir a la agencia libre más adelante. Pero cada vez es más escaso el talento y mayor el precio en buena parte de los casos. Esa es la razón principal por la que jugadores talentosos aún están disponibles.

Además de las líneas ofensiva y defensiva, hay necesidades evidentes, como profundidad en la posición de linebacker y receptor.

"Hay mucha actividad al principio, después las cosas se asientan", mencionó Jones. "Hemos encontrado buen largo a lo largo de los años simplemente siendo pacientes y viendo lo que se nos presenta. Pero aún no hemos terminado".

También el draft será tan fundamental para reforzar el equipo, que el propio entrenador en jefe, Mike McCarthy, está tan concentrado en eso, que ni siquiera quiso ir a la Junta de Dueños. Ha preferido pasar por las pruebas de talento universitarias que varias escuelas están realizando para exhibir a sus principales prospectos al próximo reclutamiento profesional.

Al final del día, para un equipo que se coronó en su división con marca de 12-5, pero que fue eliminado en la primera ronda de playoffs en su propio estadio, hay trabajo por hacer y decisiones por considerar en un receso de temporada inusual para los Cowboys…

Related Content

Advertising