Olvida Dak el pasado; vive gran presente

Keys-To-Victory--Keeping-It-“Clean”-Is-A-Must-hero

FRISCO – Los recuerdos llegan rápido para todos e incluso hasta para Dak Prescott.

El peor segundo cuarto como jugador de futbol americano, cuando en una jugada se acabó la temporada; el quarterback de los Cowboys vio su pierna "desecha" en la parte baja; el dolor era inmensurable y el silencio sepulcral en el AT&T Stadium.

Ahí, en una jugada del quinto partido de la temporada pasada empezó el nuevo capítulo en la vida profesional de Prescott…

Y ahí mismo, un año después, también en la Semana 5 de temporada regular, enfrentará de nuevo a los New York Giants, el mismo equipo ante el que salió lastimado de manera involuntaria por sus rivales.

"No quiero parecer ingenuo y decirles que no voy a pensar en eso", dijo Prescott el jueves pasado. "Creo que más que nada, será sólo gratitud y pensar en la bendición que he tenido los últimos 364 días de pasar por esto, superarlo y convertirme en una mejor persona y un mejor jugador".

Cierto, Prescott vivía su mejor arranque de temporada como profesional de manera individual, pero los resultados distaban de ser los mejores. Sólo habían ganado un partido y casi de milagro en los últimos segundos contra los Atlanta Falcons.

Esta vez es diferente, los Cowboys llegan con marca de 3-1, jugando su mejor futbol americano de ambos lados del balón en buen tiempo. Pero sobre todo, en un nivel muy alto de la ofensiva comandada por Prescott.

Será el último de tres partidos consecutivos que los Cowboys tienen en casa, después de jugar los dos primeros como visitantes en Tampa Bay y Los Ángeles contra los Chargers.

"Creo que cuando vemos su ofensiva, podrías darle vuelta a una ruleta y darte cuenta que tienen un arma en cada vuelta, así que sólo puedes enfocarte en un solo muchacho", dijo el entrenador de los Giants, Joe Judge. "Tienes que jugar una defensa casi perfecta y tratar de mantenerlos fuera del campo".

"Pero todo pasa por Dak", agregó. "Es impresionante el nivel al que juega, después de lo que tristemente sucedió el año pasado".

Prescott ni siquiera quiere ser cuestionado o dar comentarios al respecto. Siempre reitera que eso quedó atrás y tiene que enfocarse en su trabajo y el futuro para el que, antes de pisar el campo otra vez, recibió un contrato de cuatro años y 160 millones de dólares.

Su trabajo, reitera cada vez que se le pregunta, es tratar de regresar a los Cowboys a la cima de la NFL.

"Tenemos un buen equipo que enfrentar este domingo en casa", dijo Prescott. "Tienen una buena defensa, que ya vimos lo que hizo la semana pasada".

El domingo anterior, los Giants consiguieron su primera victoria de la temporada. Sorpresiva 27-21 sobre los New Orleans Saints. Un triunfo que puede ayudar en la motivación que se requiere para tratar de salir adelante, cuando la opinión pública en New York, pero en especial las lesiones, los han maltratado por todos lados.

El corredor Saquan Barkley representa el peor problema que han tenido a la ofensiva desde la temporada, en la que jugó sólo dos partidos, antes de fracturarse los ligamentos cruzados de la rodilla.

Este año, suma 186 yardas combinadas por carrera en los primeros cuatro partidos de la temporada, aunque la semana pasada contra los Saints superó las 100 yardas (126) combinadas por tierra y aire.

El quarterback Daniel Jones ha mostrado progreso y para muestra el juego anterior, en el que pasó para 402 yardas, con dos touchdowns, aunque una intercepción. Es el líder corredor de New York con apenas 188 yardas en cuatro juegos.

El problema para Jones esta semana es que dos de sus receptores principales ya fueron descartados por lesión, Sterling Shepard y Daryus Slaton; ambos por molestias en el tendón de la corva. Son dos de cuatro jugadores que no estarán el domingo: El liniero ofensivo Ben Bredeson (mano) y el esquinero Japriil Peppers (corva).

"Los Cowboys tienen sus propios problemas de lesiones y han tenido contagios", consideró el entrenador Judge. "Pero nuestro principal problema puede ser su quarterback (Prescott) si no ponemos atención al detalle".

"Está jugando como uno de los mejores quarterbacks en el futbol", agregó. "Están moviendo el balón y su defensa detiene y provoca muchas cosas. Será complicado, como cada semana en la NFL".

Los únicos jugadores descartados en el roster activo de los Cowboys para este partido son el safety Donovan Wilson (ingle) y el ala defensiva Dorance Armstrong (tobillo).

Hay otros cinco Cowboys en lista d "cuestionables", incluyendo a Zeke Elliott (rodilla) y Amari Cooper (espalda y corva). Pero se espera que todos estén equipados este domingo.

Related Content

Advertising