Otra victoria de último instante para los Vaqueros

Un cambio en el orden del día para los pupilos de Jason Garrett les da una apretada victoria 17-15 desde el nuevo estadio de los Vikingos de Minnesota. Con la ahora marca de 11-1, estos Vaqueros demostraron que ningún juego es predecible ya que los amos y señores del tiempo de posesión en esta ocasión perdieron esa batalla 33:17 a 26:43, y fueron sin lugar a dudas factores aparte de la ofensiva que lograron la victoria.

Un Dak Prescott en momentos tentativo, con un balón suelto y tres capturas, pudo lograr 139 yardas en 12 completos de 18 intentos con uno para las diagonales y un respetable rating del 108.3, agregando 37 yardas clave saliendo de la bolsa de protección por piernas. Su colega ofensivo Ezekiel Elliott agregó 86 yardas en 20 intentos con una anotación desde la yarda uno luego de un pase de 56 yardas de Prescott para Dez Bryant.

La defensiva de Rod Marinelli es la que sacó de apuros al equipo, que ahora tiene una racha de once juegos ganados de manera consecutiva y estarán a diez días de su siguiente juego que será bajo las luminarias candentes del Juego de Domingo en la Noche ante los Gigantes de Nueva York en los pantanos de New Jersey. Por su lado Sam Bradford los hizo sudar la gota gorda con 32 completos en 45 intentos para 247 yardas y un pase de anotación cuando quedaban escasos 30 segundos en el reloj de juego.

Una justa donde los muchachos de Mike Zimmer seguro querían darle a su mandamás el gusto de una victoria, considerando que se ausentó del juego justo después de una cirugía de emergencia en el ojo derecho el día de ayer. Ya con otro juego no apto para cardíacos, aquí les tenemos los cinco momentos clave del encuentro.

Momento 1. De nuevo se aparece la equis en el escenario. Luego de un primer cuarto inofensivo por parte de Prescott y compañía donde la defensiva de los Vikingos forzara a los Vaqueros a dos patadas de despeje, Lucky Whitehead se escapaba para seis yardas por la banda derecha en reversible 'jet' pero un balón forzado por el liniero defensivo Everson Griffen y recuperado por el apoyador Eric Kendricks le daba campo corto a Bradford y compañía. La defensiva pudo maniatar al contrario forzando la patada de Jeff Locke poniendo el balón en la yarda 16 de su propio campo. En tercera y 13 fueron las piernas de Prescott que lograba un primero y diez, el único de todo el juego al terminar 1-9 en conversiones en terceras oportunidades. Se apareció Cole Beasley moviendo las cadenas en segunda oportunidad con recepción de 13 yardas y ahí fue cuando Prescott aprovechó soltar el brazo para 56 yardas por la banda izquierda con Bryant con el profundo Harrison Smith cerrando la pinza a la yarda uno. Una jugada más y los Vaqueros visitaban la tierra prometida con Elliott en acarreo y con el punto extra de Dan Bailey, se iban momentáneamente arriba 7-3 luego de serie de ocho jugadas para 84 yardas quitándole 5:12 al reloj de juego,

Momento 2. La defensiva merece mención honorífica. El forzar tres intentos de gol de campo a Kai Forbath fue parte de esta apretada victoria del equipo visitante, y en particular en dos momentos clave. En el tercer cuarto y con el marcador 7-3 a favor de los Vaqueros, Bradford movió a su equipo de manera paulatina desde su propia 33 hasta la 18 de los Vaqueros, usando sus armas aéreas y con el corredor Matt Asiata luciéndose con acareo de 14 yardas por todo el centro del campo. Un pase incompleto en primero y diez, otro completo para apenas seis yardas fue seguido de un pase incompleto para el ala cerrada Kyle Rudolph forzando así el intento de 36 yardas para el 7-6 parcial. En la siguiente posesión Prescott tuvo balón suelto en su propio patio del campo y los Vikingos corrían con suerte con el balón en la yarda 19 de los Vaqueros. De nuevo la defensiva forzaba un pase incompleto de Bradford para el peligroso Adam Thielen y fue otro gol de campo en esta ocasión de 33 yardas y la ventaja momentánea de los nórdicos con marcador 9-7 parcial. De nuevo la defensiva forzaba la cuarta oportunidad.

Momento 3. Equipos especiales también sacan al büey del barranco. En la siguiente ofensiva los Vaqueros de nuevo se estancaron comenzando en su propia yarda 25 y llegando solamente a la 40 propia, con la octava jugada siendo una captura a Prescott para pérdida de seis yardas. Chris Jones, que estuvo más ocupado de lo usual con seis patadas de despeje, mandó patada de 46 yardas y aquí Kyle Wilbur se lució y en grande forzando balón suelto a Thielen para recuperarlo el mismo en la ocho de los Vikingos. Ya sin andarse por las ramas y con la moneda en el aire, Prescott mandó semejante dardo a la esquina izquierda con Bryant para la anotación, para cumplir con el adagio beisbolero que luego del error viene el vuelacercas y de tal manera se ponía el marcador 14-9 a su favor.

Momento 4. Agonizante final ante el público morado. Un gol de campo de Dan Bailey ponía el marcador 17-9 y la defensiva vaquera obligó a una patada de despeje con Locke colocando el balón en la 22 de su propio campo. Los Vikingos se pusieron a manejar el reloj a la defensiva usando sus tres tiempos fuera con la esperanza de parar la ofensiva de los Vaqueros, cosa que lograron hacer forzando la patada de Jones y tomando posesión del balón en la yarda 35 de su propio campo. De nuevo la potente ofensiva vaquera no pudo asegurar la posesión del balón buscando así cerrar el juego de manera final. Con cuatro primeros y diez por Bradford, un pase lateral con el corredor Jerick McKinnon desde la yarda tres acercaba el marcador 17-15 con los Vikingos alineándose para el intento de conversión de los dos puntos para empatar el juego con escasos 30 segundos en el reloj de juego. Los castigos hicieron presa de ambos equipos, combinándose para 18 pañuelos para 135 yardas en contra, y aquí el error del liniero ofensivo Jeremiah Sirles les costaba cinco yardas por demás críticas. El intento de Bradford buscando al ala cerrada Rudolph cayó incompleto para cerrar este capítulo de la jornada 13 de la NFL.

Momento 5. Se busca sobrevivir. Alargando la racha a once consecutivos hace de este equipo el más eficiente en temporada regular en la historia de la franquicia. Para esta victoria la defensiva merece el balón del juego, viendo que la ofensiva vaquera no fue el acto dominante de semanas pasadas, permitiendo apenas 15 puntos y dejando fuera a los Vikingos en varios embates que resultaron en goles de campo. Esta victoria demuestra que los Vikingos llegaron preparados a neutralizar a Elliott, pero no contaron en momentos en la movilidad de Prescott en un juego donde Jason Witten no tuvo recepción alguna por primera ocasión desde un 16 de noviembre del 2007 ante los Gigantes de Nueva York. Aun con menos de 200 yardas por pase, menos de 100 yardas por el caballito de batalla y cuatro balones sueltos con dos perdidos, los Vaqueros encontraron la manera de llevarse la victoria ante un lleno escandaloso. Estos son los equipos que llegan lejos, los que encuentran una manera de ganar, sea vistosa o simplemente por supervivencia.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Related Content

Advertising