¿Pueden los Cowboys contar con Vander Esch?

Leighton-Vander-Esch-“I’m-On-A-Mission”-hero

(Nota: El artículo original fue escrito por Rob Phillips, escritor para DallasCowboys.com, y traducido al español para SomosCowboys.com)

FRISCO, Texas - En esta serie analizamos lo bueno, lo malo y lo que sigue para jugadores que actualmente están bajo contrato con los Cowboys. Hoy continuamos la serie con el apoyador Leighton Vander Esch.

Lo bueno: Fue un año desafiante para la defensa de los Cowboys, y para Vander Esch individualmente. Pero la ex selección de primera ronda logró terminar tercero en el equipo en tacleadas (73, según el video de los entrenadores) a pesar de perderse la mayor parte de siete juegos por lesiones. También registró la primera captura completa de su carrera en una derrota como visitante de la Semana 8 ante los Eagles, haciendo un blitz y forzando un balón suelto que condujo a un gol de campo para una ofensiva de los Cowboys que se vio obligada a jugar con el novato de séptima ronda Ben DiNucci como mariscal de campo.

Lo malo: Pues lo obvio. Las lesiones. Después de una temporada de novato dominante en 2018, se convirtió en el tercer defensor novato de los Cowboys y el primer apoyador novato en llegar al Pro Bowl – Vander Esch se ha perdido 13 juegos en las últimas dos temporadas. Podría decirse que ha sido una racha de mala suerte más que nada: un golpe en la clavícula en la Semana 1 que resultó en una fractura y un período en la Reserva/Lesionado, y luego se torció un tobillo en la Semana 15 que lo dejó fuera de los dos últimos juegos de la temporada regular. Vander Esch ha dejado en claro que su lesión de cuello en 2019 y la cirugía posterior ahora no son un problema, y ​​no afectó su disponibilidad la temporada pasada. 

No hay duda de que los Cowboys lo necesitan en el campo. También necesitan que él y Jaylon Smith hagan más jugadas de impacto como las que mantuvieron la defensiva viva durante la carrera por el título de la NFC Este en 2018. La temporada pasada, los Cowboys permitieron la mayor cantidad de puntos y la segunda mayor cantidad de yardas terrestres en la historia de la franquicia. Fue un año difícil para los apoyadores, pero toda la defensa batalló por varias razones, incluido un cambio de esquema fallido bajo el ex coordinador defensivo Mike Nolan, así como múltiples lesiones que pusieron fin a la temporada de jugadores de linieros defensivos. Sin embargo, doce robo de balones en los últimos cuatro juegos de la temporada fueron una señal de progreso hacia 2021.

Lo mejor de 2020: La victoria de los Cowboys, 31-28, ante los Vikings en la Semana 11 fue posiblemente la victoria más impresionante. Vander Esch empató un récord de temporada con 13 tacleadas en ese juego y ayudó a limitar al corredor de Pro Bowl Dalvin Cook a 115 yardas en 27 acarreos (4.3 por acarreo), muy por debajo del promedio de 5.0 de la temporada de Cook.

Consideración de contrato: Vander Esch está entrando en la última temporada de su contrato de novato, aunque podría estar bajo contrato hasta 2022 si los Cowboys eligen su opción de quinto año – que estaría totalmente garantizada según los términos del nuevo acuerdo colectivo de trabajo – antes de la fecha límite del 3 de mayo.

Qué sigue: Queda por ver cómo el nuevo coordinador defensivo, Dan Quinn, planea utilizar a Vander Esch y Smith como apoyadores. Nolan cambió sus posiciones la temporada pasada, moviendo a Vander Esch del lado débil al medio. Se puede argumentar que no es un cambio importante en términos de técnica, pero jugar principalmente en la caja fue un ajuste desde el punto de vista de la asignación. Vander Esch jugó nueve partidos consecutivos desde finales de octubre hasta finales de diciembre y dijo que estaba empezando a sentirse más cómodo antes de la lesión de tobillo. Si el plan de Quinn puede poner a Vander Esch y Smith en mejores lugares para tener éxito, toda la defensa se beneficiará. Y Vander Esch dice que está "en una misión" para estar físico y mentalmente más saludable que nunca la próxima temporada.

Related Content

Advertising