Randy Gregory reflexiona sobre su largo camino de regreso

Gregory

(Nota: El artículo original fue escrito por David Helman, escritor para DallasCowboys.com, y traducido al español para SomosCowboys.com)

FRISCO, Texas - En las líneas sencillas e implacables del puntaje de caja, el 26 de noviembre fue un día difícil para los Cowboys.

En un día feriado, frente a una audiencia en horario estelar, los Cowboys fueron derrotados por un rival de división para culminar una barrida de temporada. Si el equipo de Washington supera a los Cowboys por el título de la NFC Este, esa paliza 41-16 en el juego del día de Acción de Gracias será una gran parte de la razón.

Al mismo tiempo, un marcador final nunca podría contar la historia completa. El fútbol es un juego jugado por docenas de personas diferentes, con diferentes circunstancias y experiencias: 11 personas únicas que se unen para formar un colectivo.

Eso ayuda a explicar por qué, incluso en el transcurso de una derrota de 25 puntos, fue un día que Randy Gregory no olvidará pronto.

"Tenía a mi novia, mi hija, mis padres, algunos otros amigos cercanos en ese juego", dijo Gregory. "Mi cumpleaños también es esa semana, el 23. Es un juego en casa, uniformes de color rush, jersey alternativo. El solo poder salir y jugar contra un rival como el equipo de Washington".

En gran parte gracias a la pandemia en curso, Randy Gregory ha sido visto en gran medida, pero no escuchado en 2020. Sin el nivel habitual de acceso, es sorprendentemente fácil olvidar que el jugador de 28 años lleva siete partidos desde su primera acción de la NFL en dos años.

A pesar de que ha estado con los Cowboys desde septiembre, luego de la reinstalación de una suspensión indefinida, Gregory no vio su primera acción de juego hasta el 25 de octubre. Para aquellos que llevan un registro, esa es una brecha de 652 días entre partidos de fútbol.

Gregory registró dos capturas y otros dos hits de mariscal de campo en esa derrota de Acción de Gracias. Reconoció que era significativo sobresalir en un escenario tan grande. Pero quizás incluso si no lo hubiera hecho, el simple hecho de estar contribuyendo una vez más no se le escapa.

"Estoy muy agradecido, feliz de estar de vuelta aquí haciendo las cosas que amo, estar con los compañeros de equipo y el cuerpo técnico que tengo", dijo. "Mis padres y mi familia pudieron ir a los juegos y verme jugar y simplemente, ya sabes, reconstruir mi reputación o lo que sea ahora. Estoy realmente agradecido. Sinceramente, es un honor estar en este equipo y seguir siendo valorado en esta liga".

Se ha vuelto difícil documentar el camino sinuoso de Gregory en este punto. Se siente como si hubiera pasado toda una vida cuando cayó al puesto número 60 en el NFL Draft 2015, donde los Cowboys finalmente lo seleccionaron, arriesgándose en que su talento de fútbol superara las preocupaciones de confiabilidad.

Ambos han demostrado ser ciertos hasta cierto punto. Desde el final de su temporada de novato, Gregory ha sido suspendido varias veces por violar la política de abuso de sustancias de la NFL. Se perdió los primeros 14 juegos de la temporada 2016, regresó brevemente en diciembre de ese año y luego fue suspendido para la carrera de playoffs de ese año. A partir de ahí, recibió una suspensión de un año y regresó para la temporada 2018, solo para recibir su suspensión indefinida en febrero de 2019, lo que lo llevó hasta este verano para volver a trabajar.

Solo la historia de ese año pasado es larga, y probablemente no sea una que Gregory esté ansioso por contar. Pero se aseguró de mencionar el apoyo de su psicólogo, sus padres y algunos de sus entrenadores.

"No voy a nombrar a todos, pero ellos saben quiénes son, los que me han ayudado a llegar aquí y continúan ayudándome todos los días hasta este momento", dijo.

Gregory dijo que ha madurado mucho en el transcurso de todo este proceso y está aceptando los desafíos y las obligaciones de ser un profesional, sin mencionar los matices de ser un mejor jugador. Problemas disciplinarios, como los castigos en el juego, plagaron a Gregory en temporadas anteriores, algo que dijo que ha hecho un esfuerzo por mejorar este año.

"Creo que, en general, he tenido un regreso bastante sólido", dijo. "Obviamente, llegó a la mitad de la temporada, así que todavía estoy tratando de seguir mejorando en las prácticas y, con suerte, lo estoy poniendo en el campo el día del partido".

Incluso en medio de una temporada decepcionante, el juego de Gregory ha sido definitivamente un punto brillante. Hasta este punto, ha jugado solo el 20% de las jugadas defensivas de los Cowboys, pero ha logrado producir 12 tacleadas y dos capturas, sin mencionar las 12 presiones de mariscal de campo – que actualmente es el tercero en este equipo.

Sería aconsejable no emocionarse demasiado, demasiado rápido. Gregory comprende mejor que nadie la importancia de hacer las cosas paso a paso. Pero aún así, es intrigante pensar que podría tener el beneficio de una temporada baja completa e ininterrumpida, básicamente por primera vez en su carrera.

Es difícil decir a dónde van las cosas a partir de aquí, pero el hecho de que sea una conversación es un testimonio de la determinación de Gregory. Y para él, eso no parece pasar por desapercibido.

"Yo diría, solo el hecho de que nunca me di por vencido", dijo. "He tenido momentos en los que he dudado de mí mismo, he tenido momentos en los que me he preguntado cómo sería la vida sin el fútbol. Pero lo más importante para mí, de lo que más estoy orgulloso es que nunca me rendí".

Related Content

Advertising