Victor Villalba: Poco rescatable en otra noche del árbol triste

Por enésima ocasión la rivalidad entre Vaqueros y Águilas acaparó la atención del universo de la NFL y por segunda temporada consecutiva el recibir a los pájaros verdes fue en un domingo en la noche.

Luego de una primera mitad loable, tomando en cuenta un 9-7 a su favor, pareciera que Jason Garrett pudiera de alguna manera dar el campanazo de la semana luego de ver como experto tras experto daba por muerto las esperanzas vaqueras ante los resurgidos bonos de los visitantes. 

Poco les duró el gusto, al momento de ver como Carson Wentz, con sus 14 completos de 27 intentos para 168 yardas, sin atrapadas detrás de la línea y dos pases de anotación, controló el resultado final con una contundente victoria 37-9 ante lleno completo del AT&T Stadium de Arlington, Texas.

"Siento que hicimos un buen trabajo de mantenernos dentro del juego en la primera mitad", dijo Garrett después del juego. "Nos dimos una oportunidad saliendo a la segunda mitad y fue obvio que ellos hicieron mucho mejor labor que nosotros en todas las fases del juego durante los últimos 30 minutos del juego. Ellos manejaron el balón a la ofensiva en sus series, canjearon en su zona roja, canjearon en sus conversiones de dos puntos y no pudimos hacer nada de manera consistente a la ofensiva en la parte final del juego. Ellos hicieron lo necesario y nosotros no lo hicimos".

La noche fue el escaparate de Jerry Jones, que junto con el director del Salón de la Fama, David Baker, celebraron el ingreso del célebre dueño y gerente general este pasado agosto al recinto de Canton, Ohio al presentársele su anillo conmemorando su inmortalización entre los grandes de la National Football League.

"Fue en realidad mi aprecio de los fanáticos y mi aprecio para todos los hombres y mujeres que durante décadas han ayudado a construir esta liga", dijo luego del juego Jones en comentarios con respecto a su discurso al medio tiempo. "Me he parado en sus hombros. De eso no hay duda alguna. Fui un aspirante cuando llegué a la NFL. En realidad resulté ser mejor de lo que debería alguna ves haber sido. Me ha inspirado a tal grado. Quise hablar con la verdad en cuanto a siempre luchar para hacerlo mejor. Eso es lo que hago y eso es lo que voy a estar haciendo. Ese fue un mensaje al estadio y a nuestros fanáticos".

Con todo y los manteles largos en su majestuoso palacio, para el equipo de Jones los nubarrones están ahora plenamente a la vista, opacando el horizonte de una manera indudable, y aun con la noción de que su marca de 5-5 todavía presenta una oportunidad para un posible pase a la gran fiesta como comodín, el ser doblegado sin timón en una segunda mitad para el olvido es sufrir las de Caín... o Moctezuma... o el propio Hernán Cortez en aquella noche bajo ese susodicho árbol de lágrimas. 

Todo comenzó con unos Vaqueros que recibieron la patada de salida al ver como las Águilas ganaron el volado inicial pero prefirieron entregar el balón para recibir posesión al comenzar la segunda mitad. Un espectacular regreso de Ryan Switzer hasta la yarda 37 de Philadelphia ponía de pie al respetable, que pudieron de pronto celebrar la expectativa de un comienzo positivo.

Lo malo fue que un pase incompleto con Dez Bryant en tercera y tres forzó a Mike Nugent a conectar un gol de campo de 48 yardas para los puntos de la quiniela. La realidad es que el dejar dinero en la mesa cuando está servida representa la pérdida de una oportunidad irremplazable, siendo el adagio que hay que sumar de siete en siete.

Wentz se puso a trabajar desde su propia yarda 25 combinando pases y acarreos con el receptor abierto Torrey Smith junto con los corredores LeGarrette Blount, Kenyon Barner y Jay Ayaji para una expedita serie ofensiva de ocho jugadas para 75 yardas y 4:19 del reloj de juego culminando con el clavado de Barner desde la yarda cuatro de los Vaqueros.

"Plan de juego y llegarles a los esquemas, todos tienen un rol", dijo el corredor Corey Clement luego de sus 50 yardas en seis acarreos para un juego terrestre visitante que sumó un total de 215 yardas. "Yo tengo un rol específico, LaGarrette, Smallwood, Kenyon, Jay... ahí no somos egoístas. El tener a cuatro en la rotación, significa mucho porque las defensivas en realidad no pueden mantener el paso con el estilo de juego terrestre que tenemos".

La siguiente ofensiva vaquera comenzó con otro regreso de Switzer, esta ves a la 26 propia, y luego de mostrar promesa con cuatro primeros y dieces, fue de nuevo un pase incompleto con Bryant en tercera y siete desde la nueve de la Águilas que instó a Nugent el conectar su segundo gol de campo.

De aquí fueron ofensivas inoperantes de ambos equipos e inclusive con dos intercepciones de Prescott, con una defensiva de casa que respondió al reto al no permitir daño alguno. De pronto los Vaqueros armaron una serie de 15 jugadas para 59 yardas quitándole 7:19 al reloj, pero para colmo se tuvieron que conformar con un tercer gol de campo de Nugent de 47 yardas para un endeble 9-7 al descanso.

"Si estaba sorprendido", dijo el corredor Alfred Morris con respecto a mantenerse en el juego en la primera mitad. "Ahí estábamos y siento que no salimos a ejecutar, como que no salimos a terminar, así como lo hicimos en la primera mitad. No puedes ganar juegos así, el esperar conseguir goles de campo y ganar juegos. Eso se nos regreso con creces. El marcador, en realidad no creo que fue indicador de como jugamos hoy.  Nosotros no pudiendo terminar es realmente la razón del porque se dio este resultado. La defensiva hizo un buen trabajo hoy, nos estuvieron regresando el balón y logrando paradas en seco, los estaban controlando, ellos tenían apenas siete puntos en la primera mitad y ellos regresaron y anotaron 30 puntos sin respuesta. Eso es culpa nuestra a la ofensiva, eso es sobre nosotros por no poder poner más puntos en la pizarra.  No puedes anotar nueve puntos y esperar ganar un juego en la NFL".

El tercer cuarto fue todo verde, donde abrieron por diseño con posesión del balón para abrir boca con una eficiente serie de ocho jugadas para 75 yardas utilizando 4:04 del reloj de juego y un acarreo de once yardas del novato Clement para entrar a las diagonales. De pronto, se la jugaban para dos puntos, ya que su pateador Jake Elliott había entrado al protocolo de conmociones cerebrales desde el primer cuarto con algún contacto desapercibido luego de fallar un intento de gol de campo. 

"Cuando me enteré que Jake estaba siendo evaluado, en ese punto, entré a la idea de jugármela en cuarta oportunidad en rangos de gol de campo y en realidad, las series ofensivas fueron como que sin pensarla conversiones de dos puntos", aseveró el entrenador en jefe Doug Pederson luego de la victoria que los pone en la punta de la liga con marca de 9-1. "Entramos con un par de jugadas de dos puntos y siempre tenemos las jugadas en la zona roja donde nos podemos respaldar. Simplemente tuvimos un buen plan. Los entrenadores estaban bien preparados en esa situación.  Es desafortunado pero es afortunado que tuvimos tantas jugadas para obtener dos puntos".

No solo convirtieron este para el 15-9, pero en la siguiente serie les rompieron la espalda a los de casa de una manera más que macabra cuando en segunda y seis desde su propia yarda 14 el corredor Jay Ajayi se abrió camino con una escapada de 71 yardas hasta la 15 de los Vaqueros. 

En tercera y seis desde la once un dardo con Smith de Wentz de nuevo ponía a trabajar la alineación de conversión de dos puntos, que con pase para el receptor abierto Alshon Jeffery alzaron el marcador 23-9 con 5:40 restando en el reloj del tercer período.    

De aquí para el real, no hay mucho que analizar. Un pase de 17 yardas con Jeffery para anotación para luego ver como Prescott fue hostigado por el novato primera ronda colegial de los Voluntarios de Tennessee Derek Barnett, causando un balón suelto que recogió Nigel Bradham con destino a las diagonales que selló el juego fue básicamente la resolución.

"El obvio común durante las últimas dos semanas es como hemos jugado en la primera mitad y como hemos jugado en la segunda mitad", agregó Jones. "En realidad es la cosa más al corriente que tengo en mi mente – como fue que Philadelphia se puso al frente y de veras nos la trajeron en la segunda mitad. Yo pensé que nuestra defensiva estaba jugando bien. Pensé que nuestra ofensiva dejó ir oportunidades en la primera mitad.  Ciertamente estoy viendo lo que no hicimos en la segunda mitad, y se que el resto del equipo también".

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Related Content

Advertising