Zeke se disculpa con el equipo; Promete solucionar problemas

zeke

(Nota: El artículo original fue escrito por Jonny Auping, escritor para DallasCowboys.com, y traducido al español para SomosCowboys.com)

FRISCO, Texas - El mensaje de Ezekiel Elliott a sus compañeros de equipo el lunes por la noche después de las pésimas actuaciones de él y el equipo en el partido contra los Cardinals incluía una disculpa y una promesa. La disculpa, en su mente, era necesaria para que él y el equipo siguieran adelante.

"Solo quería hacerles saber lo terrible que me sentí", dijo Elliott sobre su mensaje en el vestidor después de la derrota. "Se supone que soy un tipo en el que este equipo puede confiar y apoyarse cuando las cosas se ponen difíciles".

Las cosas ciertamente se pusieron difíciles en su derrota 38-10 ante Arizona, y aunque hubo culpa más que suficiente, los dos balones sueltos de Elliott en la primera mitad no les hicieron ningún favor a los Cowboys. Aún más alarmante es el hecho de que, en medio de las luchas de los Cowboys al comienzo de la temporada, el corredor ahora tiene cinco balones sueltos en seis juegos. Nadie duda de que Elliott es un corredor peligroso, pero se puede argumentar que en 2020 ha sido una responsabilidad mayor para su propio equipo.

Los balones sueltos son una estadística peculiar. A veces es una mera cuestión de mala suerte. A veces se trata de un descuido del balón. Y una vez que algo sucede suficientes veces, al igual que con cualquier cosa en los deportes, puede convertirse en un problema mental.

Elliott le dijo a los medios el miércoles que está abordando el problema esta semana evaluando la cinta y viendo imágenes de cada error en su carrera, tal vez buscando problemas con los que se estaba saliendo con la suya al principio de su carrera y que ahora lo están alcanzando.

"Eso es lo que he estado haciendo esta semana, simplemente estudiando mis balones sueltos y viendo lo que hice mal y lo que podría estar haciendo para asegurar mejor el balón", dijo Elliott.

Obviamente, Elliott no quiso decir públicamente lo que encontró en esa cinta para no dar consejos adicionales a la defensa de Washington esta semana, pero afirmó que en realidad no es una cosa específica y que, en última instancia, tiene que dejar de ponerse en posiciones vulnerables.

Una mejora en la producción y seguridad del balón de Elliott no resolverá los problemas de la defensa. No curará la línea ofensiva. Y no convertirá a Andy Dalton en Dak Prescott. Pero les daría a los Cowboys un líder a seguir. Prescott fue la brújula hacia la que toda la plantilla miró para creer que podían superar cualquier déficit y, lo más importante, lideró con el ejemplo.

Elliott dijo que sabe que tiene que ampliar su rol de liderazgo ahora que Prescott está fuera de juego por el resto de la temporada.

"Creo que hago un poco, solo porque Dak carga mucho ese papel", dijo Elliott. "Ese vacío tiene que ser llenado".

Ese liderazgo comienza con la responsabilidad. Su disculpa a sus compañeros de equipo el lunes por la noche marcó esa casilla. Pero termina con la producción, y la promesa que hizo después de su disculpa más que insinuaba resultados.

"Prometí que iba a cambiar las cosas para este equipo", dijo.

Elliott tendrá que correr detrás de una línea ofensiva maltrecha que consiste principalmente en jugadores de reserva. Las defensas opuestas no estarán preocupadas por la amenaza que Prescott usó para imponerles. Y la defensa de los Cowboys probablemente seguirá cediendo puntos. Pero la promesa de Elliott se basa en un hecho crucial que señaló el miércoles.

"Seguimos siendo los primeros en nuestra división", declaró Elliott. "Todavía tenemos las llaves de nuestro futuro".

Related Content

Advertising