Vaqueros sin la vara mágica en los pantanos de New Jersey

Con el campeonato divisional al alcance de estos Vaqueros en esta jornada 14, lo que se vio ante Minnesota con una ofensiva estancada fue a fin de cuentas en esta ocasión el acabose para los pupilos de Jason Garrett al caer al son de 10-7 ante los Gigantes.

Ante los Vikingos Dak Prescott y compañía convirtieron en solo una ocasión de  nueve en tercera oportunidad, y ahora ante los Gigantes fue aun mas preocupante el ver como fue apenas 1 de 15 en estas conversiones. Algunos pases de Prescott fueron dejados caer por los Vaqueros que pudiera haber sido factor en la confianza del mariscal de campo azul y plata, considerando que después de la anotación con Terrance Williams en jugada rota de la defensiva contraria, fueron 13 posesiones consecutivas sin anotación alguna.

Bajo un clima netamente invernal, ambos equipos tuvieron que lidiar con la Madre Naturaleza. Ezekiel Elliott pudo sobrellevar el centenar con 107 yardas en 24 acarreos, pero para Prescott fue el otro lado de la moneda con dos intercepciones, tres capturas y un rating de 45.4, mientras que Eli Manning también batalló con un rating del 78.7 con sus propias tres capturas y un pase interceptado. Por la defensiva vaquera no quedó, ya que provocaron tres intercambios de posesión, pero se fueron con las manos vacías en cada ocasión a la ofensiva, algo que los equipos con mote de campeones no se dan el lujo de hacer.

Ante un público rabioso y un marco netamente invernal, vamos a los cinco momentos clave de este cotejo que resultó en la victoria del equipo de casa.

Momento 1. Ofensiva vaquera da el primer zarpazo. Los Gigantes ganaron el volado inicial y pidieron el balón para abrir boca.  La primera serie de los Gigantes resultó en un primero y diez pero luego de un castigo se estancaron y fueron obligados a la patada de despeje de Brad Wing.  Los Vaqueros también fueron neutralizados, tres y fuera, y se sentía de plano que el clima gélido en el MetLife Stadium en East Rutherford, New Jersey haría presa de ambas ofensivas. De hecho, fueron las defensivas que se dieron al tu por tu en este encuentro, a parte de escogidas jugadas explosivas por parte de ambos lados. Los Gigantes de nuevo tres y fuera, y Prescott de pronto estaba en su propia yarda 33 luego de la patada de Wing.  Aquí los Vaqueros tuvieron su serie mas larga, con diez jugadas tomándoles 4:06 del reloj de juego y 67 yardas, donde le dieron el balón a Elliott con la usual tónica y desde la 31 de los Gigantes, Prescott encontró a Williams solo y su alma en el centro del campo para verlo correr desde la 20 a las diagonales para el 7-0 en el primer cuarto del juego.

Momento 2.Dejando dinero en la mesa. Ya hacia el término de la primera mitad y el marcador 7-0, la defensiva de los Vaqueros dejaba en cero al contrario luego de la primera mitad. Después de la anotación de Williams, fueron series con intercepción, despeje, despeje, despeje y de pronto el balón con 0:32 en la yarda 21 de su propio campo. Cole Beasley hizo acto de presencia, junto con Lance Dunbar y el propio Williams con pase de 18 yardas tenía el balón en la 37 contraria dejando solo dos 'ticks' en el reloj de juego. Se alineaban los planetas ya que los Vaqueros estaban a punto de anotar otros tres puntos con el dedo pulgar del pie de Dan Bailey considerando también que recibirían la patada de salida en la segunda mitad. En esta velada fría el intento de 55 yardas de Bailey pegó en el travesaño y los Vaqueros se fueron al descanso 7-0 en un juego donde tres puntos fue a fin de cuentas la diferencia entre ganar y perder.

Momento 3. Conversión crítica para los de casa. Comenzaba el tercer cuarto y de nuevo la defensiva 'Big Blue' neutralizaba a la poderosa ofensiva vaquera, que tuvo 266 yardas totales, más de 130 yardas menos en su promedio hasta la jornada 14 de la NFL. Los Gigantes tampoco pudieron obligando a otra patada de Wing, y en esta ocasión la defensiva gigante se creció para impedir siquiera un primero y diez para Prescott. Chris Jones cediendo patada de despeje que fuera pura mantequilla para Odell Beckham Jr. que la tocara involuntariamente pero para mala fortuna lo que le diera la victoria en Minnesota con el balón suelto en equipos especiales causado y recuperado por Kyle Wilber, aquí no se avivaron los especialistas vaqueros. Vendría la mejor ofensiva de los Gigantes de once jugadas quitándole 4:49 del reloj de juego, culminado con un gol de campo de Robbie Gould de 39 yardas para ponerse en la pizarra. La jugada clave fue la conversión en cuarta y tres desde la 37 de los Vaqueros con pase de Eli Manning para Sterling Sheppard de 14 yardas.

Momento 4. Mostrando ser mortal. Durante esta racha de once victorias consecutivas el constante y sonante ha sido el mariscal de campo novato Dak Prescott. Semana tras semana se ha mostrado amo del emparrillado con su tranquilidad y destreza, pero más aun la falta de errores mentales al momento de salir de la bolsa por piernas o queriendo arriesgar pases con alto grado de dificultad. Por su lado, hablábamos de la necesidad de ver a Dez Bryant siendo una parte integral de poder salir de los pantanos de New Jersey con otro título divisional a costa de su rival divisional. Luego del gol de campo de Gould, los Vaqueros tomaron el balón en su propia 23, y con un acarreo de Elliott y otro pase a Beasley, los Vaqueros tenían el balón en su propia 49 con vistas a seguir arriba en el marcador. En tercera y quince Prescott arriesgó fuera de carácter buscando pase profundo con Bryant que fue interceptado en gran jugada por el esquinero reserva Leon Hall. De aquí Bob McAdoo hizo caso del adagio de ir a la yugular después del error, con pase corto de Manning al centro del campo con Beckham que encontró el lado flaco de la secundaria y corrió las 61 yardas para la anotación que con el punto extra de Gould, que había fallado tres puntos extra hasta esta jornada 14, se ponían arriba 10-7, justamente el marcador final.

Momento 5. De nuevo el grande resulta ser el chivo. Se abría el último período y los Vaqueros de nuevo eran nulificados a la ofensiva teniendo que ceder el balón con la patada de despeje de Jones a la 34 de los Gigantes. En una noche poco ofensiva por ambos bandos, Manning se puso a trabajar logrando tres primeros y diez y de pronto el balón en la yarda 22 de los visitantes con hambre de entrar a las diagonales. En segunda oportunidad el esquinero Anthony Brown interceptó envío para Victor Cruz y de nuevo la defensiva le ponía la mesa a la ofensiva para que buscaran remontar el marcador. Al no poder mover las cadenas, y intercambiar patadas de despeje, comenzaban a terminarse los gránulos del reloj de arena para los Vaqueros. Con 2:39 restando posesión en su propia 24, estaba la mesa servida para un milagroso regreso para la victoria en esta mágica temporada. Un pase incompleto con Beasley con un avance corto en pase pantalla con Dunbar forzaba de nuevo una tercera oportunidad para Prescott. Y como para el propio Ripley, pase completo en el centro del campo con Bryant para el primero y diez, pero el esquinero Janoris Jenkins tomó del brazo al receptor monstruo de los Vaqueros para el balón suelto recuperado por el profundo Landon Collins. De aquí fueron patadas de ahogado para los Vaqueros que tendrán que esperar otra semana para ver si ante los Bucaneros de Tampa Bay en otro Domingo en la Noche pueden asegurar el título divisional rumbo al tan ansiado primer sembrado de la NFC en la gran fiesta.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Related Content

Advertising