En Resumen: Cowboys pierden en lunes por la noche, 38-10

zeke

(Nota: El artículo original fue escrito por Kurt Daniels, editor de Dallas Cowboys Star Magazine, y traducido al español para SomosCowboys.com)​

El 16 de noviembre de 1970, los Dallas Cowboys jugaron su primer partido en Monday Night Football, un enfrentamiento contra los entonces rivales de división, los St. Louis Cardinals. Dallas cayó 38-0, lo que fue la derrota más fea en la historia de la franquicia en un juego de lunes por la noche.

Unos cincuenta años después, los matices de esa debacle vinieron a la mente cuando los Cowboys fueron derrotados por los ahora Arizona Cardinals, 38-10, el déficit de 28 puntos empató en el tercer peor lugar en un lunes, y la mayor diferencia en la noche desde que también perdieron por 28 en 2004 ante los Philadelphia Eagles.

Como ha sido el caso durante todo el año, gran parte del daño de los Cowboys fue autoinfligido con cuatro pérdidas de balón que llevaron a 24 puntos de Arizona. Durante la temporada, Dallas ha permitido 84 puntos en pérdidas de balón, la mayor cantidad en la NFL. El equipo también ha entregado la mayor cantidad de balones (15) y está en último lugar en diferencial de pérdidas de balón (menos-12). 

El primer juego de Andy Dalton como mariscal de campo titular podría considerarse una decepción. Terminó con 266 yardas por aire con dos intercepciones y un touchdown para un índice de pasador de solo 65.8.

No es que tuviera mucha ayuda. Ezekiel Elliott, quien muchos pensaron que llevaría una carga más pesada en ausencia de Prescott, terminó con solo 49 yardas por tierra y dos costosos balones sueltos. En total, los Cowboys terminaron con 344 yardas de ofensiva.

Que estuvo muy por debajo de los 438 que acumuló Arizona. El mariscal de campo Kyler Murray no tuvo que hacer mucho trabajo en el juego aéreo, ganando solo 188 yardas por aire. Pero tuvo dos pases de touchdown mientras sumó otras 74 yardas por tierra. 

El juego terrestre del oponente nuevamente dominó la defensa de Dallas, ya que los Cardinals corrieron para un total de 261 yardas, Kenyon Drake lideró el camino con 164 yardas terrestres y dos touchdowns también.

A pesar de la puntuación final, el inicio del partido ciertamente fue un poco lento ya que ambas ofensivas tuvieron dificultades moviendo el balón. Los Cardinals despejaron en cada una de sus primeras tres posesiones, la primera vez en esta temporada que los Cowboys han mantenido al oponente sin anotaciones en el primer cuarto.

Pero Dalton y compañía también despejaron en sus dos primeras series, yendo tres y tres en ambos intentos. Incluso entonces, podría haber sido peor ya que el mariscal de campo escapó de una intercepción cercana y un casi safety en el proceso.

Sin embargo, las cosas empeoraron en el segundo cuarto. Mucho peor. 

En las siguientes dos posesiones de los Cowboys, Elliott tosió el balón y los Cardinals recuperaron el premio en ambas ocasiones. Eso le dio a Elliott cinco balones sueltos en seis juegos esta temporada, cuatro de los cuales fueron perdidos. Su récord personal de balones sueltos en una temporada es de seis, en 15 juegos en 2018. 

Arizona aprovechó las entregas de balón, convirtiendo ambos logros en touchdowns. Los Cardinals comenzaron la primera serie en su propia línea de 46 yardas, y luego de convertir un cuarto y 1 en la yarda 18 de los Cowboys, llegaron a la zona de anotación dos jugadas más tarde cuando Murray lanzó un pase de pala al receptor Christian Kirk quien venció a la defensa hasta el pilón para la primera puntuación del juego. 

Dos minutos y medio después, los visitantes celebraban otro touchdown. Habiendo recuperado el balón suelto de Elliott en la yarda 27 de Dallas, los Cardinals no tuvieron problemas para cruzar la línea de gol, y el corredor Drake obtuvo los honores con una carrera final de 1 yarda.

Y cuando llueve, llueve a cántaros. Los Cowboys no solo tendrían que salir de otro gran agujero, sino que también tendrían que hacerlo sin Zack Martin, quien se vio obligado a abandonar el juego debido a una lesión a principios del segundo cuarto. Eso dejó a una línea ofensiva que de por sí estaba sin su centro, su tackle izquierdo y tackle derecho titular, y ahora sin los servicios de su guardia derecho All-Pro.

Con Tony Pollard insertado en la posición de corredor para iniciar la próxima serie de los Cowboys, el equipo logró entrar en territorio de los Cardinals, pero se estancaron en la yarda 45 del visitante y se vieron obligados a despejar. Una jugada y 80 yardas después, el marcador estaba 21-0, ya que Kirk pudo pasar a la secundaria de Dallas y lanzar una bomba a Murray para un touchdown fácil. 

Los Cowboys finalmente tuvieron la oportunidad de anotar un touchdown ellos mismos justo antes de la mitad cuando Dalton lanzó un pase de 16 yardas a Michael Gallup quien estaba abierto en la zona de anotación. Pero el receptor dejó caer el balón, dejando a Greg Zuerlein patear el gol de campo para los primeros puntos del equipo.

Por tercera vez en cuatro partidos en casa, los Cowboys llegaron al descanso del medio tiempo con al menos 17 puntos de desventaja. En los dos primeros, pudieron remontar, derrotando a los Falcons en la Semana 2 y cerrándose a tres puntos antes de perder ante los Browns en la Semana 4.

No habría tal regreso en este. 

Especialmente después de que Dalton lanzó una intercepción en la primera posesión del equipo en el tercer cuarto. Aunque pareció que los Cardinals interfirieron con el receptor CeeDee Lamb en la jugada, los árbitros no lanzaron ningún pañuelo.

El siguiente drive de 79 yardas y nueve jugadas de Arizona vio a Drake tener carreras de 20 y 22 yardas, sus dos acarreos más largos de la temporada. Murray, sin embargo, corrió hacia la zona de anotación después de que un castigo por interferencia de pase a los Cowboys en la zona de anotación pusiera el balón en la yarda 1.

Con eso, no quedaba mucho por hacer más que jugar el reloj, el resultado ya estaba decidido.

Los Cowboys intentaron otro gol de campo en el tercer cuarto, pero el intento de 58 yardas de Zuerlein flotó por la derecha. Luego pudieron llegar a la yarda 16 de Arizona al comienzo del último cuarto, solo para que Dalton lanzara su segunda intercepción de la noche, una atrapada en picada por parte del profundo de los Cardinals, Budda Baker.

Eso, por supuesto, llevó a Murray a conectar con el receptor abierto DeAndre Hopkins para completar 60 yardas y tres puntos más, y los Cardinals se conformaron con un gol de campo de 26 yardas.

Dallas logró cruzar finalmente la línea de gol con poco menos de tres minutos restantes, el equipo realizó una serie extendida de 18 jugadas que terminó con Dalton encontrando al receptor Amari Cooper en la zona de anotación para completar una yarda. No hace falta decir que fue demasiado tarde.

Luego, quizás agregando insulto a la situación, con los Cardinals contentos de agotar el tiempo, el equipo vio a Drake romper la línea de golpeo y correr 69 yardas para el touchdown para terminar la noche.

Después de esa derrota ante los Cardinals hace medio siglo, los Cowboys ganaron sus últimos cinco juegos de temporada regular y las dos primeras rondas de los playoffs para llegar a su primer Super Bowl. Y a pesar de caer a 2-4 en esta temporada, los Cowboys todavía están en primer lugar en la NFC Este. 

Sin embargo, la idea de otra carrera hacia el juego de campeonato parece estar muy lejana.

Related Content

Advertising