5 Claves del Juego: Buccaneers vs Cowboys — se abre la temporada 2021 en la bahía floridiana

5-Claves-del-Juego--Buccaneers-vs-Cowboys----se-abre-la-temporada-2021-en-la-bahía-floridiana-hero

Los meses más largos del año ahora si llegan a su fin.

Para la Nación Vaquera el tener al equipo de Jerry Jones en escenario estelar no es ninguna sorpresa, aun cuando desde la temporada 2002, cuando se inauguraron estas patadas de salida en jueves, se acostumbra tener, por lo general, al actual campeón y sub-campeón como parte de este juego estelar de manera de distinguir lo mejor de la liga.

En este caso, la marca del 2020 de los Cowboys parece irrelevante en comparación a una antesala donde los pupilos de Bruce Arians llegan como amplios favoritos, por ocho (8) puntos inclusive, y se miden ante unos Cowboys que buscan resurgir en todos los departamentos bajo una pertinaz "neblina" que los aquejó durante la pretemporada.

El drama azul-plata nunca duerme.

Los integrantes de la caravela pirata presumen el regreso de sus 22 tripulantes titulares, algo inverosímil en esta era de movimientos de jugadores, especialmente equipos cuyo éxito culminó al alzar, en su propio Raymond James Stadium de hecho, el trofeo Vince Lombardi como campeón con su victoria 31-9 sobre los Jefes de Kansas City. Los esfuerzos de Arians junto con su gerente general Jason Licht merecen verdaderas fanfarrias al determinarse el encontrar la manera de lograr tan anhelada continuidad.

Tom Brady llega luego de ver acción en la pretemporada, su línea ofensiva sigue intacta y la defensiva armada por el coordinador defensivo Todd Bowles parece un verdadero energúmeno rumbo a este anticipado juego. Por el lado de los Cowboys, Dak Prescott verá su primera acción desde la semana cinco del 2020 y dependerá mucho del muy anticipado debut de la defensiva de Dan Quinn que tanto pueden preocupar al equipo anfitrión.

Mucho que digerir, y con esta mesa servida, les paso mis 5 Claves del Juego .

Clave 1. Al ritmo de las olas. No hay ninguna duda que la pretemporada sirve para establecer un ritmo en el campo de juego, en cuanto a la limitada actuación de los titulares. Del lado ofensivo este tipo de actividad puede o no ser vital, considerando que hay momentos donde el riesgo a una pieza vital en juego insignificante pone en relieve la decisión, por ejemplo, de sentar a Ezekiel Elliott, cuyo físico parece estar en las mejores condiciones entrando a su sexta temporada. Para este juego de apertura será interesante ver como sale la ofensiva de Kellen Moore, considerando lo mencionado. Seguro habrá la idea de establecer algo de continuidad en el juego terrestre, con Prescott estirando las piernas en salidas de la bolsa programadas en busca de pases pantalla con receptores abiertos, alas cerradas y corredores. De ganar el volado incial, ¿será que opten tomar el balón para de inmediato ponerse a trabajar en este departamento? No hay duda que los Bucaneros llegan sin esta ansiedad de ver a su ofensiva en el campo por primera vez, y la gran pregunta es si esto afectará como salen los visitantes con el balón bajo centro en sus primeras series ofensivas.  

Clave 2. Mejoras defensivas al rojo vivo. La defensiva vaquera va a mejorar, no duda de ello. Ya con el 2020 en el espejo retrovisor, la esperanza es que la inyección de Micah Parsons, el ver a Leighton Vander Esch más en su elemento y un Jaylon Smith sin cargar con el mundo tiende a ser un mejor panorama para la presente temporada. No hay duda que Keanu Neal también será elemental, y de especial interés sera la proyección del novato Jabril Cox en aquel talón de aquiles que fueron las coberturas tanto de alas cerradas como corredores en el juego aéreo por las bandas. Esa moneda esta en el aire, pero lo que no tiene vuelta de hoja es la necesidad de que Demarcus Lawrence, Randy Gregory y Dorance Armstrong se aparezcan en escena desde la voz de ya. Si no le llegan a Brady, si no lo despeinan desde un principio, pudieran terminar sentados debajo del árbol en una noche triste, porque ni los renovados planteles de apoyadores, esquineros y profundos podrán salvarlos.  

Clave 3. Guardaespaldas siempre bajo la lupa. La suerte macabra de los Cowboys sigue levantando la mano, y en esta ocasión la salida de Zack Martin es solo otro capítulo más en el libro de maleficios que aplaca las esperanzas del club con cada vuelta de la esquina. Martin es, según Elliott, el "mejor jugador del equipo", y el no tenerlo ante los Bucs significa no llegar con el tanque lleno. Se habla de Connor McGovern en su lugar, pero de ahí al real, Brandon Knight y el novato Matt Farniok estarían en la sala de espera. Por otro lado La'el Collins sigue con el malestar en el cuello, el tan comentado "stinger" que lo margino de prácticas, mientras que el refuerzo Ty Nsekhe, cuyo mote es tackle derecho/izquierdo reserva también trae un malestar en el pie. Lo cierto es que en el caso de comparar una quinteta ante la otra, la del coordinador ofensivo Byron Leftwich llega bastante enterito con la consigna de mantener de pie a su estelar líder ofensivo, mientras que Prescott de nuevo tendrá que lidiar no solo con saltar a la grama por primera ocasión en mucho tiempo, pero sin la tranquilidad que tener a su muralla intacta. 

Clave 4. No le dicen el GOAT por nada. La temporada 2020 para Tom Brady fue algo para el propio Ripley. Dejó en el pasado sus logros con los Patriotas de Bill Belichick, llegó a Tampa con un equipo del montón, de pronto andaban diambulando 7-5 a medio camino con dimes-y-diretes con Arians, se enderezaron, pasaron como equipo comodín jugando de visitante ante Washington, Nueva Orleans y Green Bay, y por primera vez en la historia de la liga, se convirtieron en el único equipo en ganar el Súper Tazón en su propio patio. No por algo le dicen el "greatest of all time" o GOAT. Merecido sin discusión. Y para este juego, pues armas tiene, las mismas que tuvo en aquella recta final con los Evans, Godwin, Brown, Gronkowski, Brate, Jones, Fournette y su centro Ryan Jensen lidereando su línea ofensiva. Si lo dejan trabajar desde un principio, no hay duda que los hará pagar, porque su equipo de momento tiene todas las de ganar comenzando con el hecho que llegarle no es fácil, y de no hacerlo el interceptarlo tampoco lo será.  

Clave 5. Que hay de especial. Los momios en cuanto a puntos totales anda en 52.5, que dentro de lo que cabe, no es un número muy alto. Ahora, el poder mantenerse en el juego pudiera significar aprovechar los intentos de goles de campo, e inclusive, porque no, se pudiera decidir este juego con un puntapié en el último cuarto. De ser así, la ventaja está del lado de los anfitriones, tomando en cuenta que la continuidad de Ryan Succop de momento es mejor que la que trae Greg Zuerline. Ambos han estado con varios equipos, son experimentados y pueden sacarla del parque en patadas de salida, pero el descartar que Zuerline vió poca actividad es cegarse a la posibilidad de un desaguizado en el peor de los momentos. Los pateadores de despeje también son gente de experiencia, Bradley Pinion por un lado y Bryan Anger del otro, mientras que los regresadores de patadas de despeje y de salida dependerán del trabajo que sus compañeros en coberturas y bloqueos hayan desempeñado en la pretemporada. Con los momios a favor de los Bucaneros, será de especial interés ver si John Fassel busca algún desequilibrio instantáneo al sacarse algo de la chistera.

Related Content

Advertising