Advertising

5 Claves del Juego: Cowboys vs Giants

Cowboys vs Giatns

Con la corona divisional en la mano, los Dallas Cowboys hacen su peregrinaje anual a los pantanos de East Rutherford, New Jersey para enfrentar a unos Giants pensando más en cumplir el compromiso luego de una temporada regular para el olvido.

Tal parece que la consigna de esta semana en cuanto a Jason Garrett fue el explicar como va a descansar a sus titulares sabiendo que este juego de cierre de temporada es de mero trámite.  No hay duda que se buscará darle un respiro a ciertos jugadores clave, en particular un Zack Martin que sigue en pleno plan de recuperación hacia el nivel que lo hace uno de los mejores guardias de la liga.  

Otros, por su propia importancia estratégica, verán las suficientes repeticiones para desquitar toda la coreografía que conlleva el arribar al estadio para un juego, el prepararse, el régimen de calentamiento y el sentir el rigor de los primeros embates de la confrontación.  

Estos juegos de mero trámite son un ejercicio en plena futilidad en cuanto a predecir en realidad que es lo que va a pasar.  Es hasta mas impredecible que cualquiera de las cuatro versiones de juegos de pretemporada, desde el primero con una sola serie de los titulares para luego ver el resto de la larga lista por evaluarse.

Hasta el tercero de pretemporada siendo el ensayo final, desde un principio saliendo los titulares a jugar toda la primera mitad para luego salir con ajustes en mente de ambos lados del balón abriendo la segunda mitad.  La diferencia es que este no tiene como propósito evaluar a ninguno de los protagonistas, unos que irán a la gran fiesta mientras que los otros rumbo a su local vacacional predilecto.  Imposible el poder predecir un resultado final bajo este tipo de ambiente.             

Durante la era Parcells de los Cowboys el gran estratega llegó a decir que fuera juego que fuera siempre se aprendía algo de cada victoria, a diferencia de una derrota por insignificante que fuera el juego. La idea de salir con una actitud de ser el mejor de los dos equipos, ejecutar un plan de juego y ganar es siempre la consigna, pero en estos juegos de completa irrelevancia es hasta más difícil el mantener el enfoque y esto, claro, es parte de la consigna de los entrenadores.       

Pero fuera lo que fuera, este compromiso pactado para la semana 17 de la temporada regular será desde el MetLife Stadium con patada al filo de las doce del mediodía tiempo central de la unión americana.    

Para las cinco claves del juego les tengo estas observaciones.

Clave 1 –  Mantener el ritmo.   La edición 2018 de los Dallas Cowboys logró el primer cometido en la lista de metas que se escribiera en el campamento de entrenamiento, comenzando con el ser el campeón divisional.  Palomilla. Todo eso de que la división es una broma y demás se puede aventar por la borda considerando que tal hazaña es un pase a la postemporada, y aparte recibiendo el primer juego en casa.  Que los Vaqueros sobrevivieron mas que nada la llegada en lugar de dictar sus propias condiciones es claro, y aun se sigue sintiendo una racha de seis ganados en siete juegos en los huesos. Este ritmo es importante, este vaivén que fue interrumpido por aquella desaventura en Indianápolis pero que de ahí ha sido dictado por una defensiva sofocante y artera.  Por el lado de la ofensiva, habrá un momento de ya darle paso al reserva, pero por el lado defensivo quizá sea la consigna la de colgar la blanqueada sobre su histórico rival y seguir en busca de ser la pieza clave rumbo a la gran fiesta.         

Clave 2 –  Saber cuando.  En el mundo de los emparrillados el balance es clave.  Tener un balance en todos los departamentos significa que se puede compartir la carga y no hay ningún grupo en particular que tiene que cargar de más. Tan ansiado balance se torna hasta mas interesante cuando se habla de un juego sin más significado que la esperanza que nadie se lesione, el en momentos despreciable juego de mero trámite.  Ni hablar, se juega como todos los demás. El balance en este caso se refiere mas al encontrar el filo de trabajar a los elementos clave rumbo a la postemporada sin perder ritmo, sin la presión de dar un paso en falso, como lo ha sido en casos anteriores donde el descansar airadamente a todo mundo costó viabilidad competitiva al final del día.  Pudiera verse un juego lleno de acarreos de Darius Jackson junto con Rod Smith, y porque no, dejar como espectador a tan vital herramienta en Elliott porque se sabe lo que se tiene ….. pero no congelarlo, simplemente usarlo menos y saber cuando es el momento de decir cuando no es necesario tirar todo al asador para ganar un juego sin significado alguno. 

Clave 3 –  De pronto alguna sorpresa.  Con la moneda en el aire los pupilos de Jason Garrett tendrán también la oportunidad de manejar su propio juego y sin poner de por medio una estrategia de vida o muerte se pudiera ver de pronto alguna jugada de laboratorio, en particular en equipos especiales.  La posible reaparición del receptor abierto Tavon Austin pudiera de pronto darle a Prescott un verdadero hangar de opciones por aire junto con Michael Gallup y la aurora boreal Amari Cooper, y de ser así porque no darle una estirada al campo de juego con una verdadera artillería de largo metraje.  Reversibles jet pudieran regresar luego de desaparecer del arsenal en las últimas jornadas, pero como de costumbre en el mundo predecible en el que vive la ofensiva azul y plata se comenzará en busca de los logros cortos y repetitivos.   

Clave 4 –  Reservas a una jugada.  Dentro de las mantras que carga el ambiente en The Star in Frisco es la del proceso. Este juego es una excelente manera de ver en carne propia lo que significa un compromiso con este manto de insignificancia pero donde también por ser una verdadera posibilidad de ver vaciar la banca en todos los departamentos se ejercita ese otro mensaje, el afamado y mencionado, “next man up …..” o sea, el que sigue entra.  En la línea ofensiva Adam Redmon pudiera darle la tarde eventualmente a Joe Looney, Connor Williams saldrá en el lugar de Martin donde sería este el titular si fuera otro juego, Cameron Fleming seguro entrará por Tyron Smith.  Con un juego que de pronto se convierte en un posible laboratorio de posibilidades, porque no darle mas juego que nunca a las alas cerradas, pero con mayor continuidad y buscar establecer el control de las cadenas con pases cerca de las trincheras en busca de yardas cerca del perímetro.  Por el lado de la defensiva, gente como Antwaun Woods, Daniel Ross, Taco Charlton y Maliek Collins tendrán ahora si la oportunidad darse rienda suelta con una marcada diferencia en sus repeticiones que seguro serán de mayor volumen en particular en la segunda mitad. 

Clave 5 –  El juego de confianza.  Pase lo que pase, los Cowboys tendrán juego de comodines en casa luego de una temporada regular que fuera condicionada en como la defensiva ha sido el factor del campeonato divisional, un título que les da el lujo de pensar mas allá del juego a disputarse ante los Gigantes.  Seguro que durante este hasta ahora 9-6 Dak Prescott ha tenido sus dudas, una ante los Titans y la otra ante los Colts, esta última sonando una alarma que el mismo mariscal de campo seguro no pudo ignorar.  Ya dentro de los seis equipos restantes del lado de la NFC, con dos victorias se disputa el campeonato de conferencia y por ende el momento tan laborioso por el que se pasa.  Dentro de todo el entorno de competencia es importante seguir hacia adelante aun cuando en realidad el juego que se disputa no tiene mas relevancia aparte de poder presumir juntar los dobles dígitos en victorias.

Related Content

Advertising