Keys to the Game

Presented by

5 Claves del Juego: Cowboys vs Giants - Semana 17

dalvsnyg

A esto hemos llegado.

En la última jornada de la temporada regular se decidirá el campeón de la División Este de la NFC, con sedes en East Rutherford, New Jersey y en Philadelphia, Pennsylvania.  

El primer cotejo entre Vaqueros y Gigantes, con tintes de revancha para un Jason Garrett, está programado para el mediodía y el ganador de este tendrá que esperarse hasta tarde para saber si preparar su propio recinto para recibir juego de comodines en escasa semana.  

La gran pregunta es, pase lo que pase en aquellos afamados pantanos, si unas desplumadas aguiluchas podrán hacerle el favor al que resulte ganador, porque hay que recordar que una victoria de los capitalinos hará de todo lo que se haya dado en el MetLife Stadium un ejercicio simplemente para la foto.  

Qué temporada tan extraña.

Ahora, los momios favorecen a unos Cowboys cuya flecha apunta hacia arriba, considerando sus tres victoria consecutivas y un frenesí de intercambios de posesión, algo que fue fruta prohibida hace escasas semanas cuando la nave vaquera deambulaba por los aguas. Por su lado, el equipo de Joe Judge dista de tener balance alguno, con una ofensiva que no asusta a nadie y batalla para anotar puntos.

Y para ponerle pimienta al caldo, se esperan lluvias pertinaces con temperaturas en los altos 30's Fahrenheit, ambiente no muy propicio en el largo historial de juegos de gira para el equipo de la estrella solitaria.

Para el domingo les tengo estas cinco claves del juego.

Clave 1 - A seguir defendiendo. Para Mike Nolan el santo de los intercambios se ha dado cita, y de qué manera, estas últimas semanas. Basta con ver los tres balones sueltos causados por Randy Gregory, junto con la presión ejercida ante el peligroso Jalen Hurts, cuyas Águilas se habían ido arriba 14-3 al principio del juego. Aun cuando los números al final del día demostraron una defensiva que pudo doblarse sin romperse, de nuevo fueron las actuaciones en conjunto que mantuvieron al contrario con apenas 17 puntos. Ante Daniel Jones esta tónica de juego destructivo tiene que continuar, y tal parece que si pueden con su parte del contrato, la ofensiva estará obligada a ponerle puntos en la pizarra. Mientras que Donovan Wilson no ha practicado por 'enfermedad' toda la semana, parece que Xavier Woods pudiera reaparecer. Hay que reconocer que Wilson se ha convertido en una verdadera bujía, que junto con Gregory y un motivado Sean Lee, que sabe que se acaba su estadía como vaquero, van a tener que ser el alma de este resurgido movimiento defensivo.  

Clave 2 - La ofensiva seguirá produciendo, es pregunta. Los 37 puntos ante Philadelphia fueron producto de un juego aéreo que produjo dos receptores abiertos con el centenar de yardas, un corredor con más de cien yardas y un mariscal de campo que pudo disfrutar de tiempo al momento de surcar los aires, todos elementos positivos en los emparrillados profesionales. Ahora, el poder repetir la hazaña es la gran duda, ante una defensiva catalogada entre las mejores diez de la liga, y aparte, tomando en cuenta que la Madre Naturaleza parece estará presente. Mike McCarthy ha elogiado el trabajo de la línea ofensiva, que siendo un esfuerzo retrabajado en el extremo, y para algunos realmente no valen la tinta que resulta en tales aventurados comentarios, tendrán al frente las 8.5 capturas de Leonard Williams, los 140 tackleos de Blake Martinez y la presencia en la secundaria de Jabrill Peppers. Tendrán que ponerse las pilas en todas las instancias para salir con una victoria. 

Clave 3 - Lucha de tanques. Luego de la salida por lesión de Fletcher Cox la semana pasada, Ezekiel Elliott se dio gusto corriendo en 19 intentos para 105 yardas. No hay duda que muchos respiraron profundo luego de ver cómo la piedra angular de la ofensiva vaquera generacional parecía haber perdido su filo.  Con Tony Pollard regresando a su papel de reparto, sus acarreos sirvieron para el clásico cambio de velocidad, mientras que la única incursión a las diagonales por tierra fue una reversible de Cee Del Lamb desde la 19 contraria. Esta semana el reto será otro, porque si la salida de Cox marcó diferencia, ante los Gigantes no habrá tal respiro y con las condiciones esperadas, hasta más. Por su lado, Daniel Jones cuenta con Wayne Gallman y Alfred Morris, que lejos de ser malos, presentan un cuadro que no debería quitarle el sueño a Mike Nolan, particularmente al momento de frenar estos embates para luego poner a Jones en la congeladora.      

Clave 4 - Lucha de posiciones. En juego de eliminación como este, bueno, eliminación para el derecho de seguir esperanzado en la noche, siempre se aprietan las tuercas de una manera u otra y los equipos especiales recobran especial importancia. Si en realidad los 'mentirólogos' le atinan al humor de la Madre Naturaleza, tanto Tony Pollard como Dion Lewis podrán ponerse la capa de Supermán al momento de esperar las patadas de salida tanto de Greg Zeurlein como Graham Gano. Tales juegos también cuentan con una rabieta de patadas de despeje, y para los Vaqueros el ver a Cee Del Lamb atrás a recibir pudiera ser el momento propicio para bloqueos efectivos para liberarlo, tomando en cuenta que la pista pudiera estar resbaladiza para los equipos de cobertura de patada local. Cierto es que este juego pudiera decidirse por un puntapié de tres puntos, y en este rubro ambos cuentan con pateadores veteranos, con Gano aventajando con 30 de 31 aciertos, mientras que Greg 'The Leg" ha tenido sus desconciertos operando con 30 de 37 hasta el momento.     

Clave 5 - Impredecible, al fin del día.Para tanto afición azulplata como la azul marino, esta rivalidad tan añeja ha dado un poco de todo a través de la décadas. Si los Vaqueros han ganado los últimos siete encuentros, simplemente el recordar la bailada en el debut del entonces Cowboys Stadium en el 2009 a manos de Eli Manning para saber que esto es cosa de un largo argot de batallas campales. Lo interesante de todo esto es la posición en la que están las Águilas de Doug Pederson, que ya siendo eliminados en esta recta final, tendrán la oportunidad de ejercer el destino del que resulte ganador en juego de Domingo en la Noche. Haciendo eso a un lado, si en realidad podemos, lo primero es lo primero y eso es ganar. No es un simple paseo por ser juego de compromiso con todo ya resuelto, ni el meter a novato y a ver quién más para ver que traen. No. Es el salir con todo para seguir con vida, y cuando este es el escenario entre rivales divisionales, pues cualquier cosa puede suceder. Como aquella ocasión en 1993 cuando los Vaqueros y Gigantes llegaron 11-4 y se jugaban el primer sembrado hacia la postemporada. Emmitt Smith, con el hombro separado, tuvo 168 yardas por tierra, 41 en la última posesión, para la victoria en quinto cuarto 16-13. Esa temporada los resurgimos Cowboys fueron al Súper Tazón XXVIII y lo ganaron, y lejos de verse en tal posición, sí ha llegado el momento de nueva cuenta de decidir un campeón divisional en la última jornada de la temporada regular.

Related Content

Advertising