Keys to the Game

Presented by

5 Claves para la temporada baja de los Cowboys

Team-Up-2020-promo

Por segunda temporada consecutiva, Vaqueros a la hamaca.

Para la nación vaquera la ausencia de su equipo en la gran fiesta en un tema agrio, particularmente considerando que lejos de solamente quedar fuera, está la desesperación de no ser figura alguna a nivel liga.

Para uno de los verdaderos genios del mercadeo deportivo a nivel internacional, el miembro del Salón de la Fama de la NFL, dueño y gerente general Jerry Jones, la vara mágica simple y sencillamente se ha ausentado en cuanto a armar un equipo competitivo en el papel y ver como los resultados se traducen a un 6-10 en la temporada regular.

Imagínese. Con una sola victoria extra, una... los Cowboys pudieran haber estado a un respiro de pasar a la postemporada entrando de lleno al formulario de desempates con los capitalinos, y pudieran haber estado recibiendo a los Bucaneros de Tom Brady de Bünchen en su catedral del deporte y espectáculo, el afamado AT&T Stadium de la ciudad de Arlington, Texas. 

Énfasis en "pudieran..." 

Y hay de donde escoger. El de apertura ante los Carneros. En Seattle. Ante los Acereros. Pero hay otros que fueron el acabose. Los dos ante Washington sin poder de perdido dividir resultados. La estocada ante Cleveland. El desconcierto ante los Cardenales.  

Con todo eso ahora parte de la historia de la franquicia, luego de permitir cifras históricas del lado defensivo del balón, llega el momento de evaluar, discutir y llevar acabo la antesala para tanto Draft Colegial, mini-campamentos, campamento de entrenamiento y una posible pretemporada con la posibilidad que para el 2021 se jueguen un total de 17 juegos de temporada regular.

Con esto en mente, pasamos a las cinco (5) claves de la temporada baja del equipo de la estrella solitaria.

Clave 1 - Primero lo primero. Tal parece que como tarea número uno está el firmar al mariscal de campo Dak Prescott, luego de pasar la temporada catalogado como jugador franquicia, opción para los equipos de la NFL para defenderse de la fuga de un jugador estratégico. Otra de la herramientas se ha convertido en el tope salarial de jugadores novatos, con un límite de cuatro (4) temporadas, con la opción de una quinta temporada. Prescott pasó por esta báscula, ganando una cifra inferior a su contribución al equipo luego de tomar las riendas de Tony Romo, apoyado de un fenomenal Zeke Elliott y una poderosa línea ofensiva. Su actitud fue la de cumplir con su acuerdo y seguir en un acenso que demostró no solo su valor como jugador, pero como individuo. Sus más de $30 millones en el 2020 fueron parte de su ángulo, considerando que su agente pedía lo que Stephen Jones no estaba dispuesto a invertir en el largo plazo. Está la opción de volver a etiquetarlo franquicia por segunda temporada, y de no poder llegar de nuevo a un acuerdo, su agencia libre sería eminente. La cúpula vaquera ha dicho una tras otra vez que el asegurarlo es prioritario, pero el reto es el de convencer a Prescott y su gente que la cantidad generacional que pudiera recibir tiene que tomar en cuenta que como parte de un equipo hay que encontrar un balance entre pagarle lo que quiere y lo que permita el armar el equipo en otras áreas para regresar a la competitividad.

Clave 2 - Guardaespaldas a futuro. La congeladora en The Star en Frisco estuvo bastante poblada, considerando que Tyron Smith y La'el Collins se la pasaron sentados durante gran parte de la temporada. No hay duda que la lupa estará sobre estos dos (2) en cuanto a su rehabilitación, porque tal parece que todavía les queda cuerda. Ahora, el reto es el evaluar al resto de los gigantes, comenzando con la posición de centro, donde Tyler Biadasz parece que pudiera desplazar a Joe Looney de la titularidad cuando comiencen de lleno las competencias primaverales. Por otro lado, la evaluación de Connor Williams tiene que resultar en si le ven el valor necesario para volver a la titularidad en el 2021, porque aun cuando fue duradero aguantando en las trincheras la temporada entera, sigue el 'roon-roon' que quizá no tenga lo necesario para figurar. También esta la noción de cómo aprovechar al máximo la indiscutible calidad de Zack Martin, que pudiera de pronto ser elegible a volver como tackle, posición que ocupara como Irlandés de Notre Dame y que lo pusiera en la mira de los Cowboys en su momento. Lo que si hay es mucho video en reservas como Connor McGovern, Brandon Knight y Terence Steele, pero este grupo siempre es una puerta dinámica, y la búsqueda de talento nunca debe terminar considerando la vasta calidad de talento saliendo de las filas colegiales.

Clave 3 - Decisiones de jugadores clave. Hubo dos jugadores bajo una lupa intensa durante toda la temporada, y claro hablamos de Jaylon Smith y Ezekiel Elliott. Por el lado de Smith, su flecha apunta hacia abajo, y aun cuando al ojo neófito llena todos los requisitos de volar y estropear jugadas, el lente que nunca miente es en este momento su peor enemigo. Su comentario de, "pues vean el video..." al momento de cuestionarle su regreso en el 2021 dio pausa a propios y extraños, porque si en realidad no vamos a dicho video sus bonos no sería muy halagadores. De nuevo el recompensar a un jugador por lo que se piensa que va a ser resultó en lo que ahora se ve como un jugador que dista de ser estratégico, y su salida pudiera basarse en el hecho de que puedan digerir tener a un jugador en la banca que gana más de su valor, o el "morder la bala" y desligarse del jugador. Por el lado de Elliott, la cantidad invertida es prohibitiva, y no hay de otra — hay que tener la esperanza que su calidad como jugador fue resultado de una línea ofensiva desajustada, una temporada llena de retos y la simple mala suerte en momentos para un jugador que seguro aprendió como reducir su sombra fuera del emparrillado. No hay duda que su regreso es eminente, pero su correa estará visiblemente recortada.

Clave 4 - La defensiva en general. Aquí nadie se salva. Desde la línea, a los apoyadores y la secundaria, toditos fueron parte de una verdadera pesadilla para la franquicia, luego de permitir números estratosféricos en yardas permitidas, puntos y espacios. Comenzando con los linieros, Demarcus Lawrence no va a ningún lado, y el resurgimiento de Aldon Smith y Randy Gregory son buenas noticias. De ahí al real, pues los Tyrone Crawford, Dorance Armstrong y Neville Gallimore van a pasar a la báscula en cuanto a su competitividad cuando se busquen jugadores en el tiangüis de cuerpos en abril. La posición de apoyadores necesita sangre nueva, comenzando con lo dicho de Jaylon Smith y el hecho del final del camino para el gran Sean Lee. Leighton Vander Esch seguro regresará de su última lesión, pero también es aparente que su propia estadía dentro de los emparrillados es frágil luego de verlo en la congeladora con varias dolencias en su corta carrera. De ahí está un Joe Thomas y Justin March, cuyas careras parecen reducirse a elementos de equipos especiales. El problema existe con jóvenes como Luke Gifford y Francias Bernard, que en ningún momento figuraron y su evaluación es eminente. En cuanto a la secundaria, solamente Donovan Wilson se rescata, porque ni Xavier Woods o Darian Thompson parecen tener las madera para quedarse, y entre los esquineros, siendo agente libre Chidobe Awuzie, no hay mucho que decir. Trevon Diggs tiene promesa en una temporada de novato con luces esporádicas, pero Anthony Brown y Jordan Lewis parecen ser del montón y de nuevo va a ser importante atraer talento vía el Draft Colegial o agentes libres que puedan llegar, competir y florecer.

Clave 5 - Sillas musicales entre coordinadores. Para todos la soga está sobre el cuello de Mike Nolan, y en un recuento de la temporada regular no hay vuelta de hoja. Su defensiva fue atroz y no hay donde esconderse aun con el racimo de recuperaciones de balón al final de la temporada. Pudiera ser que el intento de re-definir su estrategia defensiva durante su sabático fue para Mike McCarthy el clásico "tiro por la culata" y siendo compadres de los emparrillados se auto-sugestionaron en cuanto al cambio de filosofía. Los números no mienten. Dentro del plantel, están Jim Tomsula y George Edwards, que pudieran pasar a ser coordinadores, inclusive estando la posibilidad de que Nolan se quede en alguna responsabilidad de asesoría, como fue el caso de Monte Kiffin cuando se resolvió darle la coordinación a Rod Marinelli. Pero no hay que descartar la llegada de sangre nueva en este rubro, y eso pudiera finalizar la estadía de Nolan por completo. Por otro lado la extensión de Kellen Moore es otro de aquellos misterios muy al estilo de los Cowboys, recordando aquella contratación de Jason Garrett como coordinador ofensivo antes de darle las riendas a Wade Phillips. McCarthy dijo en su momento que la continuidad ofensiva era clave al momento de llegar y no poder decidir quien sería su coordinador ofensivo, y tras bambalinas pudiera haber todo tipo de estira-y-afloja, pero lo cierto es que Moore es el hijo pródigo del momento. McCarthy tendrá una temporada más para enderezar el camino, porque de no figurar en el 2021 su propia evaluación pudiera terminarlo en Dallas y mucho dependerá de las decisiones que hagan en cuanto al encargado de manejar la escuadra defensiva.

Related Content

Advertising