Keys to the Game

Presented by

5 Claves del Juego: Cowboys vs Washington - Semana 7

wshint

Navegando sin timón.

De pronto el equipo de la estrella solitaria se encuentra en un verdadero atolladero. Se ha vuelto un verdadero acertijo si este equipo de Mike McCarthy puede ganar los juegos necesarios para poder calificar a tan ansiada postemporada.

Cuando los equipos, del deporte que sea, comienzan a perder, se puede desatar una novela de apuntarse unos a otros en cuanto a, "de quién es culpa este asunto". Esta misma semana salió el hecho que jugadores "anónimos" compartieron con una reportera que los entrenadores no saben lo que están haciendo, no saben ajustar y que esto no va en el camino correcto. 

Este hecho divide. McCarthy tuvo que declarar que como "hombres que somos", estos asuntos se deben arreglar entre los mismos protagonistas, presentando un frente común ante todos, incluyendo a los representantes de los medios. Para los jugadores, como Sean Lee, cuyo pedigree es de alto respeto al organigrama azul y plata, esto debe remediarse de manera interna y de inmediato, porque de no hacerlo y seguir batallando para funcionar pudiera ser inútil.

Lo que sí es una certeza es que este equipo de Jerry Jones no comenzó esta temporada con el mote de "reconstrucción", tomando en cuenta lo invertido en puestos clave para regresar al protagonismo.

Para el domingo les tengo estas cinco claves del juego.

Clave 1 - Correr el balón. Para tener alguna esperanza ante Washington los Vaqueros tienen que hacer lo básico, y eso se traduce a correr el balón. Punto. Kellen Moore no puede de pronto esconderse del elefante en la sala y lo primero es darle el acarreo a Ezekiel Elliott para que regrese su confianza. La frontal de Washington tiene gente y seguro van a buscar arrebatarle el ovoide en cada ocasión que entre a las trincheras, y para mi gusto que sea desde un principio la meta de sacar a Elliott de aquel barranco.

Clave 2 - Dejar a un lado los "horrores". Es una consigna el jugar este deporte tan violento sin errores, y lejos de lograrlo en cada juego, es más bien el aminorarlos. No hay juego, ni en las victorias, que los entrenadores no van a encontrar algunos detalles que merecen corregir. Pero el más elemental es entregar la posesión del balón en un acarreo. El tirar un pase errado al contrincante es parte de varios factores, comenzando con el mariscal de campo, la presión o falta de tiempo, en fin, no es solamente un jugador. Pero el soltar el balón una tras otra ves es de los errores más básicos que puede haber. A esto se ha reducido la ofensiva de los Cowboys – Ezekiel, no sueltes el marranito.

Clave 3 - Les toca bailar con carnet lleno. Los capitalinos presentan una frontal bastante buena, comenzando con el novato Chase Young. La salida de Matt Ioannidis es una baja sensible, pero Jonathan Allen, Montez Sweat y el veterano Ryan Kerrigan van a mantener muy distraídos a la quinteta de guardaespaldas que les sobren a los Vaqueros para este juego. La salida de Brandon Knight hace hasta más insostenible el poder predecir qué tanto van a poder remar contra la marea marrón del coordinador defensivo Jack Del Rio. Lo que si es cierto, la ofensiva vaquera tendrá que encontrar la manera de proteger a Andy Dalton sabiendo que lo que presentan como frente no es lo ideal.       

Clave 4 - Juego divisional. La división Este de la NFC es un hoyo negro, pero de este devastación cósmica tiene que salir un ganador. Aunque sea con siete victorias, el que se corone como campeón recibirá juego divisional en casa, y ahora es cuando estas posibilidades comienzan a fraguarse. Una victoria ante Washington y de pronto la jornada ocho en Philadelphia representa una muy buena oportunidad de ponerse al frente de tal situación.        

Clave 5 - Que no cunda el pánico. La esperanza es que ya se hayan calmado los ánimos entre aquellos jugadores que de pronto se le ocurre andar soltando la sopa fuera del vestidor. No es tiempo de andarse buscando dimes y diretes entre ellos mismos, aun cuando sea evidente que algo simplemente no se les esta pegando, particularmente con una defensiva que da pena ajena. El regreso de Sean Lee, inspiración universal para la franquicia, es una buena noticia, que junto con Leighton Vander Esch, pudieran darle esa inyección de confianza a una cuadrilla que es la última en puntos permitidos de la liga.

Advertising