Keys to the Game

Presented by

Cinco claves para el resto de la temporada

Team

La moneda sigue en el aire.

Para Mike McCarthy y su equipo edición 2020 pareciera que llegó el momento de dejar de preocuparse por lograr ser un protagonista rumbo a la gran fiesta en enero. Ahora es cuando segmentos de la afición azul y plata piensan en el tiangüis de cuerpos edición 2021 buscando colocarse entre lo peor de la liga para las primeras selecciones.

La verdad es que este tipo de lógica simplemente no computa. Aquellos que de pronto prefieren ver a su equipo tirar la toalla con el fin de adquirir talento colegial deben entender que aparte de seguir vivos en la búsqueda de la corona divisional, el pedirle a estos über atletas el perder no entra dentro de su argot. 

De lo que no hay duda es que de alinearse los planetas y coronarse como campeones divisionales, el recibir en casa alguno de los otros mejores segundos lugares los pondría ante el paredón. La NFC esta repleto de equipos que estarán al borde de sus propios campeonatos divisionales con dobles dígitos en victorias, creando la expectativa que el representante de la División Este reciba a un club armado hasta los dientes.

Los Vaqueros tienen siete juegos restantes, visitando a los Vikingos, recibiendo al club capitalino, viajando a Baltimore y Cincinnati, recibiendo a los gambusinos y las Águilas, para luego cerrar en Gigantes. De estos rivales solo las Urracas tienen de momento una marca ganadora.

Pero pase lo que pase, los Cowboys están obligados a seguir luchando ante los retos a los cuales han sido sometidos con la tripulación con la que cuentan. Con esto en mente les paso mis cinco claves para el balance de la temporada.

Clave 1 - No es tiempo de especular.Con el campeonato divisional en la balanza los Vaqueros están obligados a poner su mejor equipo en el terreno de juego. Con la noticia que la cúpula vaquera ha decidido salir con Andy Dalton, se decide que el veterano le da la mejor oportunidad de ganar, aun cuando Garrett Gilbert no lo hizo tan mal en la derrota ante Pittsburgh. No es momento de pulir un diamante, es tiempo de seguir en la lucha por ganar juegos, uno tras otro, y si de pronto Dalton muestra flaqueza, pudiera ser el momento de sacar a pasear a Gilbert, pero el no andar con decidia de quien alineará en Minnesota bajo centro es mas bien para el bienestar mental de sus compañeros ofensivos.

Clave 2 - Juego terrestre en la balanza. No hay duda que Ezekiel Elliott no es el mismo. Los balones sueltos y la falta de explosividad es notoria y preocupante, y en este rubro, para el bienestar del equipo, pudiera considerarse un cambio. Este cambio se sintió ante Pittsburgh, que aun cuando Elliott siguió siendo el corredor titular, no hay duda que Tony Pollard recibió el balón como cambio de velocidad y fue efectivo. Los números no mienten, Elliott con sus 18 acarreos y 51 yardas fue en momentos opacado por las 57 yardas en nueve acarreos de Pollard, y es tiempo de darle un mayor rol al momento de acarrear el balón manteniendo así honesta a la defensiva contraria.

Clave 3 - Juego aéreo sigue prioritario.Antes de partir a Seattle para la segunda jornada de la temporada, McCarthy aclaró que lejos de buscar controlar el reloj estableciendo el acarreo se buscaría el juego vertical zurcando los aires con Dak Prescott y su camada tan envidiable de receptores abiertos. Pues ha llegado el momento de volver a esa estrategia. Amari Cooper de pronto se ha vuelto un enigma, al puro estilo de aquel Waldo como parte del juego infantil que se vuelca en encontrar al elusivo personaje. Es tiempo de decidir que Cooper les da la oportunidad de ganar, y en esta segunda vuelta de la temporada, con el campeonato divisional en la balanza no hay ninguna escusa de que no vuelva a ser aquella bujía que llegara en el 2018 a despertar una ofensiva vaquera que se había perdido en la ignomínia repentina.        

Clave 4 - No hay para dónde moverse. La defensiva vaquera se ha convertido en un verdadero crater sin fondo. Comenzando con Jaylon Smith, el detener al rival se ha convertido en toda una aventura, y a estas alturas no hay de otra. Si de pronto la ofensiva tiene que decidir que ya no hay mañana en esta temporada tan extraña, la cuadrilla de Mike Nolan tiene que tratar de contener al rival de alguna manera u otra, tomando en cuenta las limitantes con las que se enfrentan. Es ahora el momento donde el orgullo personal tiene que hacer presa de cada uno de estos gladiadores, con todo y el hecho que no cuentan con los jugadores para competir, según se ha visto en la primera vuelta de la temporada. Ante Pittsburgh Neville Gallimore fue una verdadera presencia, y de ahi se debe colgar el ánimo de esta defensiva comenzando en Minnesota ante Kirk Cousins y el peligroso Dalvin Cook.        

Clave 5 - Jugar sin presión.Para Jerry Jones el balance de la temporada va mas allá de ganados y perdidos; se basa en el poder salir de cada estadio, de gira o en casa, con la frente en alto. No hay duda que su club salió con una mayor insistencia ante los Acereros, y esta diferencia fue notoria ante el universo de la NFL. Bill Parcells decía, "eres lo que tu marca dice que eres", y a estas alturas el 2-7 reflejado en el espejo es la de un equipo malo. Pues ahora comienza otra oportunidad de comenzar 0-0  en Minneapolis, sabiendo que es una mini-temporada ante sus rivales divisionales. La verdad es que lejos de ser amenazados por Washington o Nueva York, son las Águilas los punteros, y dentro de su propio carnet están juegos en Green Bay y recibiendo a los poderosos Santos, con la verdadera realidad siendo que seis, siete u ocho victorias pudiera coronarlos. Con esto es mente, hay que salir a competir, haciendo a un lado cualquier mención de tirar aquella toalla.

Advertising