5 Claves del Juego: Cowboys vs Seahawks

DakvsSEA

 Una bocanada de oxígeno fue el resultado final la semana pasada para los pupilos de Jason Garrett ante unos neoyorkinos que la verdad no ofrecieron mucho en cuanto a de pronto volverse amenaza alguna.

Con la presión de comenzar 0-2 los Cowboys decidieron que era vital echarse a su afición a la bolsa con un pase de 64 yardas de Dak Prescott para Tavon Austin para abrir boca, y de ahí fue una defensiva que sacó la linterna para mostrar el camino a la victoria.

Jornada número tres y ahora les toca emigrar al paradisíaco hogar de los Seattle Seahawks, ante un desesperado Pete Carroll que de pronto confronta la muy real posibilidad de amanecer 0-3 este próximo lunes por la mañana. Las cosas no pintan muy bien para estos pajarracos que parecen tener más dilemas que soluciones.

Con derrotas de gira en Denver y en Chicago este lunes pasado, el regresar al CenturyLink Field ante su afamada afición pudiera aparecer como un verdadero aliciente, tomando en cuenta su largo historial de victorias en casa en juegos de apertura de temporada regular. 

Pero en este mismo instante, hay poca duda que los amigos del Jugador Número 12 tendrán que auxiliarse con algo de suerte para no necesariamente ganarle a los Cowboys, pero obligarlos a perder el juego porque no pudieron anotar más puntos que el contrario. En otras palabras, si Prescott y compañía pueden anotar un mínimo de 20 puntos, el buen momento por el que pasa la defensiva de Rod Marinelli pudiera encargarse del resto.

Clave 1 – Este no es el mismo Seattle. Muchas cosas han cambiado con este equipo, que hace escasas temporadas parecía ser un protagonista anual hacia la gran fiesta. Los días de correr el balón y amenazar con el "Legion of Boom" a la defensiva han quedado en el pasado, y lo que queda es un Russell Wilson sin un elenco que le sirva de plataforma para de pronto darse una efectiva y estratégica escapada por piernas. Cam Chancellor y Richard Sherman tuvieron su época dorada, y el único que queda de aquellos días es un Bobby Wagner que de pronto no anda ni cerca del 100%. La mística de este equipo ya no asusta, siendo uno de los focos de oportunidad un novato ala cerrada en Will Dissly que pues solo no gana ni en las canicas, con dos corredores que pudieran ser presa de una defensiva azul y plata por demás entusiasmada con el regreso de Randy Gregory. La verdad que en el papel, estos Seahawks no traen garras a la ofensiva, de manera que para el comienzo del tercer cuarto este arroz ya pudiera estar listo para servirse. 

Clave 2 – Denle rienda suelta a Dak …. con coco. Ser el mariscal de campo de los Dallas Cowboys conlleva una verdadera catarsis de responsabilidades, y todo comienza con darle a su equipo la esperanza de competir. La derrota en Carolina caló por razones obvias, pero lo que cayó sobre los hombros de Prescott recobró una vida propia tomando en cuenta que se dudaba de su valor como el líder generacional de este equipo. Es por eso que el comienzo ante los Giants fue algo para el mismo Ripley. Vamos a taparle la boca a todos los que dudan de la capacidad de nuestro líder con un pase largo, y vamos soltarle las piernas para que ya nadie diga que lo estamos cuidando para el futuro, parecía ser el lema. Pues ahora en Seattle es necesario un tal 'pan con lo mismo' sin soltar el mango del sartén, manteniendo así la bota sobre el cuello. La misma cautela de Scott Linehan lo tiene más preocupado por no hacer el error que por anotar más de 35 puntos, pero en este caso hay que ver que el rival no tiene ese peso defensivo del antaño y hay que ser agresivos hasta que el resultado este asegurado.      

Clave 3 – Juegos terrestres tendrán su lugar en la mesa. Seattle se apoya en dos corredores de perfiles muy diferentes. Chris Carson entra en su segunda temporada luego de ser seleccionado en la séptima ronda del 2017 de la Estatal de Oklahoma, mientras que Rashaad Penny fue la primera selección de Carroll en el 2018 luego de una impresionante carrera colegial con los Aztecas de la Estatal de San Diego. Ante Chicago esta dupla fue neutralizada obligando a Wilson a correr por su vida.  Por su lado, Ezekiel Elliott debería darse gusto, no solo corriendo para el centenar, pero pudiera darse el caso de ver mas actividad por parte de Rod Smith, señal fiel que los visitantes ya andan cuesta abajo. Elliott tendrá que lidiarse ante Wagner y el reserva Mychal Kendricks ante la lesión de K.J. Wright, y esto es precisamente lo que abrirá los cielos para los receptores abiertos de Prescott que seguro sigue soñando con por fin rebasar las 200 yardas por pase y agregarle a su muy sonado primer pase de anotación de la joven temporada.   

Clave 4 – El juego dentro del juego. Seguro que los Seahawks van a buscar mover el balón usando pases cortos al receptor abierto Doug Baldwin, sus corredores y el ala cerrada, provocando así un interesante ajedrez con Sean Lee, Jaylon Smith y los profundos Xavier Woods, que parece estar listo para el duelo, junto con Jeff Heath y el segundón y volantazo Kavon Frazier. Aquí es donde habrá un espía sobre las andadas de Wilson, y si pueden sacar del juego este perímetro corto en pases a los corredores y ala cerrada, el presionar a Wilson se torna un juego del gato y el ratón, donde el minino siempre se sale con la suya. La eficacia de este rubro se basa en la velocidad de Lee y Smith basado en el perseguir las jugadas de este a oeste, con la noticia que Leighton Vande Esch parece también ser parte de este flujo defensivo.  

Clave 5 – Cuidado donde despierten al monstruo de 70,000 cabezas. La consigna es no darle de comer. Punto. Ni migajas. Si los Cowboys pueden irse arriba temprano, poniendo a Wilson en el dilema de regresar de ir abajo en el marcador, es muy factible que puedan sacar al público del juego. Esta no es tarea fácil en un ambiente que simple y sencillamente no para desde el silbatazo inicial hasta que el reloj este en ceros. Estos amigo del rudo deporte de las tackleadas han visto una tras otra ocasión donde el mismo Wilson y otras versiones de su equipo en el campo de juego han podido remontar marcadores y ser sacados en hombros por las mismas aficiones que lograron convertirse en ese factor de presionar al rival sin cuartel. La verdad es que los Cowboys deberían tener control de este juego para el comienzo del último cuarto, tomando en cuenta que Linehan se soltó un poco la melena en cuanto a como mover el balón sin temor a equivocarse, y la defensiva de Marinelli ya obligó a los de casa vaciar la jarra de galletas.

Related Content

Advertising