Advertising

5 Claves del Juego: Seahawks vs Cowboys - Playoffs

seavsdal

Llegó el tan ansiado momento de abrirle las puertas al espectacular AT&T Stadium de Arlington, Texas para de nuevo ser parte de la camada de protagonistas rumbo a la disputa de representar a la NFC en el Súper Tazón. A este duelo de comodines llegan dos equipos con mucho en común, con la apuesta en la mesa que de aquí solo saldrá uno rumbo a Nueva Orleans o Los Ángeles.

Vaya temporada de altibajos para este equipo de Pete Carroll, entrenador en jefe con dos visitas al Super Tazón, una victorioso y la otra una verdadera incógnita todavía el no haber corrido el balón con Marshawn Lynch. Cuando los Vaqueros arribaron a la tercera jornada en visita al gran noroeste, el equipo del pimentoso estratega se encontraba ya en un territorio peligroso con marca de 0-2 y la espalda contra la pared.

Para la quinta jornada los Halcones Marinos perdían de manera dramática 33-31 a manos de los entonces temidos Carneros de Los Angeles ante su propia afición en laberinto de horrores que es el CenturyLink Park en Seattle, Washington. Para la décima jornada le pagaban la visita a los mismos Rams y de nueva cuenta se quedaban en el camino de manera del propio Ripley siendo 36-31 el marcador final.   

Así como los pupilos de Jason Garrett han tenido sus momentos de tentarse el corazón, remontémonos al 28-14 ante los Titanes y un Vaqueros 3-6, para los Halcones Marinos ese momento fue la derrota en San Francisco a manos de un derrumbado equipo de los gambusinos 26-23 en tiempo extra. La cuesta de ahí fue hacia arriba requiriendo de una convincente victoria 38-31 recibiendo la visita de los Chiefs para luego culminar la temporada regular con una requerida victoria ante su rival divisional Cardenales de Arizona con cerrado 27-24 en el marcador final.

Los números delatan dos equipos dedicados a correr el balón y mariscales de campo que aun cuando no se imponen con números para los fantasiosos, en sus mejores momentos son parte del complejo total de la ofensiva. Russell Wilson por su parte cuenta con la mejor ofensiva por tierra de la liga, siendo 18 total y la número 27 por aire. Scott Linehan tiene la ofensiva número 22 a su cargo, sumándose como la 10 por tierra y la 23 por aire. Se destaca el hecho que mientras los Cowboys tienen un +3 en entregas/arrebatos de balón, estos pajarracos comandados por el apoyador Bobby Wagner cuentan con +15, lo mejor de la NFL.             

Donde se pone interesante son los mariscales de campo. Ambos versátiles, enjundiosos y dentro de todo un ejemplo a seguir en todos los aspectos dentro y fuera del terreno de juego. Wilson aventaja con sus 35 pases a las diagonales en contra de 22 para Dak Prescott, pero sus porcentajes de pases completos y efectividad son muy similares, al grado de ser casi una copia de la otra.        

Por su parte Ezekiel Elliott llega descansado y listo para su reaparición, y de nueva cuenta como flamante campeón en yardas por acarreo de la liga por segunda ocasión en sus escasas tres temporadas. Los Seahawks cuentan con toda una carrocería en cuanto a su propio juego por piernas, contando con Chris Cason, Mike Davis y Rashaad Penny que con el primero siendo el caballito de batalla, juntaron más de 2,000 yardas por acarreo y 15 anotaciones.      

Para las cinco claves del juego les tengo estas observaciones.

Clave 1 – QB vs QB. Si los números delatan a dos mariscales de campo con números similares, lo mismo se puede decir de sus dotes de liderazgo en las buenas y en las malas. Ya para estos juegos la temporada regular es cosa del pasado y llegó la hora de luchar para sobrevivir. La ventaja la tiene Wilson, poseedor de un anillo de Súper Tazón con visita a otra, en cuanto a la experiencia de estar en una gran fiesta, mientras Prescott estará en busca de su primera victoria. Tal parece que mientras Garrett y Linehan le tienen que jalar de la rienda en momentos a que sea más cuidadoso al momento de sumarse por piernas, por su lado Carroll no parece tener ninguna opinión al respecto y de hecho es aparente que Wilson lo hace cuando le plazca. Es obvio que hay momentos donde Prescott sale por piernas con algo de duda, pero de lo que no hay ninguna duda es que se va a tener que contestar la movilidad e impacto de las piernas de Wilson al procurar ser la misma amenaza al salir de la bolsa como parte del plan total ofensivo.         

Clave 2 – LBs vs RBs. Si los Cowboys cuentan con su Leighton Vander Esch, Jaylon Wilson y hasta un súper suplente Sean Lee, los Seahawks cuentan con Bobby Wagner y el regreso de K.J. Wright para las asignaciones del juego terrestre y las alas cerradas del contrario. El contacto será desde temprano con ambos equipos estableciendo su presencia en las trincheras, y en particular presumiendo los juegos terrestres para que la afición sepa desde un principio que este juego va a ser de mover las cadenas y de posesión de balón. Vander Esch y Smith van a tener las manos llenas de Cason, mientras que se habla de una lesión en el pie de Davis, siguen contando con Penny, al cual sí le dan el balón, y esa es la gran diferencia en este duelo. Los Vaqueros no han podido establecer a Rod Smith como una amenaza aparte de darle respiros a Elliott de momento, en el caso de los Halcones Marinos, el cambio de velocidad no los deja sin octanaje, dejando el dicho al aire, a ver de cual cuero salen más correas.

Clave 3 – Tenga su pase abordar. Los juegos aéreos harán su presencia, pero en el caso de estos dos estrategas será a consecuencia de establecer un par de cosas primero. Claro el juego terrestre, pero también el juego de pases cortos y de control, tipo alas cerradas, corredores y gente como ….. Cole Beasley. La ventaja aquí la tiene en el papel la tripleta de Cooper, Gallup & Austin, que lejos de ser un despacho de abogados, son a título una verdadera amenaza en cuanto a explosividad repentina. Seattle puede contraatacar con un tocado Doug Baldwin y Tyler Lockett, pero en el papel hay poca comparación. Las alas cerradas de Seattle con Nick Vannett y Ed Dickson distan de ser una parte primordial en cuanto a los tipo Kelce o los Celek, o lo que fuera un Jason Witten en su momento; o sea líderes en recepciones luego de una temporada regular. El caso es que luego de las tres anotaciones de Blake Jarwin ante los Gigantes en esa victoria 36-35, de pronto se tiene un resurgimiento en más que nada la confianza en asignarle la primera opción al ala cerrada. Tal parece que junto con Dalton Schultz ahora si pueda volver a verse la productividad ofensiva de la posición.  

Clave 4 – Especialistas a la vanguardia. En juegos como este donde mucho parece igual, son los especialistas que deciden quien se va y quien se queda. Por un lado hay un verdadero renacuajo a comparación de viejo lobo de mar que llega al encerrado AT&T Stadium frotándose las manos en esperanza de que se le alineen los planetas y que tenga la oportunidad de nueva cuenta de ser el momento definitorio de un juego. Claro, estamos hablando del veterano de mil aventuras, también, fuera y dentro del emparrillado, Sebastian Janikowski de un lado y del otro el neófito en comparación Brett Maher, poseedor de dos jugadores de equipos especiales de la semana de la NFL. Este tipo de juegos son el ejemplo vivo de tener un resultado a consecuencia de un intento de gol de campo – en este caso Janikowski tiene la decidida ventaja, sin descartar que Maher ha mostrado en momentos tener ese temple de acero. En cuanto a los pateadores de despeje, Chris Jones han sido por demás sólido durante toda la temporada, pero por su lado el novato australiano producto de la Universidad de Texas en Austin y Tazón de los Profesionales Michael Dickson ha sido sensacional.  La posición de campo en juegos cerrados siempre es factor.

Clave 5 – Este es el momento. Con la vista al horizonte y el semblante en lo alto se entra a otra postemporada vaquera con la esperanza de ser el elegido. Claro el llegar con la coronita de la división este no es gran cosa, pero la fotografía al final del día es una marca de 10-6 y el poder contar con el carnet. Ahora que se llega, todos comienzan con el fatídico 0-0 y en busca de sobrevivir y continuar. Dak Prescott lo dijo durante la semana, se espera sea un ambiente eléctrico el que se viva el sábado, y les pide que guarden silencio cuando entren al maleficio que ha sido la zona roja para esta ofensiva. Este es para fines prácticos el último juego de la temporada en el estadio, siendo la única posibilidad que los Eagles sobrevivan al juego de campeonato de conferencia, y con eso en mente llega el momento de tirar todo al asador y procurar seguir en la lucha con una victoria.

Related Content

Advertising