Buscando proteger su filo, Vaqueros ceden ante Águilas

Desde el silbatazo inicial de esta enésima versión de la guerra civil entre Vaqueros y Águilas se tenía la noción que esta se tornaría color verde. Con la conciencia entre seguir carburando hacia la eventual postemporada y el proteger a los que han llevado a este equipo a una marca de 13-3, para Jason Garrett no hubo duda que la consigna era salir al campo de juego a sabiendas que no era en realidad un juego que ameritara que uno se clavara.

Lejos de ello.

Recordamos aquella victoria ante los Empacadores de Green Bay en el propio Lambeau Field en la sexta jornada de la temporada regular cuando llegaron unos resurgidos Vaqueros con victorias al hilo en Washington, despachando a los Osos y haciendo básicamente lo mismo a unos Bengalíes en visitas consecutivas en el AT&T Stadium, y era como para decir andamos aprendiendo. Con ese vuelo hicieron el viaje a la tundra sagrada en aquel estadio de pesadillas pasadas y vapulearon al son de un 30-16 a estos mismo pupilos de Mike McCarthy, que por cierto ganaron su propio título divisional en su último compromiso ante los Leones en su cierre de temporada regular con su sexta victoria consecutiva, luego de estar 4-6 y en la zona del olvido.

Esa si fue para clavarse.

Venía después esa otra ante los Acereros en su propio manicomio Heinz Field donde hubo ocho cambios en el liderato del juego, cuatro de estas en el último episodio, tres en los últimos dos minutos de juego, donde la victoria 35-30 ponía en relieve, en aquella octava jornada de esta temporada de ensueño, que Dak Prescott e Ezekiel Elliott comenzaban a combinarse para de pronto tomar la atención del respetable generalizado de la NFL.

Pero no dejemos en el camino la visita en la jornada dos a los Pieles Rojas de Washington.

La derrota vaquera ante los Gigantes 20-19 de apertura puso la presión exponencial que de pronto hubiera la posibilidad de comenzar la era Prescott 0-2 con vistas a su tercer juego ante los Osos de Chicago en el AT&T Stadium. Este también fue para clavarse, viendo como un Alfred Morris tomó la batuta y salvara a un banqueado Ezekiel Elliott para una inesperada victoria. La intercepción de Barry Church en jugada de tercera y gol de los Pieles Rojas desde la yarda seis de los Vaqueros con el marcador a favor de los inquilinos 23-20 fue la mecha para la anotación final del mencionado Morris de cuatro yardas para sellar la victoria 27-23 a favor del equipo con la estrella en el casco.

Que tiempos. Estos Vaqueros viviendo el sueño. Ahora son el primer sembrado de la NFC tranquilamente esperando al peor de los sembrados luego de la semana de comodines que tiene a los Empacadores recibiendo a los Gigantes por un lado y los Leones visitando a los Halcones Marinos en Seattle en la semana de apertura de la gran fiesta.

Ahora si se pone bueno esto con un equipo de Jerry Jones en la cima viendo y esperando que se peguen los primeros en preparación de la semana divisional de la postemporada. Quien lo pensara luego de terminar el 2015-16 con marca de 4-12 dando lástima ajena como un equipo sin timón. De pronto tienen la atención de la NFL con su juego ofensivo que relampaguea de manera indiscutible.

Ahora a esperar los resultados para ver quien es el elegido para visitar el AT&T Stadium en quince días luego del fin de semana de comodines.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Related Content

Advertising