Advertising

Cowboys esperan que la blanqueada sirva como llamada de atención

tyron bench

(Nota: La nota original fue escrita por David Helman, escritor para DallasCowboys.com, y traducida al español para SomosCowboys.com)​

INDIANAPOLIS - Si los Cowboys estaban sintiéndose seguros de sí mismo al llegar a Indianápolis, ya no se sentirán igual al partir de la ciudad.

Quizás escucharlo de sus propias bocas, mientras lamían sus heridas después de una blanqueada, sea algo bueno. Habiendo caído, 23-0, por su primera derrota en seis semanas, la esperanza en el vestidor de los Cowboys fue la siguiente: que el domingo sólo fue una llamada de atención más que una señal de lo que vendrá.

"Creo que una derrota como esta fue muy necesaria. Creo que es mejor para nosotros en el gran esquema de la temporada, y creo que necesitamos ponernos en jaque", dijo Ezekiel Elliott. "Creo que necesitábamos una revisión de la realidad y un recordatorio de que aún nos queda mucho juego por jugar y que nada será regalado. Tenemos que salir y tomar todo".

Si ese es el mensaje que necesitaban los Cowboys, es difícil imaginar que se comunique con mayor claridad. Fueron dominados en cada aspecto posible en Indianápolis, con los Colts acumulando 370 yardas en ofensiva y, obviamente, sin permitir puntos.

"Ningún competidor quiere terminar con una blanqueada", dijo Dak Prescott. "Una blanqueada definitivamente duele, una blanqueada te hace enojar, especialmente cuando estás allí temprano en la zona roja y tienes oportunidades de anotar y no lo haces".

Los problemas en la zona roja se vieron familiares para cualquier persona que haya visto a este equipo durante toda la temporada, pero ahí es donde las similitudes se detienen. Los Cowboys no movieron el balón tan bien como lo han hecho en las seis semanas desde que canjearon por Amari Cooper, ya que Elliott fue el único miembro de su ofensiva que se puso en marcha.

Los problemas defensivos fueron aún más desconcertantes. Los Cowboys han estado firmes contra la carrera durante toda la temporada, pero Marlon Mack les ganó 139 yardas y dos anotaciones. Ese balance permitió a Andrew Luck ayudar a los Colts a convertir 8 de 12 terceras oportunidades en el día.

"Si algo, todos nos hemos juntado diciendo 'Hey, de alguna manera necesitamos esto", dijo Prescott. "No sé si pensamos que estábamos demasiado calientes para trotar en nuestra racha de cinco victorias consecutivas o lo que sea, pero simplemente nos vencieron en todas las facetas del juego, así de simple".

No fue algo que los Cowboys vieran venir antes del juego, aunque ciertamente es algo de lo que esperan poder aprender.

"No entras en un juego pensando que esto va a suceder. Es solo uno de esos juegos que sirven como una buena llamada de atención", dijo Byron Jones. "Todavía tenemos todo lo que queremos... por lo que aún podemos presionar y llegar a donde queremos ir".

Obviamente, la preferencia es que un equipo que esté sellando un título de división no necesite una llamada de atención. Los Cowboys entraron el domingo con la oportunidad de reclamar la corona de la NFC Este, de una forma u otra. Una victoria hubiera consolidado su lugar en los playoffs de la NFC, al igual que las derrotas tanto de Washington como de Filadelfia.

En lugar de eso, se fueron a casa después de su primera blanqueada en 15 años, mientras que la victoria de Washington, 16-13, contra los Jacksonville Jaguars significa que la carrera de la división permanecerá abierta por una semana más.

Al preguntarle si esa oportunidad perdida se suma a la decepción, Prescott dijo que la naturaleza de la derrota es suficiente motivación.

"La forma en que no nos dimos una oportunidad solo me molesta, hace enojar a todos", dijo. "Sabíamos lo que estaba en línea, ha estado en línea, estará en línea la próxima semana".

Él tiene razón en ese aspecto. No obstante la gran decepción, la derrota del domingo no altera drásticamente la imagen de los playoffs para los Cowboys. Una victoria el próximo fin de semana contra Tampa Bay todavía les ganaría la NFC Este.

Pero mientras cambian la página hacia la semana 16, los Cowboys lo dejaron en claro: nada de eso importará si no pueden corregir los problemas de la semana 15.

"Tenemos que revisar este juego. Tenemos que ir y averiguar qué pasó", dijo Elliott. "Pero para nada diría que este es nuestro equipo. Este no es el equipo de los Dallas Cowboys 2018. Eso no es lo que somos. Así que tenemos que tomar nuestros medicamentos y prepararnos para el juego de la próxima semana".

Related Content

Advertising