Advertising

De alguna manera u otra, los Cowboys necesitan hacer cambios

Los Cowboys tenían todo lo necesario para llevarse la victoria – tres victorias consecutivas, partido en casa, una defensa prácticamente completa y el gran regreso de su corredor titular, Ezekiel Elliott – ante un equipo de los Seahawks que tampoco ha tenido una temporada muy exitosa.

La derrota ante Seattle, 21-12, terminó con cualquier esperanza de postemporada para los Cowboys y comprobó que el problema de Dallas va más allá del talento de los jugadores que están en el campo – aunque ahí también hay que hacer cambios.

Simple y sencillamente, la decisión de los entrenadores no sólo les costó el partido sino que la temporada completa.

Y la pregunta es la siguiente: ¿Por qué lanzar el balón cuando tienen un juego terrestre que funciona?

Elliott llegó fresco, descansado, y en muy buen estado físico. Estaba jugando sumamente bien. A su misma vez, Rod Smith es otro que estaba jugando bien y que había hecho un excelente trabajo durante la ausencia de Elliott.

A los Cowboys les encanta decir que son un equipo basado en el juego terrestre, y que lo juegan muy bien. Entonces, ¿por qué detener a sus corredores, su punto fuerte, en un juego tan importante?

Elliott terminó la primera mitad con 73 yardas en 15 acarreos, mientras que en la segunda mitad sólo tuvo 9 acarreos para 26 yardas. Eso sin mencionar la decisión de no darle el balón dentro de la yarda 5.

Dak Prescott lanzó dos intercepciones – una de ellas siendo uno de los peores pases de su carrera – completando 21 de 34 pases para un total de 182 yardas.

En mi opinión, él es un buen mariscal de campo, claro, le falta crecimiento y sí tiene áreas que debe mejorar, pero tiene cualidades muy valiosas y la verdad sea dicha, él no ha recibido la ayuda que necesita.

Hay que tener en cuenta que este es su segundo año. Me cuesta mucho echarle toda la culpa a él. Lo que sí es que hemos visto una y otra vez que él no tiene buena conexión con sus receptores – ya sea porque ellos mismos dejan caer el balón o porque él no siempre lanza pases muy precisos. Sea lo que sea, el punto es que sabíamos que el juego aéreo no ha estado funcionando.

Pero aún así, los Cowboys optaron por seguir lanzando el balón.

“Nunca cuestiono al coordinador ofensivo, especialmente cuando está poniendo el balón en mis manos. No voy a decir 'corramos el balón o quítenme el balón de mis manos”, dijo Prescott. “Tengo que hacer un mejor trabajo. Si él pone el balón en mis manos, tengo que encontrar la manera de entrar a la zona de anotación".

Los jugadores confían en lo que están haciendo los entrenadores. Ellos no son quién para llevarles la contraria – o por lo menos eso fue lo que le dijeron a la prensa.

“Mi trabajo es jugar futbol, no ser el entrenador, ni tampoco mandar jugadas. Yo salgo y hago lo que los entrenadores me dicen”, dijo Elliott. “El entrenador (Scott) Linehan ha estado haciendo esto por un largo tiempo y confío en su juicio”.

Los fanáticos de los Cowboys están ardidos y piden por la cabeza de alguien, pero ¿la de quién? Porque la del entrenador en jefe no será, o por lo menos eso aclaró el dueño y gerente general de los Cowboys, Jerry Jones.

"Digamos que en este momento, considerar un cambio de entrenador en jefe no está en el mejor interés de los Cowboys", dijo Jones. “Tengo que ver un montón de cosas diferentes y he estado alrededor de un montón de entrenadores y coordinadores, así que me siento bien con nuestro entrenador en jefe”.

Probablemente no sea lo que los fanáticos quieran escuchar, pero si de algo sirve hay varios contratos que están por vencerse así que podrían haber cambios de ciertos asistentes.

"Respecto al resto del personal, tenemos un gran personal de entrenadores y muchos de esos contratos están a punto de vencerse", dijo Jones. "Estaremos analizándolos. Eso no significa que habrá cambios sustanciales, pero ya veremos. Este año hicimos algunas cosas realmente buenas con nuestro personal".

Una respuesta que de pronto no sonará muy prometedora, pero tocará esperar a ver qué cambios deciden hacer. Lo cierto es que algo tendrá que suceder si es que realmente quieren mejorar su equipo y algún día volver a ganar un Super Bowl.

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Related Content

Advertising