El campamento Vaquero, a la vuelta de la esquina

Camp

FRISCO, Texas – Comenzó la cuenta regresiva para que los Dallas Cowboys abran su campamento de pretemporada en el paraíso de Oxnard, California, y empiece la preparación para un intento más de acabar con la sequía de campeonatos.

Los Cowboys llegarán exactamente en dos semanas a Oxnard después del que el equipo ha considerado el mejor receso de temporada desde que en el 2020, en plena efervescencia de la pandemia, llegó el staff de entrenadores encabezado por Mike McCarthy.

Muchos, en cambio, consideran que este será un equipo con menos talento individual, que cuando llegaron a Oxnard el año pasado y terminaron la temporada con 12 victorias en 17 partidos de temporada regular y el título de la División Este de la Conferencia Nacional.

En realidad, salvo la posición de receptor abierto, el resto del núcleo del equipo titular es muy similar al del 2021, con la ventaja que se conocen mejor entre ellos, con sus entrenadores y tuvieron buenos entrenamientos de primavera.

"Creo que la cosa más grande es que tienen una línea de arranque y otra de meta, y creo que ya cruzamos la línea final, en particular con los veteranos", dijo el entrenador Mike McCarthy, después del último día del minicampamento obligatorio con equipo completo, que terminó par de días antes del programa original.

"Todo lo que queríamos cumplir en el receso de temporada fue terminado", agregó.

El personal de los Cowboys, de campo y oficina, comenzó ya su travesía hacia Oxnard. El avión con la mayoría de los jugadores partirá el 26 de julio y un día después sostendrán su primer entrenamiento oficial.

Los jugadores son responsables de llegar preparados física y en materia de futbol americano, incluido conocimiento del sistema y asignaciones particulares. Así que tampoco es que tengan cinco semanas de vacaciones desde que rompieron filas en The Star hasta que reporten en el campamento.

"Hay un montón de trabajo que tienen que hacer, que no está en su rutina diaria obligatoria, pero que es necesario", señaló McCarthy. "Cuando los muchachos están en The Star interactúan con sus entrenadores y compañeros. Las siguientes cinco semanas son de trabajo y bajo su responsabilidad porque llegando al campamento las cosas pasan rápido y no se detienen por nadie".

En Oxnard, los Cowboys tendrán que pulir y detallar su juego. Las batallas por puesto titular son mínimas.

En el backfield la única duda tiene que ver con la manera en que tratarán de maximizar las habilidades del corredor de cuarto año Tony Pollard, como alternante de Zeke Elliott. Y por mucho tiempo se ha hablado ya de eso…

En la línea ofensiva, es probable que el novato reclutado en primera ronda, Tyler Smith, compita con Connor McGovern por el primer puesto como guardia izquierdo, aunque de entrada el debutante ya llega como favorito…

El ala cerrada Dalton Schultz se presentará con su etiqueta de jugador franquicia, como todo indica, cuando el viernes se vence el plazo para negociar su contrato a largo plazo. Amagó con la huelga en el último OTA, pero se presentó al minicampamento, como hará desde la primera práctica equipados de julio.

La gran duda en el campo de prácticas entre los receptores abiertos será la manera en que se desempeñen receptores como James Washington, Jalen Tolbert, TJ Vasher y hasta Noah Brown como comparsas de CeeDee Lamb, quien seguramente tendrá un gran campamento, como el año pasado.

La gran incógnita con Lamb llegará con la temporada regular, cuando enfrente rivales reales, en partidos que ya cuenten. Mientras tanto, nadie duda de su gran capacidad.

En la línea defensiva, habrá competencia por la plaza que dejó Randy Gregory, entre Dante Fowler Jr. y Dorance Armstrong.

Entre los linebackers, habrá que observar si Leighton Vander Esch aprovecha la oportunidad extra que le da el equipo o si Jabril Cox está listo para jugar en su segundo año y después de una grave lesión en el 2021, y si el novato Mike Williams puede entrar de inmediato en la rotación de la posición.

La defensa secundaria está más que repartida. La única duda es si en su segundo año Kelvin Joseph puede competir por titularidad con Anthony Brown o incluso si estará disponible para jugar, después del problema legal en que fue involucrado a principio de año.

Así, la utilería, los aparatos, las pesas, los equipos médicos, terapias y, sobre todo, el personal humano, está por llegar a California, para empezar de nuevo el proceso, que esperan termine en la meta.

Related Content

Advertising