El dominó inició para los Cowboys

Jones_McCarthy

FRISCO, Texas – Las fichas comenzaron a moverse y caer sobre la mesa. Pero este dominó apenas comienza para los Cowboys.

Los Cowboys designaron Jugador Franquicia a Dalton Shultz; el ala cerrada que se ha ganado a pulso y con poca ayuda todo lo que tiene, que por cierto mínimo serán 10.8 millones de dólares por una temporada garantizada, que es el precio promedio de la posición entre los cinco mejores pagados de la NFL.

Era predecible. Los Cowboys tenían muy pocas opciones para mantener al jugador que comenzó el campamento de entrenamiento del 2020 como candidato al corte y que dos temporadas después se convirtió en una de las principales armas ofensivas, ya sea como bloqueador o receptor.

En el 2021, Schultz tuvo una de las mejores temporadas que haya vivido como receptor un ala cerrada de los Cowboys. 78 recepciones para 808 yardas en el 2022. Es el único otro ala cerrada, después de Jason Witten en la historia de Dallas con al menos 70 pases completos y 800 yardas. Sus ocho touchdowns son la tercera mejor marca de todos los tiempos para la franquicia en la posición

Ahora los Cowboys tienen hasta el 15 de julio para llegar a un acuerdo multianual con Schultz, ya que en caso contrario su salario impactará directo y completo en el tope salarial de los Cowboys.

Los Cowboys también aprovecharon para asegurar al receptor Noah Brown, que será de bajo costo y servirá de protección en la profundidad de receptor, que anticipa movimientos fuertes, incluyendo muy probablemente la salida de Amari Cooper, por impacto en el tope salarial.

Son los primeros movimientos en el juego de los salarios, la agencia libre, el draft y, de nuevo, el tope salarial, que es quizá la peor pesadilla de cualquier gerente general en la NFL.

Los Cowboys tuvieron que activar las cláusulas de reestructuración salarial en los contratos de Dak Prescott y Zack Martin, para liberar alrededor de 22 millones de dólares en el tope porque aún hay mucho que negociar entre sus propios agentes libres, antes de analizar el mercado y de que a fines de abril llegue el draft colegial.

De nuevo, una reestructuración salarial no implica forzosamente una reducción al costo del contrato, simplemente puede significar una redistribución del dinero que al final sumará la misma cantidad acordada de manera original, como será el caso de Prescott y Martin.

Los Cowboys aún tienen 19 jugadores que pueden convertirse en agentes libres y que pueden comenzar a negociar con otros equipos a partir del lunes, es decir dos días antes de que se abra el mercado.

Para pocos es un secreto que los Cowboys ya negocian nuevo contrato con Michael Gallup. Pero entre los jugadores de la rotación habitual de juego aún faltan el safety Jayron Kearse, el receptor Cedrick Wilson, el ala defensiva Randy Gregory, el guardia Connor Williams y el linebacker Leighton Vander Esch, si es que los últimos tres entran en los planes del equipo a corto, mediano y largo plazo, después de ser titulares prácticamente desde que comenzaron sus carreras en Dallas.

Además de decidir si Cooper seguirá en el equipo, tienen que definir la situación del ala defensiva DeMarcus Lawrence, quien rechazó una reestructuración contractual que implicaba reducción de salario, según diversos reportes.

La ocasión más reciente que un jugador de alto perfil o costo, como se quiera ver, rechazó una reducción salarial fue cortado y sí que era una súper estrella, DeMarcus Ware.

Es difícil pensar que los Cowboys dejen ir a Lawrence y Gregory, porque hay poco atrás de ellos en la banca y son líderes en el vestidor. Pero el tope salarial no perdona a nadie.

Si jugadores como Emmitt Smith o Ware alguna vez tuvieron que salir del equipo, todos están expuestos. Una de las principales razones por las que la NFL es una de las mejores ligas deportivas profesionales en el planeta es el tope salarial.

Los Cowboys saben que el cronómetro ya está de regreso y tienen que apurarse. Tienen que encontrar la manera de guardar el talento que han desarrollado, pensar en refuerzos de posiciones necesitadas de manera clara y pensar en el que llegará a través del draft a fines de abril.

La temporada 2022 de la NFL hace tiempo que empezó en los escritorios y calculadoras de The Star.

Related Content

Advertising