El juego terrestre es lo que segura la victoria

20191215_LAR_DAL_quickies310

(Nota: El artículo original fue escrito por Rob Phillips, escritor para DallasCowboys.com, y traducido al español para SomosCowboys.com)​

ARLINGTON, Texas - El pasado enero, los Cowboys fueron derrotados en el partido de playoffs ante Los Angeles Rams. Un factor decisivo fueron las 273 yardas por tierra de los Rams, la mayor cantidad contra un equipo de Dallas en la postemporada.

En la revancha del domingo, Ezekiel Elliott y su nuevo compañero de equipo les devolvieron el favor. 

La defensa de los Cowboys sostuvo al corredor estrella de los Rams, Todd Gurley, a 20 yardas por tierra, mientras que Elliott y el novato Tony Pollard se combinaron para 248 yardas y tres touchdowns. Una victoria dominante, 44-21, que empujó a Dallas (7-7) a los .500 puntos con dos juegos restantes mientras continúan en búsqueda del título de la NFC Este.

"Obviamente, gran parte de este juego fue jugar la línea de scrimmage y controlar el balón y ser físico", dijo el entrenador en jefe de los Cowboys, Jason Garrett.

Los Cowboys no habían tenido a dos corredores de 100 yardas en el mismo juego desde Emmitt Smith y Chris Warren hace 21 años. Elliott y Pollard, la selección de la cuarta ronda del draft 2019, ya lo han hecho dos veces esta temporada.

Se combinaron para 228 yardas en una victoria ante los Dolphins en la semana 3. El domingo, Pollard lideró a todos los corredores con 131 yardas, la mayor cantidad en su carrera, incluyendo un touchdown de 44 yardas en los últimos tres minutos.

"Estaba corriendo muy duro", dijo Elliott. "Creo que fue detenido en el backfield en un par de sus carreras, rompió un montón de tacleadas y corrió para yardas adicionales. Tuvo un gran día".

Pollard dijo: "Él ha sido como un hermano mayor desde que llegué aquí, simplemente ayudándome, mostrándome y enseñándome cosas que no sabía al principio. Ha hecho un gran trabajo con eso".

Para Elliott (117 yardas, 2 touchdowns), el domingo marcó su primera actuación de 100 yardas desde la victoria de los Cowboys el 4 de noviembre ante los Giants.

Sin embargo, eso es un poco engañoso. Elliott, 2x campeón en acarreos de la NFL, ha estado corriendo bien. Promedió 4.6 yardas por acarreo durante las recientes derrotas consecutivas de los Cowboys.

Pero los déficits iniciales han evitado que los Cowboys mantengan el juego terrestre. Elliott tuvo ocho acarreos combinados en la segunda mitad de las derrotas ante los Bills y los Bears.

Este domingo, la ofensiva recuperó el equilibrio.

Un gran ejemplo fue el touchdown de 14 yardas y 97 jugadas de los Cowboys en el segundo cuarto. Elliott, Pollard, el receptor abierto Tavon Austin y el mariscal de campo Dak Prescott tuvieron 11 carreras para 56 yardas, incluida la puntuación de 1 yarda de Elliott.

La línea ofensiva controló la línea de scrimmage en la mayor parte del juego, neutralizando el alardeado frente defensivo de los Rams con el liniero All-Pro Aaron Donald.

"La línea ofensiva, no sé qué comió en el desayuno", dijo Elliott, "pero hicieron un trabajo excelente y nos lo pusieron fácil".

"Sabemos qué tipo de hombres tenemos en esta sala. Sabemos lo buena que es nuestra línea ofensiva. Somos profesionales al igual que ellos. Cuando salimos y manejamos nuestro negocio, cuando salimos y ejecutamos, es difícil detenernos".

Related Content

Advertising