En Resumen: Errores de los Cowboys sellan la victoria de los Bills

Dak

(Nota: El artículo original fue escrito por Kurt Daniels, editor de Dallas Cowboys Star Magazine, y traducido al español para SomosCowboys.com)​

En este caso, no hubo mucho de lo que estar agradecido.

Con la presión que continúa creciendo y la carrera en la división, los Dallas Cowboys entraron al juego de Acción de Gracias necesitando una victoria, especialmente después de la derrota del domingo pasado en Nueva Inglaterra. Ellos también querían demostrar que podían vencer a un equipo con un récord ganador, algo que aún no han hecho esta temporada.

Todavía no lo han hecho. De hecho, esta derrota fue aún más decepcionante, ya que el equipo local cayó ante los 9-3 Buffalo Bills, 26-15, frente a una audiencia de televisión nacional.

Limitados por la misma mala ejecución y las decisiones cuestionables que han afectado al equipo durante todo el año, estadísticamente los Cowboys fueron mejores que los Bills, pero no pudieron llegar a la cima y ganar, que es lo que importa.

Dallas terminó el juego con un total de 426 yardas mientras Buffalo acumuló un total de 356. El equipo también totalizó 103 yardas por tierra, lideradas por las 71 de Ezekiel Elliott, aunque 30 yardas llegaron en una sola carrera – la más larga de la temporada.

Del mismo modo, si bien la hoja de estadísticas no se veía mal, Dak Prescott no tuvo un juego limpio. Terminó con 355 yardas después de completar el 65.3 por ciento de sus intentos para un índice de pasador de 91.8. Pero también lanzó una intercepción, perdió el balón una vez y fue capturado cuatro veces.

Al fin y al cabo, fue superado por su contraparte. Josh Allen completó el 79.2 por ciento de sus pases (19 de 24) para un índice de pasador de 120.7, a pesar de que solo lanzó para 231 yardas. Su receptor principal fue el ex receptor de los Cowboys, Cole Beasley, quien se vengó de su antiguo equipo con seis recepciones para 110 yardas y un touchdown.

Al principio, todo iba bien para los Cowboys. Dallas estaba en el tablero, tomando el saque inicial y marchando directamente a la zona de anotación. Prescott completó sus cuatro intentos de pase en la unidad, incluyendo un pase pantalla a Elliott quien logró 20 yardas.

Sin embargo, quien obtuvo el touchdown fue Jason Witten. En el segundo y gol de la línea de 8 yardas de Buffalo, el ala cerrada se escapó del scrum para atrapar el pase de Prescott y darle a Dallas la ventaja inicial, 7-0.

Por supuesto, esto fue justo lo que ordenó el médico después de tantas dudas sobre los inicios lentos del equipo este año. En sus tres juegos anteriores, los Cowboys habían sido superados, 28-3, en el primer cuarto. Esta vez no fue así.

Lamentablemente, la buena onda no duró mucho. 

Al igual que los Cowboys a menudo han podido borrar los déficits iniciales en juegos anteriores, los Bills hicieron exactamente eso. En la primera posesión de Buffalo en el segundo cuarto, los visitantes realizaron ocho jugadas para 85 yardas que vio al corredor Devin Singletary soltarse para una ganancia de 26 yardas. Allen completó pases de 14, 9 y 25 yardas. El último de esos fue un pase a Beasley por el medio que le dio a los Bills el primer touchdown del día.

Sin embargo, las cosas fueron de mal en peor para los Cowboys, gracias a un par de pérdidas de balón de Dallas. Los Cowboys salieron ilesos después del primer error, que fue un intento de pase de pantalla de Prescott, el cual fue interceptado por el tacle defensivo de Buffalo Star Lotulelei en la línea de 29 yardas de Dallas. La defensa de los Cowboys se mantuvo firme, y luego el intento de gol de campo del pateador de los Bills, Stephen Hauschka, se fue a la derecha, manteniendo el juego empatado.

Sin embargo, Dallas no pudo superar la segunda pérdida de balón. Esta vez, a Prescott le quitaron el balón mientras intentaba lanzar un pase. El balón suelto fue recuperado por el ala defensiva Trent Murphy en la línea de 39 yardas de los Cowboys.

Cinco jugadas después, Buffalo regresó a la zona de anotación. Justo antes de la advertencia de dos minutos, los Bills intentaron un cuarto y 1. Allen recogió un balón suelto, abriéndose camino a través de la línea para mover las cadenas. Luego los visitantes corrieron en reversa y le entregaron el balón al receptor John Brown para él mismo lanzar un pase de 28 yardas a un Singletary, quien estaba completamente solo. 

Hauschka falló el punto extra, pero los problemas de los Cowboys continuaron. Prescott casi tuvo otra intercepción, pero se salvó por un castigo de Buffalo. Luego Brett Maher recibió su propio intento de gol de campo desde la yarda 35, pero la patada no fue buena. Con eso, Buffalo tuvo la ventaja en el medio tiempo, 13-7.

Al regresar, Buffalo abrió inmediatamente el tercer cuarto con otro gol de campo, esta vez desde la yarda 41.  

Dallas parecía estar en problemas. Especialmente porque ellos se lastiman a si mismos. El equipo pudo regresar y trabajar hasta llegar a la línea de 25 yardas de Buffalo, pero una captura y un castigo los llevó a un tercero y 19. Eso eventualmente llevó a que Maher tuviera que salir para un intento de gol de campo de 47 yardas, pero la patada no fue buena.

Cuando Buffalo respondió con siete jugadas y 63 yardas para anotar otro touchdown, el día casi había terminado para Dallas. Allen logró 4-de-4 en sus intentos de pase durante la serie para 41 yardas antes de él mismo correr las últimas 15 yardas para llegar a la zona de anotación. 

Aunque eso no le dio fin al partido, el resultado aseguró la victoria. Los Cowboys se abrieron paso en el territorio enemigo en cada una de sus siguientes dos posesiones, pero se quedaron cortos en ambos intentos, al no convertir un cuarto y gol en la línea de 6 yardas de Buffalo y luego un cuarto y 4 en las 22 yardas de los Bills.

Entre esas dos fallas, los visitantes simplemente mantuvieron la presión, agregando otro gol de campo, este de 26 yardas para extender su ventaja a 26-7.

Los Cowboys lograron agregar una anotación más – la primera recepción y el primer touchdown en la carrera de Ventell Bryant – y Witten logró la conversión de dos puntos, pero no fue lo suficiente.

Con esta derrota, los Cowboys vieron caer su récord a 6-6. Ahora tendrán que esperar hasta el domingo para ver si permanecen solos en la cima de la NFC Este. El rival Philadelphia Eagles, quien actualmente se encuentra en segundo lugar en la división con 5-6, se estará enfrentando a los Miami Dolphins (2-9) – aunque Dallas mantiene el desempate. De todos modos, los Cowboys tendrán que librarse de esta racha perdedora de dos juegos y prepararse para un enfrentamiento difícil en Chicago el próximo jueves por la noche

Related Content

Advertising