En Resumen: Los campeones de división dominan Washington

offense

(Nota: El artículo original fue escrito por Kurt Daniels, escritor para DallasCowboys.com, y traducido al español para SomosCowboys.com)

FRISCO, Texas - Cuando los Dallas Cowboys salieron al campo para su enfrentamiento del domingo por la noche contra el equipo de fútbol de Washington, ya habían logrado ganar el título de la NFC Este gracias a los desempates necesarios que se materializaron en los primeros juegos.

Pero eso no les impidió jugar como campeones. En una de las actuaciones más dominantes en la historia de la franquicia, los Cowboys aplastaron a sus rivales de división, anotando 42 puntos en la primera mitad en su camino hacia una fácil victoria 56-14.

Al hacerlo, los Cowboys se convirtieron en el primer equipo de la NFL en anotar 56 puntos en un juego esta temporada. El total de puntos también empató la tercera marca más alta en la historia del club, originalmente establecida con una victoria 56-7 sobre Philadelphia el 9 de octubre de 1966.

¿Necesitan más ejemplos de cuán dominante era Dallas? Este juego marcó la primera vez en los libros de récords de los Cowboys que tanto un liniero ofensivo como un liniero defensivo anotan en un mismo juego. También obtuvieron touchdowns en ofensiva, defensiva y equipos especiales, la primera vez que logran esa hazaña desde el 11 de noviembre de 2012 en Filadelfia.

Sin embargo, la verdadera historia de esta noche fue quizás la obra rejuvenecida de Dak Prescott. Después de haber tenido problemas en sus últimos juegos, el mariscal de campo no podía hacer nada mal contra una defensiva de Washington superada. Lanzando con confianza, completó el 71.8 por ciento de sus pases para 330 yardas, cuatro touchdowns y cero intercepciones, obteniendo un índice de pasador impresionante de 131.4.

Y según ESPN Stats, Prescott se convirtió en el primer mariscal de campo en la historia de la NFL en completar pases de touchdown a un corredor, un receptor abierto, un ala cerrada y un liniero ofensivo, todo en un mismo juego.

Cinco jugadores diferentes terminaron con al menos 50 yardas en recepción – Amari Cooper, después de admitir a principios de semana que se había sentido frustrado, lideró al equipo con 85 yardas de siete recepciones más un touchdown.

Solo por si acaso, Ezekiel Elliott anotó tanto por tierra como por recepción, la novena vez en su carrera que logra algo así. Empatado con la mayor cantidad en la NFL desde que llegó a la liga en 2016.

Pero no olviden el otro lado del balón. Los Cowboys registraron cinco capturas de seis jugadores diferentes con un total de 10 hits de mariscal de campo, seis pases defendidos y dos intercepciones.

Una de esas capturas fue cortesía de Micah Parsons, quien ahora tiene 13 y solo necesita dos más para establecer el récord de la NFL de mayor cantidad de capturas por un novato.

Y todo esto vino con muchos de los titulares de los Cowboys jugando solo tres cuartos.

Primer cuarto

La defensiva de Dallas dominó desde el principio, ya que en la primera jugada ofensiva del juego, el mariscal de campo Taylor Heinicke intentó poner a prueba al esquinero Trevon Diggs con una bomba larga al receptor abierto Terry McLaurin. Mala decisión.

Recientemente nombrado para su primer Pro Bowl, Diggs logró su undécima intercepción del año, empatando el récord de todos los tiempos de los Cowboys en una temporada, originalmente establecido por Everson Walls en 1981.

Dada la chispa, la ofensiva de los Cowboys impulsó rápidamente 71 yardas en nueve jugadas para entrar a la zona de anotación. Prescott conectó con Cooper dos veces durante la serie antes de que el mariscal de campo culminara entregándole el balón a Elliott, quien corrió para anotar el primer touchdown del juego.

Seguido por el segundo touchdown del juego. Esta vez, Prescott destrozó a la defensa de Washington, completando 5 de 6 pases para 59 yardas, el último de 9 yardas al ala cerrada Dalton Schultz para la anotación.

Pero los Cowboys aún no habían terminado en el marco de apertura. Una vez más, la defensa brindó otra jugada culminante. Esta vez fue el ala defensiva DeMarcus Lawrence interceptando un pase en la línea de golpeo, para llevarlo él mismo a las diagonales y anotar un touchdown de 40 yardas, el primero de su carrera.

Y con eso, Dallas ahora ha producido seis touchdowns defensivos durante el año, un nuevo récord de franquicia. También han ganado cinco pick-six esta temporada, un nuevo récord de equipo y la mayor cantidad en la NFL desde que Chicago también registró cinco en 2018.

Además, Lawrence se convirtió en el jugador número 17 de los Cowboys en anotar esta temporada, otra nueva marca del club.

Segundo cuarto

A pesar de que el juego ya estaba bien controlado, 21-0, Washington aún no estaba listo para darse la vuelta y hacerse el muerto. Heinicke nuevamente lanzó un pase profundo, pero esta vez conectó con Dyami Brown para completar 48 yardas hasta la 27 de Dallas. Eso eventualmente condujo a un pase de swing al corredor Antonio Gibson, quien corrió las últimas 8 yardas para el touchdown.

Pero los Cowboys regresaron con su cuarta anotación de la noche. Prescott hizo la mayor parte del daño él mismo, rodando hacia su derecha y encontrando a Michael Gallup para una gran ganancia de 41 yardas y luego escapándose por la izquierda para 13 más. Sin embargo, Elliott volvió a obtener los honores, corriendo por el extremo izquierdo y lanzándose hacia la zona de anotación para el touchdown de 11 yardas.

Antes de que terminara la mitad, la ofensiva haría cinco posesiones seguidas con un touchdown, ya que la defensiva de Washington simplemente no tenía respuesta para Prescott y compañía. El cuarto fue cortesía de una serie de nueve jugadas y 80 yardas con el mariscal de campo completando pases de 9, 25, 16, 9 y 13 yardas para ayudar a su equipo a llegar a la yarda 1.

Ahí es donde el jugador más improbable anotó el touchdown, el tackle derecho Terence Steele se liberó, entrando a la zona de anotación para atrapar el pase de Prescott y lograr la primera anotación en su carrera. Según la investigación de NBC, se convirtió en el primer liniero ofensivo de los Cowboys en realizar un pase de touchdown desde que Rayfield Wright atrapó uno de Don Meredith en 1968. Y, por supuesto, Steele se convirtió en el jugador número 18 de la temporada en entrar a la zona de anotación, extendiendo el récord del equipo.

Por si acaso, los Cowboys agregaron un touchdown más antes del descanso. Tomando posesión con 1:42 por jugar en el segundo cuarto, Prescott trabajó la ofensiva de dos minutos a la perfección, lanzando su último pase a Cooper, quien deslizó de puntillas dentro del pilón para poder anotar.

Prescott lanzó para 321 yardas en la mitad, la mayor cantidad en la primera mitad de su carrera y la segunda mayor cantidad en cualquier mitad de su carrera. Totalizó 329 en la segunda mitad contra Green Bay el 6 de octubre de 2019.

Los cuatro pases de touchdowns de Prescott también fueron la mayor cantidad de un mariscal de campo de los Cowboys en una primera mitad y empataron en la mayor cantidad de anotaciones de pases en cada mitad. Tony Romo lanzó cuatro en la segunda mitad contra Denver el 6 de octubre de 2013.

Tercer cuarto

Si bien el resultado ya estaba decidido, por supuesto quedaban 30 minutos de fútbol por jugar, y el objetivo en este momento era terminar la noche sin lesiones.

Pero luego los equipos especiales de los Cowboys decidieron entrar en la fiesta de anotaciones. Con Washington despegando desde su propia línea de 10 yardas, el as de los equipos especiales Corey Clement dio la vuelta por el lado derecho y saltó sobre un defensor para dañar el intento de despeje de Tress Way.

El balón luego rebotó directamente en los brazos del novato Chauncey Golston en la zona de anotación para el noveno touchdown de regreso de los Cowboys esta temporada. También fue la tercera patada de despeje bloqueada de la temporada.

Con eso, la noche terminó para Prescott y muchos de los otros titulares en ambos lados del balón.

Último cuarto

Suplentes, titulares, realmente no importaba. Cooper Rush tomó su lugar detrás del centro y rápidamente llevó a los Cowboys a otra anotación. El receptor Malik Turner convirtió lo que parecía ser una ganancia corta en 61 yardas y luego terminó la serie con una zambullida en la zona de anotación para un touchdown de 9 yardas.

Washington logró llegar a la zona de anotación una vez más, el mariscal de campo de segunda línea Kyle Allen completó un pase al ala cerrada John Bates, quien recuperó su propio balón suelto en la zona de anotación. Todo lo que eso realmente significó fue que, en lugar de que los Cowboys empataran el récord del equipo por margen de victoria (49 puntos), terminaron registrando el sexto margen de victoria más alta en la historia del club.

Related Content

Advertising