Equipos especiales

(Nota: El artículo original fue escrito por Nick Eatman, escritor para DallasCowboys.com, y traducido al español para SomosCowboys.com)

Con el NFL Draft ya terminado y la agencia libre desacelerándose a medida que se acerca el verano, es hora de echar un vistazo más de cerca cada posición.

Cada día, analizaremos un aspecto diferente sobre la posición: la competencia, jugadores que no están bajo el radar, o simplemente responderemos preguntas sobre temas que aún no se han resuelto.

Hoy continuamos la serie con equipos especiales.

Lo que hay que resolver

¿Quiénes serán los líderes?

Lo que hay que resolver

Si bien el nuevo entrenador podría tener una idea de quiénes serán los mejores jugadores, esas cosas tendrán que resolverse en el campo. 

Hace unos 10 años, no hubiese habido forma que los Cowboys pudiesen haber predicho que un novato no reclutado de LSU terminaría formando parte del equipo, mucho menos liderando al equipo en tacleadas. Pero eso fue lo que hizo Danny McCray, así que quién sabe qué jugador saldrá de la nada esta vez. 

De todos modos, Fassel y los Cowboys necesitan descubrir quiénes serán sus armas más fuertes en equipos especiales. 

El profundo Jeff Heath, quien fue uno de los mejores jugadores de equipos especiales de los Cowboys en los últimos años, ya no se encuentra en el equipo. Heath lideró al equipo en tacleadas de equipos especiales en 2013 y 2015. Hay otro líder en equipos especiales que también se fue – Byron Jones se convirtió en el esquinero mejor pagado en la historia de la NFL durante la temporada baja, pero también lideró a los Cowboys en tacleadas de equipos especiales en 2016 y 2017.

Así que, ¿quiénes serán los líderes este año? Los Cowboys firmaron al esquinero agente libre Maurice Canady con la intención de ayudar a reforzar esa unidad. También han vuelto a firmar al esquinero C.J. Goodwin, quien también lideró a los Cowboys en tacleadas la temporada pasada. Y luego está el novato Reggie Robinson, una selección de cuarta ronda de Tulsa. Es alguien que tiene experiencia en equipo especiales y que logró bloquear varias patadas de despeje durante su carrera universitaria. 

Los Cowboys también volvieron a firmar algunos apoyadores veteranos, Joe Thomas y Justin March. Además, se espera que Luke Gifford tenga un papel más importante en equipos especiales.

Por lo tanto, este equipo tiene muchos candidatos para equipos especiales, ahora solo tienen que descubrir quienes podrán llegar a la cima cuando se presente la oportunidad.

Listo para competir

¿Cuánto empujará Kai Forbath a Zuerlein?

Listo para competir:

Cuando los Cowboys volvieron a firmar a Kai Forbath a principios de marzo, se esperaba que el equipo aún estuviera buscando opciones. Sin embargo, Forbath hizo lo suficiente en su poco tiempo en Dallas, logrando los 10 intentos de gol de campo y 10 puntos extra, para obtener la oportunidad de competir. 

Y luego, en un movimiento sorprendente, los Cowboys firmaron a Greg Zuerlein, un ex jugador de Pro Bowl de los Rams que tiene experiencia con el entrenador de equipos especiales John Fassel.

Teniendo en cuenta la diferencia en los contratos: Zuerlein obtuvo tres años por $7.5 millones, mientras que Forbath recibió un contrato de un año y $1.18 millones, parece que los Cowboys han tomado una decisión.

Además, mira el dinero garantizado en las ofertas. Zuerlein ganará automáticamente $2.25 millones, mientras que Forbath solo tiene $137,000 en garantías.

Pero si hay algo que recordar sobre los pateadores es que más vale que logren las patadas.

Suena bastante simple, pero no siempre es tan fácil. Incluso los que han estado en Pro Bowls y hasta algunos de los mejores de todos los tiempos, han tenido problemas en algún momento. Desde 2016-18, Zuerlein falló un total de nueve goles de campo en tres temporadas. El año pasado solo, falló nueve.

Entonces, sin duda, habrá una competencia en la posición de pateador. E incluso, si los Cowboys deciden cortar a Forbath antes del campamento de entrenamiento, lo cual parece poco probable, hay que tener en cuenta que los pateadores siempre están compitiendo con el resto de pateadores.

No te olvides que...

Ceedee Lamb podrá contribuir

No te olvides que...

A pesar de toda la capacidad de juego que posee CeeDee Lamb – la mayoría probablemente beneficiará a la ofensiva. Pero no olvidemos lo que Lamb puede regresar patadas de despeje, algo que los Cowboys no han tenido éxito en los últimos años, especialmente en 2019. Los Cowboys fueron uno de los dos equipos de la NFL (Dallas y Washington) que no tuvieron un solo regreso de despeje de más de 15 yardas.

Lamb traerá algo de emoción a la posición y en todo caso le da a los Cowboys una verdadera amenaza allí.

Ahora, si bien Lamb podría tener algunas curvas de aprendizaje en la posición de receptor abierto, eso no debería ser un problema para los novatos que buscan causar un gran impacto en el juego de regreso. 

En la última década, 27 novatos anotaron un touchdown regresando una patada de despeje, incluido Dez Bryant en 2010, cuando anotó dos veces durante su año de novato. Curiosamente, otros cuatro en esa lista han jugado para los Cowboys: Bryan McCann, Tavon Austin, Randall Cobb y Ryan Switzer, quien es el último jugador en devolver un despeje para touchdown cuando estuvo con los Cowboys en 2017.

En la universidad, Lamb tuvo cierto éxito regresando patadas, incluyendo tres de más de 40 yardas. Terminó su carrera con un promedio de 8.8 yardas. Pero ha demostrado la capacidad de hacer jugadas en campo abierto, lo que le ayudó a tener un promedio de 19 yardas por recepción durante sus tres años en OU.

Lamb necesita el balón en sus manos y algo de campo abierto, ya con eso debería poder hacer el resto.

Si le va a tocar compartir el balón con otras armas talentosas en la ofensiva, pues al menos tendrá la oportunidad de crear impacto en equipos especiales.

Lo que sabemos

Cuatro derrotas en el juego de patadas

Lo que sabemos

Cuando un nuevo coordinador toma el cargo de una unidad, la mayoría de las veces es porque se necesitaba un cambio. Si no, probablemente no hubiese habido un nuevo entrenador en primer lugar. Y no hay excepción a esa regla en términos de los equipos especiales de los Cowboys en 2019. 

La unidad no solo fue inconsistente, sino que fue muy costosa para el éxito de los Cowboys en demasiadas ocasiones, especialmente para un equipo que terminó 8-8 y a sólo un juego para llegar a los playoffs.

Simple y sencillamente, los equipos especiales le costaron a los Cowboys la oportunidad de ganar en al menos cuatro juegos o tal vez más.

Contra los Packers en la semana 5, los Cowboys perdieron por 10 en los últimos dos minutos, pero el pateador Brett Maher falló un gol de campo de 34 yardas para evitar cualquier posibilidad de una patada en el costado y llevar el juego a una posesión de un puntaje.

La siguiente semana en el partido contra los Jets, Maher hizo un gol de campo de 62 yardas, pero falló uno de 40 lo que eventualmente llegó a ser una derrota de dos puntos.

Contra los New York Giants, los Cowboys cedieron 181 yardas de regreso. Luego en el partido contra Minnesota, hubo una confusión masiva al final del juego. Tavon Austin señaló para un fair catch a pesar de tener suficiente espacio para devolver un despeje y tal vez darle a los Cowboys la oportunidad de ganar el juego.

Y luego estuvo el partido contra New England, donde le bloquearon un despeje a los Cowboys que condujo al único touchdown de los Patriots. Dallas tampoco supo lidiar con la brisa y la lluvia, ya que los elementos climáticos causaron todo tipo de problemas para manejar las patadas iniciales.

De esos cinco juegos, los Cowboys perdieron cuatro de ellos. Una de esas jugadas podría haber cambiado el resultado y eso podría haber sido la diferencia entre llegar a los playoffs o sentarse en casa.

Qué hay de nuevo

¿Puede “química y orgullo” reconstruir equipos especiales?

¿Qué hay de nuevo?

No lo dijo una sola vez, sino que casi tres o cuatro veces mientras hablaba con los medios de comunicación en enero... El nuevo entrenador de equipos especiales, John Fassel, sabe que habrá muchos cambios en su unidad este año, y no está preocupado por lo que sucedió, o no sucedió, con los equipos especiales en 2019.

Así que perdónalo si dice "borrón y cuenta nueva" varias veces mientras intenta cambiar las cosas para los equipos especiales en 2020. 

Fassel es un entrenador veterano que ayudó a poner a Sebastian Janikowski y Shane Lechler en el Pro Bowl para Oakland y luego a Greg Zuerlein, quien ahora se ha unido a él en Dallas y competirá en la posición de pateador.

back to top

Related Content

Advertising