A pesar de la derrota, la defensa mostró signos de vida

defense

(Nota: El artículo original fue escrito por David Helman, escritor para DallasCowboys.com, y traducido al español para SomosCowboys.com)

FRISCO, Texas - La NFL no es el lugar para victorias morales, pero esto al menos se sintió como un paso en la dirección correcta. 

No es injusto ni exagerado decir que la defensa de los Cowboys ha sido terrible esta temporada. En una temporada llena de decepciones, la peor defensa del equipo en la liga ha sido una de las más grandes.

Es por eso que se siente digno de mención que los Cowboys lograron cambiar el guión el domingo por la noche en Filadelfia.

Sí, para ser claros, perdieron. Pero para cualquiera que lo vio, esta derrota 23-9 se sintió muy diferente a las anteriores, y una gran parte de eso fue por el enfoque defensivo.

"Claramente, nuestra defensiva dio un gran paso", dijo el entrenador de los Cowboys, Mike McCarthy.

Puede que no haya sido una noche perfecta, pero fue un juego en el que los Cowboys hicieron cosas que no han podido hacer.

Comenzando con la primera posesión de los Eagles de la noche, los Cowboys pusieron nerviosos a Carson Wentz sin descanso. La tercera jugada de Philadelphia vio a Wentz tirado fuera de la bolsa, solo para ser capturado por Donovan Wilson, quien provocó y recuperó un balón suelto.

"Fue como una lectura y reacción, ni siquiera fue un blitz", dijo Wilson. "Solo estoy tratando de devolver el balón a nuestra ofensiva y darles más oportunidades".

Lo crean o no, los robos de balón se convirtieron en el tema de la noche. Los Cowboys ingresaron el domingo como uno de los peores equipos de la NFL en quitarle el balón a su oponente, con solo un total de tres en la temporada. Contra Wentz, terminaron con cuatro, ya que Leighton Vander Esch agregó una captura y un balón suelto, mientras que Trevon Diggs interceptó dos pases.

Por frustrante que sea admitirlo, el de Vander Esch fue uno de los pocos que llevó a los puntos de Dallas, ya que la ofensiva de los Cowboys tomó la buena posición de campo y la convirtió en un gol de campo que redujo el déficit a 7-6.

"Se siente bien hacer esas jugadas y recuperar el balón para la ofensiva", dijo Vander Esch. "Fue un esfuerzo defensivo, no solo fui yo. Fue la defensa tomando una jugada a la vez, enfocándose en hacer su trabajo y eso es lo que creó esa oportunidad".

Esta estadística probablemente no sea sorprendente en base a los dos meses anteriores, pero el domingo por la noche marcó la primera vez en esta temporada que los Cowboys terminaron con un diferencial de robo de balón positivo. Incluso con Ben DiNucci contribuyendo con dos balones sueltos a la causa, los cuatro robos de balón de los Cowboys los vieron terminar positivos por primera vez en todo el año.

"Necesitábamos recuperar el balón", dijo McCarthy. "Esa es la marca del fútbol, ​​esa es la identidad del equipo en la que estamos enfocados en jugar. Ganar el margen de robos de balón por primera vez este año, y eso fue liderado por la defensa".

Obviamente, no fue lo suficientemente bueno. Pero, sin tratar de señalar con el dedo, es difícil encontrar muchas fallas por la defensa de Dallas en este juego. La ofensiva de los Cowboys logró solo nueve puntos, y es justo señalar que el touchdown de los Eagles para sellar el juego se produjo en una devolución de balón suelto.

Como señaló McCarthy, permitir 15 puntos a la defensiva idealmente debería conducir a victorias.

Aún así, considerando la profundidad que ha mostrado esta defensa en las últimas semanas, esto se sintió como un progreso. Solo el tiempo dirá si los Cowboys pueden convertirlo en una tendencia, pero por ahora esto al menos es un comienzo.

"Creo que, a la defensiva, buscamos seguir jugando de la manera correcta: correr, golpear, presionar, hacer jugadas", dijo Sean Lee. "Pensé que comenzamos a hacer eso esta noche. El siguiente paso es seguir construyendo sobre eso, seguir creciendo como grupo".

Related Content

Advertising