Jayron Kearse superó cualquier expectativa 

Kearse

FRISCO, Texas – Desde que acabó la temporada, la conversación se ha centrado en Mike McCarthy y su continuidad, que ni siquiera debería ser tema de discusión, si se considera que los contratos se supone que son para cumplirse en la NFL.

Los Cowboys tienen firmado a su entrenador en jefe hasta el final de la temporada 2024. Y salvo una sorpresa del tamaño del AT&T Stadium, ahí estará.

El equipo, sin embargo, tiene otras áreas en que debería estar pensando, incluidos sus 23 agentes libres, rumbo a la próxima temporada de una liga, que como dicen los propios directivos, nunca frena.

Es probable que el potencial agente libre sin restricciones que más interese, después de que llegó sin muchos pergaminos, pero poco a poco se ganó el respeto, su lugar titular y fue indiscutible en el crecimiento de la defensa, sea Jayron Kearse.

El safety llegó la primavera pasada como uno de los recomendados del coordinador defensivo Dan Quinn, supuestamente para dar profundidad a la posición y como buen jugador de equipos especiales.

Desde el segundo terció de la temporada ya era una de las voces autorizadas y líderes del vestidor en The Star, donde con trabajo, disciplina y en especial nivel de juego se convirtió en uno de los capitanes.

"Es un muchacho del que fui aprendiendo", dijo el linebacker Micah Parsons durante la temporada. "Su energía, ganas de hacer las cosas y ganar son incomparables. Se prepara y deja todo en el campo de juego".

Mucho se comentó sobre la versatilidad de Parsons y las diferentes posiciones que pudo jugar. Kearse tampoco es que estuvo tan lejos. Fue alineado como safety fuerte, safety medio, esquinero níquel y linebacker, según necesidades y plan de juego, además de equipos especiales.

Llegó a jugar las cuatro posiciones a buen nivel en el mismo partido.

"Siempre fue muy valioso en cualquier lugar (de la defensa)", dijo Parsons. "Trae esa mentalidad de perro, ese instinto asesino".

El propio entrenador McCarthy comentó más sobre su sorpresa de que fuera ignorado para el Pro Bowl, el día que salieron los nombramientos, que de los jugadores que sí fueron elegidos -Parsons, Trevon Diggs, Tyron Smith y Zack Martin, además de Bryan Anger como alternante.

"Vine esta temporada con una lista de objetivos escrita y llegar al Pro Bowl no estaba ahí", aseguró Kearse. ""Hubiera sido un gran logro para mí, ya que así comenzó mi carrera y el viaje que me trajo hasta aquí. No sucedió. Pero voy a seguir saliendo a jugar buen fútbol. Voy a mantenerme dando buenas exhibiciones. Y eso es todo lo que me preocupa".

Y así fue… Sus 101 tacleadas totales; 67 directas, balón suelto provocado, dos capturas e igual número de intercepciones en 15 partidos de temporada regular serán factor para un jugador cuyo salario de menos del millón de dólares base ($990,000); muy por debajo de un safety estelar en la NFL, aunque fue un jugador promedio antes de llegar a Dallas con cuatro temporadas en Minnesota y una en Detroit en su currículum.

"Sin duda vamos a tener nuestros retos con el tope salarial", reconoció el vicepresidente de los Cowboys Stephen Jones en días pasados. "No veo mayores adquisiciones a través de la agencia libre. Consideramos que la mejor manera de construir un equipo es a través del Draft y pagarle a nuestro propio talento".

Su interés de permanecer y darle buen precio a los Cowboys, podría depender de la permanencia o no del coordinador Quinn, quien ha sido entrevistado casi para cualquier empleo de entrenador en jefe disponible actualmente en la liga.

Kearse sabe que Quinn maximizó sus talentos como nadie en la NFL y lo colocó en los lugares/posiciones adecuadas para su juego.

"Creo que 'Q' encontró una manera de tocar a todos en el corazón de nuestra defensiva", mencionó Kearse. "Creo que encontró la manera de que todos quisiéramos luchar por él, jugar para él".

Kearse es uno de los agentes libres que encabeza una defensa, que también tendrá que negociar, con el ala Randy Gregory, como los dos jugadores más trascendentes en el desarrollo del equipo.

Pero también se convertirán en agentes libres sin restricciones de ese lado del balón los linebackers Leighton Vander Esch y Keanu Neal; los linieros defensivos Carlos Watkins, Brent Urban y Dorance Armstrong, así como los safeties Damontae Kazee y Malik Hooker.

Pero eso ya es otra historia…

"Tienes un montón de tipos que pronto serán agentes libres y miro a tipos como Leighton Vander Esch, a quien llamaría hermano mayor ahora", dijo Parsons. "Nunca sé si volveré a jugar con él. (…) Es difícil, estoy emocional porque desarrollé un vínculo con estos muchachos. Todos en realidad jugaron para ganar. Solo tenemos que arreglar las cosas para el próximo año".

Related Content

Advertising