Los Cowboys aún buscan jugadores defensivos

Defense_huddle

FRISCO, Texas - Los Cowboys aún siguen a la búsqueda de reforzar el equipo, al que en realidad han tratado de rearmar conforme su propio plan original, en el que la prioridad son sus propios jugadores que se convirtieron en agentes libres.

Salvo el caso de Randy Gregory, al que ofrecieron un gran contrato, que había aceptado y que al final rechazó porque había una clausula que le molestaba sobre su conducta personal, el resto de los acontecimientos no deberían sorprender a nadie,

Tal vez la única recontratación poco esperada para muchos es la del linebacker Leighton Vander Esch, a quien van a darle otro año de oportunidad para demostrar que vale lo que en principio hubiera costado, con la opción de quinto año que tenía en el contrato que firmó cuando fue reclutado en la primera ronda del Draft del 2018.

Los Cowboys rechazaron la opción por un costo mucho más caro obviamente que el aceptado la semana pasada, después de que en su año de novato parecía que había sido la mejor apuesta de la historia, cuando llevaron a un linebacker con cualidades físicas espectaculares, pero con contexto de lesiones en la Universidad de Boise State.

Debutó en la NFL con 140 tackleadas, incluidas 102 directas. Desde entonces, sólo el año pasado superó las 77 tackleadas. El 2021 fue la primera temporada que juega completa desde su año de novato. Ha sido aquejado por lesiones que incluso han puesto en riesgo la continuidad en su carrera profesional.

Es un hecho que Vander Esch tuvo poca o nada de respuesta durante la primera semana de agencia libre o hubiera preferido asegurar su carrera a largo plazo, en vez de jugar en año contractual por segunda temporada consecutiva, en especial con su historial de lesiones.

La buena noticia para los Cowboys es que conforme avanzó el 2021, Vander Esch pareció entrar cada vez más en ritmo físico, pero sobre todo en el sistema del coordinador defensivo Dan Quinn.

Así, la sorprendente defensa de Quinn sigue casi intacta en nombres, salvo Gregory, el safety Damontae Kazee y el linebacker Keanu Neal.

Los Cowboys acordaron ya el regreso del titular Jayron Kearse, los suplentes Dorance Armstrong y Malik Hooker, quienes fueron parte de la rotación habitual de día de juego, así como Luke Gifford en equipos especiales.

La defensa de los Cowboys también contrató al linebacker Ryan Fowler, quien es del gusto de Quinn, que lo entrenó en la Universidad de Florida y lo llevó a Atlanta en el 2020, luego de que tuvo una gran temporada 2019 con los Rams, que incluyó 11.5 capturas, 16 golpes al quarterback y 16 tackleadas para perdida de yardas.

Sólo trabajaron juntos cinco partidos, antes de que Quinn fuera despedido como entrenador en jefe y de que Fowler tuviera dos campañas por debajo de las expectativas.

Los Cowboys todavía buscan refuerzos que puedan ser de impacto inmediato, como sucedió con Kearse el año pasado, cuando llegó como un desconocido para la afición de los Cowboys.

La prioridad es encontrar otro ala defensiva o linebacker que puedan presionar quarterbacks del lado opuesto de DeMarcus Lawrence o que pueda quitar trabajo de encima  y de mayores libertades a Micah Parsons.

El entrenador Mike McCarthy dijo el fin de semana que la agencia libre apenas estaba en su primer cuarto de juego. El quarterback Dak Prescott coincidió en una presentación de caridad que tuvo en días pasados.

Todavía hay talento disponible y debería haber presupuesto para la defensa en el tope salarial de Dallas, después del rechazo de Gregory. Las contrataciones que han hecho estaban en su mayoría contempladas y lejos del costo del ala defensiva que terminó en Denver.

ZaDarius Smith sigue en el mercado, después de echarse para atrás de un arreglo que tenía con Baltimore. Igual están libres Bobby Wagner, Jason Pierre-Paul, Jadeveon Clowney y Derek Barnett, entre otros.

Pero también existe la probabilidad de que las consideraciones para reforzar esa defensa ya apunten hacia el draft de la última semana de abril.

Related Content

Advertising