¿Puede D-Law prosperar en el sistema de Quinn?

Lawrence

(Nota: El artículo original fue escrito por Jonny Auping, escritor para DallasCowboys.com, y traducido al español para SomosCowboys.com)

En esta serie analizamos lo bueno, lo malo y lo que sigue para jugadores que actualmente están bajo contrato con los Cowboys. Hoy continuamos la serie con el ala defensiva DeMarcus Lawrence.

Lo bueno: En un año en el que parecía que todo lo que podía salir mal para Dallas salió mal, Lawrence fue una fuerza estabilizadora para los Cowboys, proporcionando liderazgo y creación de juego. Fue uno de los pocos creadores de juego del equipo que jugó los 16 partidos. Logró 58 tacleadas, empatando con la segunda mayor cantidad en su carrera. Capturó al mariscal de campo 6.5 veces, pero también forzó cuatro balones sueltos, defendió dos pases y recuperó un balón suelto. El ex coordinador defensivo Mike Nolan elogió la disciplina de Lawrence defendiendo la carrera, resistiendo la tentación de buscar estadísticas de capturas. Al final del día, es más que justo decir que Lawrence fue el mejor jugador defensivo de los Cowboys en 2020. 

Lo malo: "El mejor jugador defensivo de los Cowboys en 2020" no es exactamente una gran insignia de honor. La defensa del equipo fue inconsistente y, a veces, francamente terrible. Después de dos temporadas con un total de capturas de dos dígitos en 2017 y 2018, Lawrence ahora ha pasado dos temporadas consecutivas con menos de siete capturas. No obstante, no se puede argumentar que Lawrence no haya sido un jugador consistentemente productivo durante ese lapso; casi cualquier equipo tomaría la versión 2020 de Tank. El problema es que se le paga un sueldo que sugeriría resultados aún mejores. Por ejemplo, un jugador como Za'Darius Smith de los Packers ha sido un apresurador de mariscal de campo mucho más efectivo durante los últimos dos años, con un contrato considerablemente más barato.

Lo mejor de 2020: La jugada más importante de la temporada de Lawrence se produjo aproximadamente una hora antes del momento más difícil de la temporada de los Cowboys. Lo único de lo que se hablaba después del juego de la Semana 5 contra los Giants fue de la horrible lesión de tobillo que sufrió Dak Prescott en el tercer cuarto. Aún así, los Cowboys lograron ganar ese juego a pesar de las difíciles circunstancias. Lawrence merece igual de crédito como cualquier otro por esa victoria. Con siete puntos bajo el marcador, Lawrence capturó a Daniel Jones, quitándole el balón en el proceso. Anthony Brown estaba en el lugar correcto para recoger el balón y llevárselo a la zona de anotación para un touchdown.

Consideración de contrato: Lawrence está entrando en la tercera temporada de un contrato de 5 años. Su salario base será de $17 millones en 2021, $19 millones en 2022 y $21 millones en 2023. Sin embargo, los Cowboys podrían salirse del contrato de Lawrence después de la próxima temporada, y les costaría $19 millones. 

Qué sigue: Tank estará con los Cowboys el próximo año y se espera que se desempeñe como su mejor jugador defensivo. La pregunta es si el nuevo coordinador defensivo Dan Quinn puede utilizar a Lawrence de una manera que lo haga actuar como uno de los mejores jugadores defensivos de la liga. Quinn ha usado típicamente un esquema 4-3 híbrido, que debería presentar a Lawrence en una posición de tres puntos saliendo del borde. En última instancia, Lawrence necesitará jugar a un nivel de calibre Pro Bowl en 2021 para que los Cowboys justifiquen seguir en buen paso con su contrato actual.

Related Content

Advertising