Randy Gregory habla sobre sus problemas fuera del campo, algo mental y emocional 

RandyGregory

(Nota: La nota original fue escrita por David Helman, escritor para DallasCowboys.com, y traducida al español para SomosCowboys.com)​

OXNARD, Calif. - Randy Gregory ha aprendido algunas cosas en los últimos 18 meses, y su mayor aprendizaje es bastante obvio.

"Simplemente tendría que decir resistencia o persistencia, una u la otra. El solo tener la capacidad de regresar después de haber estado en baja un par de veces ", dijo. 

Es una respuesta lógica. Gregory habló con los periodistas el lunes por la mañana, marcando sus primeros comentarios públicos desde que fue reintegrado por la NFL a principios de este verano. Más impresionante aún, esos fueron los primeros comentarios de Gregory como miembro de los Cowboys desde que fue expulsado de la liga al final de la temporada 2016.

"Creo que las últimas dos semanas han sido muy divertidas. Creo que los días, las semanas, los meses previos a esto han sido muy emocionantes ", dijo Gregory. "Creo que he aprendido a manejar mis emociones mucho mejor de lo que lo he hecho en el pasado. Muchos altibajos, cosas así. Pero definitivamente las últimas dos semanas han sido una experiencia divertida, el solo poder volver a estar con mis compañeros de equipo".

Queda mucho trabajo por hacer, pero el mero hecho de que Gregory practicó con la defensa de Dallas el domingo por la tarde desafió muchas expectativas. No es una exageración decir que muchas personas nunca pensaron que se pondría nuevamente el uniforme de los Cowboys después de que falló múltiples pruebas de drogas, lo que resultó en una suspensión de 14 juegos en 2016, seguido por la suspensión de todo un año por otra infracción.

Reflexionando sobre eso, Gregory admitió que en sus momentos más oscuros, tampoco estaba seguro de que se recuperaría.

"Obviamente, existía la posibilidad de que volviera a jugar si hacía las cosas correctas, pero solo mirando todo lo que estaba planificado en cuanto a lo que tenía que hacer y lo que estaba pasando en mi vida en ese momento, fue difícil para mí decir que realmente pensé que iba a estar de vuelta ", dijo. 

El superar esos puntos bajos tomó un esfuerzo colectivo. Gregory le dio crédito a su abogado, Daniel Maskowitz, por todo el trabajo que hizo para asegurar su reincorporación. También tiene un equipo de personas trabajando con él, tanto dentro como fuera de la organización. Mike Ornstein, que ha trabajado en círculos de la NFL durante mucho tiempo, está trabajando con Gregory para asegurarse de que no regrese a esos viejos hábitos.

"Randy va a tener a alguien con él durante todo este año y veremos cómo está dentro de un año", dijo Ornstein. "Si es lo suficientemente bueno como para estar solo, entonces lo hará". Pero en este momento, no voy a dejar que este chico retroceda. Y él escucha bien. Él es un buen oyente".

Su entrenador en jefe apoyaría esa opinión. Jason Garrett no quiso entrar en detalles de las batallas de Gregory fuera del campo, pero dio grandes elogios por el trabajo que ha hecho para recuperarse.

"No soy un ningún experto en cuestiones de adicción y no creo que sea realmente inteligente por mi parte hacer un comentario al respecto. Deberías hacer que alguien más comente sobre eso", dijo Garrett. "Pero sí sé que ha trabajado mucho para lograr llegar al punto de poder ser un jugador de fútbol para nosotros".

Para ser justos, la situación no es muy precisa, lo cual es comprensible. Se le preguntó a Gregory el lunes por la mañana si le diagnosticaron un trastorno bipolar, como se ha especulado antes. Se negó a entrar en detalles, dada la naturaleza personal de la pregunta.

Dicho eso, agregó que no está ciego al estigma que rodea los problemas de salud mental, eso sin mencionar la percepción de que simplemente es un jugador de fútbol que no puede evitar fumar marihuana.

"Creo que el estigma, obviamente, como me conocen son por los problemas de marihuana, el abuso de sustancias, así que eso es de lo que van a hablar los medios y los fanáticos y cosas así, y está bien", dijo. "Pero me gustaría que todos se den cuenta de que la cosa va más allá de ahí y que hay un estigma detrás de esto y que no se trata de alguien que anda caminando sin cuidado, haciendo lo que quiere".

Es una evaluación honesta y válida, pero para Ornstein, todavía requerirá trabajo duro y disciplina. Y, como Gregory agregó, eso implica mantenerse alejado de su propio camino.

"Entiendo que hay muchas cosas diferentes que puedes hacer a lo largo de ese proceso para hacerte la vida más fácil y muchas de esas cosas las estaba poniendo por delante de mí mismo, el auto sabotaje", dijo. "Tenía que darme cuenta de que tenía que crecer un poco, y creo que lo hice".

Queda mucho trabajo por hacer, pero los resultados iniciales deben ser alentadores, tanto para Gregory como para los Cowboys. En su primera jugada de regreso al campo de práctica, ayudó a la defensa a registrar una captura, y el dueño/gerente general del equipo, Jerry Jones, ya dijo que espera que Gregory contribuya en el primer partido de la temporada.

Todo eso está por venir. Después de todo, Gregory todavía ha participado en una sola práctica. Pero con tres semanas restantes en el campamento de entrenamiento, el hecho de que eso sea una conversación es un testimonio de su arduo trabajo, sin mencionar a quienes lo ayudaron a llegar aquí.

"Creo que creen en mí. Creo que ante todo les agrado no solo como jugador sino como persona ", dijo Gregory. "Y luego siempre he tratado de hacer lo correcto. Sé que no siempre lo he hecho, pero lo he intentado. Y creo que se dieron cuenta de que era una persona necesitada. Y el seguir conmigo durante toda esa parte difícil e incluso ahora, ha sido realmente importante para mi regreso y creo que ha funcionado".

Related Content

Advertising