Riesgos en la segunda ronda no es nada nuevo para los Cowboys

Second-Round-Chances-Nothing-New-For-Cowboys-hero

(Nota: El artículo original fue escrito por Nick Eatman, escritor para DallasCowboys.com, y traducido al español para SomosCowboys.com)

FRISCO, Texas - ¿Por qué ese jugador todavía está disponible? Debe de haber algo malo para que él siga sin ser seleccionado.

Esas son las declaraciones que se hacen cada año durante el draft. Nunca falla que uno o dos jugadores, o incluso un puñado, tengan expectativas de ser seleccionados en la primera ronda, pero que por una razón u otra, todavía se encuentren disponibles en la segunda ronda.

En ciertos sentidos, la segunda ronda puede ser denominada la ronda de "valor". O tal vez, la ronda de "arriesgarse".

Y para los Cowboys, ambos apodos han sido ciertos, especialmente en los últimos años.

Los Cowboys no han ocultado el hecho de que les gusta tomar algunos riesgos en la segunda ronda, especialmente si existe la posibilidad de robar cierto valor con un jugador que a caído a la segunda ronda debido a una lesión, problemas de carácter o cualquier otra razón que pueda causar que un jugador no sea reclutado en la primera.

Eso volvió a suceder este año para los Cowboys, que desesperadamente querían un esquinero – tanto que probablemente estaban dispuestos a seleccionar a Patrick Surtain o Jaycee Horn en la primera ronda a pesar de tener calificaciones más altas para Micah Parsons y Rashawn Slater.

Así que, obtuvieron a su esquinero en la segunda ronda – uno que probablemente tenga talento de primera ronda: Kelvin Joseph.

Entonces, ¿cuál es el problema? Con Joseph, la única pregunta – algo con que los Cowboys seguramente hicieron su diligencia antes de hacer su selección – es su compromiso con el fútbol y su equipo.

Según los informes, Joseph dejó el equipo de LSU después de la temporada 2018 después de que lo enviaron a casa durante el juego de tazón. Joseph se trasladó a Kentucky donde jugó la mitad de la temporada pasada antes de decidir "optar por no participar" y prepararse para el draft, aunque se informó ampliamente que la decisión de separarse fue una decisión mutua de Joseph y el personal de Kentucky.

Joseph también es un rapero que ha producido varios álbumes. Pero insiste en que el fútbol es su máxima prioridad y los Cowboys obviamente están dispuestos a darle esa oportunidad.

Este ciertamente no sería el primer jugador en el que los Cowboys se arriesgan con la segunda ronda. A continuación, algunos de los riesgos más recientes que los Cowboys han tomado en la segunda ronda:

Jaylon Smith: Uno de los mayores signos de interrogación del NFL Draft 2016. Smith era un prospecto intrigante porque era una selección legítima entre los 5 mejores antes de sufrir una grave lesión en la rodilla durante el juego de tazón en enero. Smith se mantuvo concentrado en una recuperación total, mientras los equipos sin duda estaban preocupados. Cayó a la segunda ronda, pero los Cowboys lo seleccionaron en el puesto número 34, sabiendo que no jugaría toda su temporada de novato. Desde entonces, ha sido titular en la defensiva con una selección de Pro Bowl y una extensión de contrato.

Randy Gregory: Los Cowboys pensaron en seleccionarlo con la selección global número 28 del draft 2015, pero al final optaron por elegir a Byron Jones. No hace falta decir que no lo pensaron dos veces cuando vieron que Gregory seguía disponible en la selección número 60. Los problemas con los que lidió fuera del campo durante la universidad obviamente siguieron con él al llegar a la NFL, ya que se perdió 42 juegos por lesión o suspensión, y en total solo ha jugado 38. Pero la flecha de Gregory parece apuntar hacia arriba, ya que se espera sea ala defensiva titular esta temporada.

Bruce Carter: Los Cowboys calificaron a este apoyador con una calificación de primera ronda, pero venía saliendo de una lesión de ligamento cruzado anterior de la temporada anterior. Carter fue la 40ª selección global en 2011 y jugó de inmediato para los Cowboys. Sus cuatro temporadas transcurrieron sin incidentes, aparte de sus cinco intercepciones durante la temporada de contrato de 2014, que lo ayudaron a conseguir un contrato de agente libre. Carter jugó cuatro temporadas más con otros tres equipos.

Sean Lee: Otro apoyador con una alta calificación, pero con preocupaciones por lesiones. Y una vez más, lo que le preocupaba a los equipos en cuanto a Lee, terminó siendo reflejado a lo largo de su carrera. Lee se lesionó a menudo y tuvo seis temporadas en las que se perdió al menos cinco juegos. Pero, cuando estaba sano, era uno de los mejores de la NFL, evidente por sus dos selecciones de Pro Bowl y una selección All-Pro en 2016.

Quincy Carter: Los Cowboys sabían que esta era una elección arriesgada desde el principio, pero estaban listos para jugar con un mariscal de campo móvil en la era posterior a Aikman. Carter ciertamente encajaba con lo que ellos estaban buscando, pero había preocupaciones sobre cómo manejaría el centro de atención, sin mencionar si era o no lo suficientemente bueno como para ser titular. A veces, Carter demostró ser lo suficientemente bueno, llevando a los Cowboys a un puesto en los playoffs en 2003. Pero al final, los Cowboys lo liberaron antes de la temporada 2004, un movimiento que irónicamente mantuvo a Tony Romo en la lista de esa temporada.

Flozell Adams: Ya hace varios años de esto, pero Adams es un ejemplo perfecto de un jugador que cayó a la segunda ronda pero que los Cowboys pudieron sacarle provecho. Informes de la NFL surgieron al comienzo del draft de que Adams tenía un problema de audición en un oído. Los Cowboys no solo aprovecharon la oportunidad, sino que se beneficiaron al tener un jugador que fue seleccionado al Pro Bowl cinco veces. La parte irónica de la selección es que los Cowboys se arriesgaron con Adams, pero no con Randy Moss ya que optaron por una opción más segura con Greg Ellis, una movida que Jerry Jones ha admitido arrepentirse a lo largo de los años.

Related Content

Advertising