5 Claves del Juego: Bears vs Cowboys - Semana 8

Bears

Para la octava jornada llegan dos equipos con urgencia de sobra.

Los Cowboys (5-2) siguen en plena persecución de las Águilas (6-0) y unos improbables Gigantes (6-1) mientras que los Osos (3-4) andan sueltos en su propia norte siguiendo la pauta de unos inesperados Vikingos (5-1) y empatados por marca con unos desubicados Empacadores (3-4).

Los líderes de la este reciben a los Acereros (2-5) mientras que los pupilos de Brian Daboll irán a probar la mística del gran noroeste ante unos crecidos Halcones Marinos (4-3) que de pronto el mismo Geno Smith los trae en primer lugar de la división oeste de la NFC.

Se empieza a ver la repentina separación entre los equipos decembrinos y los que simplemente buscarán de alguna manera salvar el orgullo y jugar los últimos por estar en el calendario.  Para tanto Matt Eberflus como Mike McCarthy esta octava jornada significa el poder seguir en la conversación, y en particular para los Cowboys que descansan la novena jornada.

Luego de su primera victoria como franquicia 33-14 en Foxborough en lunes por la noche, los Monstruos del Midway llegan como la ofensiva total número 28, presumiendo la número uno en yardas por acarreo y la peor de 32 con el pase.  La defensiva es la doce total, la 29 ante el acarreo y la tercera mejor ante el pase.

Por su parte los Vaqueros traen números muy parejos, haciendo de este duelo uno para los "matchmakers" del deporte del cloroformo.  De momento son la ofensiva total número 29, catorce con el acarreo y la 27 pasando, mientras la defensiva es la sexta total, veinte ante el acarreo y la cuarta mejor ante el pase.

Esto pinta para un duelo en las trincheras.

En cuanto a Ezekiel Elliott, en rueda de prensa McCarthy declaró que de poder entrenar mañana sábado previo al juego habría la posibilidad de verlo el domingo.  La lesión ha sido catalogada como una torcedura de la rodilla.  Cuando ocurrió ante Detroit salió momentáneamente para volver y hasta aventarse un vuela-vallas como en los viejos tiempos cuando todo era cantar y chiflar por parte del corredor.

Por su parte los Osos llegan con vuelo de sobra sobre los hombros de Justin Fields y su propio convoy de corredores.  Tanto Fields, que es parte integral del juego terrestre, como los corredores David Montgomery y Khalil Herbert van a poner a prueba esa defensiva ante el acarreo de Dan Quinn desde el silbatazo inicial.

La defensiva del coordinador defensivo Alan Williams es lidereada por Roquan Smith, líder en tackleos, pero aparte de él no hay nombres que estén acaparando la atención en las vitrinas de la liga.  Es un grupo que supo cómo presionar a un equipo de Bill Belichick que no supo si fue palo o pedrada al hundir las esperanzas locales con tres sendas intercepciones.

A pocas horas de la patada inicial desde Arlington, les paso mis cinco claves del juego.

Clave 1. Cambio de filosofía. Para Kellen Moore la pregunta pudiera ser de qué tanto Zeke van a poder disponer, porque por lo pronto la ofensiva ha sido una que comienza y termina con el de la cuchara. La realidad es que lo saludable es planear no tenerlo, y que pase a la báscula el siguiente abordo Tony Pollard, junto con Malik Davis como el segundón y volantazo. De ser así, la fisonomía del juego ofensivo cambia por completo, porque ahora al momento de correr el balón no es el martillo entre guardia y tackle, es ahora la necesidad de cortar las esquinas y el de ponerlo en campo abierto. De no jugar Elliott la balanza se torna hacia el poner el balón al aire, donde se establece el pase corto y de mediano plazo junto con el acarreo y no donde el acarreo se torna la tarjeta de presentación.

Clave 2. Que se abran los cielos. Luego de desenpolvarse ante los Leones, Dak Prescott se declara listo comentando que no busca presumir "estilacho" sino simplemente ganar. Aunque sea feo, ganar. Ciertamente la confianza del mariscal de campo vaquero es parte de su arsenal, y si la semana pasada tuvo algunos momentos de decidia, pues una tandita de video y otra semana de práctica y "ahí les voy …." parece decirle al que se acerque. Los que se frotan las manos con su regreso son los Lamb, Gallup y un tocado Brown que junto con la tripleta de alas cerradas con Schultz y los los novatos Ferguson y Hendershot saben que el libro de jugadas esta apunto de reabrirse. Dicha apertura pudiera incluir algún lance de KaVontae Turpin en busca de aislarlo en campo abierto ante un perímetro de Chicago que no para a nadie.

Clave 3. Dura prueba en las trincheras. Todo parece indicar que Fields y compañía vienen a presumir su juego terrestre, y dicho reto conlleva la llegada de Johnathan Hankins para reforzar una defensiva ante el acarreo de las peores por números. Se cuenta con una verdadera camada de nombres, Bohanna, Odiguizuwa, Hill, Gallimore y Watkins que siguen en competencia entre ellos mismos por repeticiones, pero la llegada del mastodonte en trueque con los Raiders es señal que algo tiene que cambiar. Hankins declaró que espera jugar el domingo y para Quinn el gran reto es detener a un elusivo Fields, pero también poder demostrar que tanto tackles defensivos como Leighton Vander Esch, Anthony Barr pueden patrullar el centro del campo en busca de neutralizar a la mejor ofensiva por tierra de la liga.

Clave 4. Guardaespaldas en la mira. Las cosas han cambiado entre la cuadrilla de linieros ofensivos. El novato Matt Waletzko ha quedado fuera por lesión, Matt Farniok estará fuera varias semanas y de momento Conner McGovern esta de regreso luego de haber salido con lesión. Tyler Biadasz y Zack Martin sin noticia alguna, que para linieros ofensivos eso es bueno, Terence Steel fue limitado en las prácticas esta misma semana y Tyler Smith sin noticia. Aquí es donde se pone interesante, con la inclusión de Jason Peters, en momentos dándole respiros a McGovern, o entrando como jugador elegible y ala cerrada en paquetes jumbo. Detrás de estos, esta el centro reserva Alec Linstrom y el tackle ofensivo Josh Ball, que la verdad lo ponen uno a pensar que el precipicio esta a un "ladito". Entre todo esto, esta la noción que en algún momento regresará Tyron Smith a su posición de tackle izquierdo para de nuevo mover sillas.

Clave 5. Invasión del norte. Estos Osos viajan bien, estuvieron presentes el lunes en Nueva Inglaterra bajo condiciones muy parecidas a las acostumbradas en su propio patio, el legendario Soldiers Field. La última entre estos dos fue aquel jueves en la noche 5 de diciembre del 2019 en Chicago con la victoria de los anfitriones 31-24, y para la última en casa nos remontamos al 2016 cuando Dallas venció a estos mismos Osos 31-17 ante lleno escandaloso en el AT&T Stadium. La importancia de un público que se haga presente no se puede menospreciar, en particular un juego cerrado que de pronto apaga el ímpetu de apoyar al equipo local. La defensiva de los Osos va a tratar de inmediato de sacar al público del juego, y para los Cowboys el gran reto es mantener la atención del respetable con un juego vertical y productivo.

Related Content

Advertising