Los Leones vienen a probar la mística del AT&T Stadium

Por quinta ocasión consecutiva en horario estelar unos asegurados Vaqueros (12-2) reciben a los Leones (9-5) que tienen su crucigrama por resolver hacia la gran fiesta de la NFL.

Restan dos jornadas y de pronto se comienza a levantar la neblina sobre los posibles candidatos a la postemporada de la NFC. Con la victoria de las Águilas sobre los Gigantes en jueves en la noche, los pupilos de Jason Garrett ya aseguran el primer sembrado y descanso en la primera semana, haciendo de este juego un simple ejercicio aeróbico para ellos, pero para las huestes de Jim Caldwell sigue la lucha por colocarse en la gran fiesta.   

Por lo pronto, el palacio de Jerry Jones les ha caído como anillo al dedo, luego de aventuras ofensivas sin timón como visitantes ante los Vikingos y los Gigantes. Ante Minnesota fue claro que Dak Prescott no fue el mismo, aun cuando pudieron sobrevivir 17-15 bajo el techo del US Bank Stadium apoyándose en una joya del especialista Kyle Wilbur que a fin de cuentas fue la clave a tan apretada victoria. 

Ante su rival divisional Gigantes y al intemperie, no corrieron con tal suerte cayendo por marcador mínimo de 10-7 y de alinearse los planetas, estos dos se pudieran ver las caras por tercera ocasión donde no habría mañana. Para fortuna vaquera este juego divisional sería en el AT&T Stadium de la ciudad de Arlington, Texas, tomando en cuenta que los Gigantes resolvieran en casa su juego de comodines. 

Mesa servida a nivel nacional en lunes por la noche y aquí les paso estas cinco claves para este duelo donde los Vaqueros tienen marca de 14-12 en todos los tiempos ante el legendario equipo de Detroit.

Clave 1 –Cuidado con los castigos. La semana pasada fueron 8 castigos para 91 yardas en contra que ciertamente afectaron a los Vaqueros en momentos clave. Para abrir boca, Scott Linehan salió con una ofensiva de tempo acelerado, buscando desestabilizar a los Bucaneros y lo lograron, entrando a territorio ajeno con ganas de visitar las diagonales. El esfuerzo fue neutralizado al momento de pasar de una segunda y dos desde la 29 contraria a una segunda 11 desde la 38 a causa de un uso ilegal de las manos del receptor Vince Mayle, cuyo papel desde ser activado hace un par de semanas han sido los bloqueos en los márgenes sobre esquineros y profundos en acarreos y pases laterales. Esa primera serie terminó en cero con Dan Bailey fallando intento de 56 yardas. Otro castigo fue de la montaña Tyron Smith cuando Dak Prescott había encontrado al corredor Lance Dunbar en pase a las diagonales que a la postre fue nulificado. Hay quienes cuestionan si este tipo de horrores mentales son culpa de entrenadores o la indisciplina de los jugadores – sea quien sea, no se pueden dar el lujo de dejar esa moneda en el campo de juego.   

Clave 2 – Una tónica transparente. Luego de tres semanas con menos de 200 yardas por pase, Dak Prescott respondió con uno de los mejores juegos en la historia de la NFL, completando 32 de 36 intentos para un descomunal 88.9 porciento, dándose hasta el lujo de entrar a las diagonales para su sexta anotación en esta su primera temporada en el circuito grande. La defensiva de los Leones viene de menos a más, pero su propia ofensiva sin juego terrestre es su peor enemigo, al ver que la posibilidad de series largas con el mariscal de campo felino Matthew Stafford en los controles no son muy factibles apoyándose solamente en el juego aéreo para mover las cadenas. Si Prescott titubeó antes de su salida tan exitosa, Ezekiel Elliott no ha perdido el paso, y esa es la vara mágica que tiene a estos Vaqueros rumbo a la postemporada. Aquí es cuestión de poner en marcha a la línea ofensiva en bloqueos activos, jalando guardias y poniendo en movimiento a los guardaespaldas ante los ataques del peligroso tackle defensivo Haloti Ngata. Interesante será de nuevo el uso limitado pero efectivo de Darren McFadden luego de la desaparición de Alfred Morris.   

Clave 3 – Alimenten al monstruo de dos cabezas. Tanto Jason Witten como Dez Bryant volvieron al escenario luego de tropezar con la sombra de su propia efigie. Bryant seguro tuvo un momento de pausa y reflexión luego de su debacle ante los Gigantes, y el Waterloo de Witten, que fuera en Minnesota con cero recepciones luego de 130 juegos consecutivos, también tuvo que pesar. Ante los Bucaneros se combinaron para 18 recepciones para 133 yardas, pero sin entrar a las diagonales. Es claro que Witten es elemento de trayectorias cortas, pero en el caso de Bryant fue muy claro que Linehan tuvo como propósito inicial hacerle llegar el balón en asignaciones de media distancia en el centro del campo, como para calentar motores y meterlo al calor del ruedo. El balance entre estos dos, la inclusión de Cole Beasley y una que otra aparición de Terrance Williams es la base de una ofensiva aérea que aprovecha al segundo mejor juego terrestre de la NFL, detrás del comité de corredores en Búfalo, donde con solo uno vestido de azul y plata hay para todos.

Clave 4 – La defensiva obligada a darse por contada. Esta será la cuarta salida consecutiva donde la defensiva de Rod Marinelli enfrenta a un rival sin juego terrestre en su chistera. La aparición de David Irving y sus dos relampagueantes capturas, una con balón suelto de Jameis Winston, fue más que bienvenida, pero de pronto con esto de la espalda de DeMarcus Lawrence, el pie de Jack Crawford y el hombro/corva de Tyrone Crawford, la presión sobre Stafford estará bajo el microscopio. La llegada de Randy Gregory luego de cumplir sus 14 juegos de suspensión ha sido vista como un aliciente y según Jason Garrett se le dieron todas las oportunidades de demostrar que trae algo durante esta semana de prácticas. No hay duda que pudieran utilizar el refuerzo, pero habrá que ver con eso de las pulgas del pimentoso Marinelli, que ha hecho de su defensiva una verdadera opera de la ilusión con todo y el uso de espejos y humo. Otro factor será el hecho que Sean Lee, que pasa por un momento poco visto tras las trincheras vaqueras, fue marginado del Tazón de los Profesionales, y esto pudiera servir como una motivación extra, como si la necesitara, para demostrar quien es quien en el mundo de apoyadores.

Clave 5 – Pase de abordar a la mano. Una temporada de ensueño para Jerry Jones los tiene sin pisar la grama del AT&T Stadium en la jornada 16 con su lugar reservado en primera clase, con todos los fierros. Al Tazón de los Profesionales los linieros ofensivos Travis Frederick, Zack Martin y Tyron Smith, muestra del poderío entre gigantones de la liga, mientras que la inclusión de los novatos Dak Prescott e Ezekiel Elliott es en realidad algo que no ocurre desde la fusión de la NFL y la vieja AFL a fines de los '60s. En cuanto al juego del lunes, los Leones siguen en busca de su pase, y con una derrota ante los Vaqueros, su cierre ante los Empacadores en el Ford Field de Detroit pudiera ser por el título divisional. Para los Vaqueros este juego será uno de mantener el filo, buscar la victoria sin precipitaciones y, por que no, de pronto darle el balón a Tony Romo para que se de una desempolvada. La realidad es que con todo lo que se anhela en agosto asegurado, hay poca razón para tensionarse, pero a la ves recordando que el rudo deporte de los emparrillados exige que siempre se juegue al 110 porciento para evitar las lesiones. 

This article has been reproduced in a new format and may be missing content or contain faulty links. Please use the Contact Us link in our site footer to report an issue.

Related Content

Advertising