Llamadas cuestionables contra Jaylon Smith

jaylon

(Nota: El artículo original fue escrito por David Helman, escritor para DallasCowboys.com, y traducido al español para SomosCowboys.com)

ARLINGTON, Texas - A pesar de todas las críticas que ha recibido esta temporada, se siente injusto acusar a Jaylon Smith por cosas que no hizo.

A nadie le gusta quejarse de oficiar en un deporte con tantas partes móviles, pero eso es lo que debió sentirse el domingo para Smith.

En un frenético último cuarto en el que los Steelers se recuperaron de un déficit de 10 puntos a una victoria de 24-19, no se puede negar que Pittsburgh se benefició de algunos castigos oportunos. Y por cosa del destino, ambos fueron contra el apoyador estrella de los Cowboys.

"Unas cuantas decisiones cuestionables en el juego, pero nosotros tenemos que controlar lo que podemos controlar", dijo Smith después.

La primera llamada fue la más atroz de las dos y, literalmente, podría haber cambiado el resultado del juego.

Ben Roethlisberger, que iba abajo, 19-15, a mitad del último cuarto, había empujado a los Steelers al mediocampo. En un primer y 10 desde su propia línea de 47 yardas, fue golpeado durante el pase y el balón suelto salió disparado al aire, donde fue agarrado por Aldon Smith.

Habría sido el primer robo de balón del juego de los Cowboys y habría colocado a la ofensiva en la yarda 21 de Pittsburgh con la posibilidad de alargar la liga.

En cambio, fue anulado por un castigo en contra de Smith por contacto ilegal después de que pareció derribar a Chase Claypool al suelo, una llamada con la que no estuvo de acuerdo, cortésmente.

"Ellos pensaron que yo, como que, le pegué y estaba loco por el agarre superior", dijo Smith. "Realmente, él simplemente se topó conmigo mientras corría. Eso fue realmente lo que pasó".

DeMarcus Lawrence, fiel a su marca, fue un poco más directo.

"No sé de dónde vino eso, pero eso es muy inaceptable, especialmente en un juego cerrado como ese", dijo Lawrence.

La posesión solo terminaría en un gol de campo, ya que los Cowboys se abrocharon y forzaron un intento de 43 yardas de Chris Boswell. Pero el cambio potencial en las oportunidades de anotar es difícil de negar.

Es justo que Smith esté molesto por el segundo castigo, aunque este es un poco más comprensible.

El eventual avance de Pittsburgh estaba listo para terminar después de solo tres jugadas, ya que los Cowboys inicialmente forzaron un triple y fuera con tres pases incompletos seguidos. Sin embargo, los problemas surgieron en tercera oportunidad, cuando Smith se estrelló contra la bolsa y golpeó a Roethlisberger en la máscara mientras intentaba lanzar el pase.

"Estaba tratando de apresurar al mariscal de campo, presionar la bolsa y levantar las manos cuando salía el balón", dijo Smith. "Eso fue lo que fue. Llamada cuestionable, como dije, pero tengo que seguir luchando".

Cuatro jugadas más tarde, Roethlisberger encontró a Eric Ebron como el eventual ganador del juego. La falta podría haber sido correcta según la letra de la ley, pero fue una pena terriblemente dramática dada la severidad de la infracción.

Una vez más, Lawrence lo expresó en términos mucho mejores:

"La parte frustrante es que no estaba bajo nuestro control. No soy yo quien se queja, pero eso fue una tontería total en esa última llamada", dijo.

No hace mucho para aliviar el dolor de la derrota, o el récord de 2-7 junto al nombre de los Cowboys, pero vale la pena mencionarlo.

En cuanto a Smith, hizo todo lo posible por ser diplomático, centrándose en el progreso que se ha logrado.

"Para nosotros, se trata simplemente de seguir trabajando. Nos dirigimos en la dirección correcta", dijo. "Es una derrota difícil, como dijimos, pero hay muchas cosas sobre las que podemos construir. Para nosotros, sentimos que nunca estamos fuera de combate. Solo tenemos que seguir luchando".

Related Content

Advertising